Así habla Las Grutas y tiene cierta razón. “Quiero meter la cuchara en temas delicados”

 

Yo soy el balneario Las Grutas y por un raro privilegio se me ha concedido el don de la palabra porque tengo muchas cosas que decir.

Me llamo Las Grutas por esas oquedades que la erosión del mar ha provocado en los farallones también llamados acantilados.

Las olas me dan crisma y bautizo conforme al ritmo cronométrico de las mareas. El color del mar que me rodea es intensamente añil o como un reconocido escritor me definió como “el golfo más azul del continente” y razón ha tenido.

Soy joven, tuve nacencia en el año 1938 cuando un grupo de jóvenes sanantonienses construyeron una casa enfrente a la actual Bajada 0. En cambio, me fundaron a los treinta días del mes de enero del año 1960. Desde entonces me vi crecer en forma incesante para ser lo que hoy soy.

Tengo lugares de excepción por la belleza del pasaje y la tranquilidad que se pueden comparar con los mejores del mundo.

Mis aguas son cálidas y hacen la delicia de los turistas. Los loros barranqueros y las gaviotas sobrevuelan el cielo de un color tan azul como las aguas del mar. Por las noches la luna se refleja en las aguas con gran belleza.

Varios pioneros han dado lo mejor de sí mismos para promocionarme y embellecerme. Los pulperos son mis mejores amigos.

Pero aprovechando el milagro de poder decir mis cosas quiero meter la cuchara en temas delicados y que me tienen desde hace años como el centro de todas las controversias.

Y allí nacen todas las preguntas: ¿Se me debe municipalizar? ¿Qué es más preferible: ser Delegación o Municipio? El delegado, en caso que así sea ¿debe tener mayor autonomía sin depender tanto de San Antonio en lo económico y lo político? Si tal como lo establece la Carta Orgánica Municipal ¿El delegado debe elegirse por el voto popular deben votar solamente los vecinos empadronados en mi ámbito o los de todo el ejido? Y si es así ¿cuándo será la elección? ¿Cuál es la verdadera recaudación que yo genero? ¿Alcanzaría para mantener una estructura propia?

Son preguntas que a mi poco me conciernen. Dejo las respuestas a los que supuestamente saben.

A mí me interesan más otras cosas que son las verdaderamente importantes El cuidado del medioambiente, la limpieza, la preservación de la fauna, el respeto a las normas y ordenanzas.

He sufrido mucho por los desaciertos que muchas decisiones de los que mandan me han involucrado. Y porque todo provoca iniciativa en épocas de elecciones.

Tendría muchas más cosas para decir, pero mejor es callarse la boca, porque en estos temas tan delicados el silencio –como dicen- es salud.

Texto: Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

 

Foto: diario Río Negro

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

El fantasma sin cabeza. “Un tenebroso personaje que cobra vida para participar en hechos”

  Son abundantes las leyendas que hablan sobre la presencia de fantasmas, como también sobre …