Valcheta: El cine de Yahuet. Tocá che Negro Rada y una anécdota de Lorenzo Chazarreta

 

 

Tres viñetas valcheteras

 El cine de Yahuet

Los seres humanos estamos hechos de recuerdos y generalmente decimos (aunque nadie pueda asegurar que sea cierto) que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Y cuando tenemos ciertos años, esos recuerdos afloran con mayor frecuencia y nos dejan un cierto sabor agridulce en el alma y una gran nostalgia por las cosas que un día fueron y ya no son.

Es que el tiempo pasa implacable y se lleva casi todo, en especial aquellas cosas queridas y ciertos lugares donde alguna vez fuimos felices sin darnos cuenta.

Mucho se ha glosado sobre los viejos cines y yo no me voy a referir a los de Bahía Blanca, mi ciudad natal, los que supe frecuentar cuando niño y adolescentes y que me dejaron huellas imborrables de una época que ya nunca podrá regresar.

Porque me quiero referir al cine más  tradicional de Valcheta (hubo otros) y que es el que supo atender Yahuet Mortada y Roda, en la clásica esquina de San Martín y Remedios de Escalada.

Aún  me recuerdo los títulos de algunas películas inolvidables y los viejos afiches promocionales que hoy son piezas de colección.

En invierno soportábamos las heladas más crudas y a veces la cinta se cortaba, pero aguantábamos hasta el final comentando escenas más impactantes de la película.

Don Lázaro, gran cinéfilo, a veces nos contaba todo el desarrollo de la misma –que ya la había visto- y nos había perder parte de la magia que nos trasmitía la pantalla.

El Elio, bien lo recuerdo, era chiquito y vestido de traje se paseaba haciendo travesuras por el pasillo.

No se pueden olvidar los caramelosTofí, los chocolatines y, por supuesto, las gaseosas y los helados. Ir al cine de Yahuet era una fiesta.

Pasaron los años implacables, la sala se trasformó en las instalaciones de “El cine disco”, el viejo proyector descansa en una de las paredes del Museo local y nosotros, los de entonces, “ya no somos los mismos”.

La carnicería del Negro Rada

En una calle tradicional del pueblo estaba instalado el comercio de carnicería del siempre recordado Negro Rada. En aquellos años por la calidad de sus cortes era el preferido de las amas de casa de aquel entonces.

En su frente estaba pintado el nombre de fantasía del comercio con el excelente dibujo de una vaca obra del maestro Alito Mussi, pintor de Valcheta radicado en Sierra Grande, cuando en aquellos años lejanos ni se hablaba de murales.

El Negro Rada era un verdadero personaje del pueblo, siempre con camisas de manga corta, una gorra de visera e invariablemente una flor en los labios.

No solamente vendía cortes de carne sino también nueces y otros productos excelentes de su chacra.

Aunque solamente intercambiara saludos terminaba su conversación diciendo: -Quedamos así. Hasta el día de hoy no es raro escuchar a algún viejo vecino despedir una charla sin ningún acuerdo con el famoso: -Quedamos así, dijo el Negro Rada.

Hijo de inmigrantes libaneses dejó una impronta de anécdotas por su propia bonhomía y carácter sencillo y familiar.

Para una fiesta de aniversario del pueblo se había contratado desde la Municipalidad como número central al Negro Rada, músico uruguayo amante del buen candombe.

Lo cierto que la noche de la actuación estaba el artista por iniciar su repertorio cuando la voz tan particular de nuestro Negro le dijo a su homónimo famoso: “Tocá nomás che Negro Rada” y se dio comienzo al espectáculo.

Historias de un Valcheta que se fue y de sus personajes que siempre quedarán en el recuerdo.Lorenzo Chazarreta y una talla de piedra al paso del presidente Frondizi

En su libro sobre Sierra Grande la escritora Josefina Gandulfo Arce de Ballor relata una muy interesante historia, relacionada con uno de los legendarios policías de esta localidad.

“Don Lorenzo Chazarreta, rionegrino, nacido en Punta de Agua, es un sub oficial principal jubilado de Policía. Trae una anécdota para que la conozcamos, telúrica, histórica y verídica.”

“-Sería por el año 1961, cuando el Dr. Arturo Frondizi, presidente de la República, se vino a conocer la mina a Sierra Grande. Bueno, nosotros estábamos en Valcheta y de allá pidieron refuerzos policiales; el sub comisario Oscar Marigual, que estaba a cargo, nos comisiona, al oficial auxiliar Oscar René Camperi y al suscrito; Vamos allá; era un despliegue: dos helicópteros, una caravana de automóviles oficiales y los caminos no estaban como para comitivas. Tenían un arreglo por encimita nomás, hecho a pulmón, como para el paso de un vehículo para emergencia.

Al oficial Camperi, le entregaron un Jeep y lo mandaron con una comitiva de 5 personas. Yo quedé a las órdenes. Como a los dos kilómetros de andar, el vehículo que había salido, coleó y se dio vuelta. Muy liviano, con capota de lona, la cosa que el que se golpeó era el que manejaba porque fue despedido por la puerta; los demás no se hicieron nada felizmente; el accidente se produjo  más o menos en frente de “la Isaura”.

El inspector González, me llama y me dice que me traslade al lugar del hecho y que practique una inspección ocular. Llego, levanto el Jeep, a una distancia de un metro, donde había caído el oficial Camperi, veo algo que me llama la atención, es algo que está saliendo de entre la tierra; me acerco, traigo una palanca de hierro y una llave cruz y empiezo a trabajar; voy sacando, cuando quiero acordar, tengo entre mis brazos, una viejita traviesa, que es a mi juicio, la que hizo el lío. La levanté, la limpié un poco y la subí al auto. No dije ni palabra de esto en la inspección, pero tengo en mi casa la prueba: el vehículo se dio vuelta al chocar con ella”.

Dice la autora –Efectivamente, lector amigo, se trata de una figura de piedra, incaica, de unos 90 cm. De alto, algo así como una Virocha o Pachacámac del Reynado de Huaina Cápac del Collado, un poco maltratada por su forma, por su dueño, que todos estos años, la ha tenido a la intemperie y ella, encerradita en su Mapu… No obstante, se observa un peinado de Reyna del Inti, destronada por haber salido a curiosear el paso del presidente Frondizi”.

 

JORGE CASTAÑEDA

ESCRITOR VALCHETA

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Interés en acuerdo entre  Río Negro y Jujuy por la construcción de plantas termosolares

  En la provincia de Río Negro se expresó interés científico, tecnológico, ambiental y productivo …