¿Dónde está el anillo del “fantasma” del capitán Shepherd? Historia de un profundo amor

 

A medida que se acerca la fecha de un nuevo aniversario del  “Combate de Patagones”, durante el que se contuvo la invasión brasilera que pretendía apoderarse del Fuerte El Carmen y obviamente  del puerto, crecen las expectativas y en cierta forma el temor, ante la posibilidad que haga su aparición el “fantasma” de James Shepherd.

Es sabido, según lo asegura la leyenda, que durante el “Combate del 7 de Marzo” de  1827, Shepherd no solo perdió la vida sino también el testimonio de un gran amor simbolizado en un anillo, que era el elemento que le permitiría encontrarse con su amada después de la muerte. Como la historia es bastante conocida y hay quienes sostienen que el anillo permanece en algún domicilio de Patagones, no son pocos los que aguardan para esos días la aparición del espectro de Shepherd en su desesperada búsqueda del anillo.

Entre los que alimentan esas expectativas, buscan experimentar  sensaciones contrapuestas, ya que unos lo hacen solo para convencerse respecto a la veracidad de la leyenda sobre la existencia de los fantasmas y otros para percibir el temor de enfrentarse a un hecho paranormal.

Lo cierto que es común escuchar conversaciones entre vecinos que aguardan con cierta expectativa que algo se produzca para esta fecha en la comunidad, un poco parecido al cuento de Del Massetto que tituló: “Algo va a pasar en este pueblo hoy día” y vaya si sucedió.

Esto a raíz que poco antes de producirse el combate del 7 de Marzo, se conoció la historia del anillo que conservaba el capitán Shepherd, quien lo había recibido en Perú de la dama que lo enamoró a pesar de ser la esposa de un importante empresario. De acuerdo a la leyenda, los enamorados se juraron mantener los anillos para que les posibilitara reencontrarse en el más allá y como Shepherd lo había extraviado siempre retornaba en su búsqueda.

La leyenda añade que, al caer herido de muerte, Shepherd cerró la mano con toda su fuerza para que no le saquen aquel valioso anillo, pero las versiones afirman que alguien logró aquella joya tras cortarle el anular para hacerse de la misma.

Para sumarle dramatismo al asunto, algunos rescataron otra leyenda que se conoce en Perú y que asegura que si uno de los amantes clandestinos extraviaba el mismo o dejaba de usarlo, una maldición le impediría pasar al otro mundo y por tal razón, en el Perú se atribuye a ese mito la aparición de ánimas o fantasmas.

En otro orden, se puede afirmar que los combatientes defensores del Fuerte del Carmen, entre quienes se encontraban el gaucho Molina, estaban enterados de la historia del anillo, por lo tanto se propusieron capturar a Shepherd y hacerse de la sortija. El tema había alcanzado tal difusión en aquel entonces que hasta el explorador francés D’Orbigny que se encontraba por aquí en esa época, escribió luego en su libro “Viaje a la América Meridional”, una crónica al respecto.

No obstante, D’Orbigny pone en duda que hayan sido los gauchos de Molina los autores de tan inhumana acción, aunque sostiene que el hecho ocurrió. Ello motivó que quienes conocían que el despojado de aquella preciada joya se convertiría  en ánima, provocó que más de uno expresara su preocupación, porque por este hecho solamente se conseguiría que desde entonces un fantasma aceche en forma permanente a los habitantes de Patagones.

Existe entonces la creencia, que se origina en las leyendas y en las supercherías, que el alma en pena de Shepherd sigue vagando por esta zona y en este tiempo, en procura de hallar aquel testimonio del apasionado amor que vivió con aquella mujer que les va a posibilitar encontrarse.

Es innegable, por otra parte, que en una buena parte de la población crece una especie de temor ante la posibilidad de encontrarse frente a frente con el fantasma, aún desconociendo cual podría ser la reacción de este y la propia, a pesar de tener la certeza que no todos están preparados para poder visualizar un espectro como el que nos ocupa.

Pero más allá de la  posible presencia del fantasma, existe otro temor que perturba a muchos habitantes, como es saber donde está o quien tiene el tan comentado anillo. Es interesante además, considerar que existen personas que dicen saber donde está  o quien lo tiene, lo que sin duda los convierte en parte de la historia y en alguna medida, cómplice de aquel hecho

Seguramente sus posibles actuales poseedores conocen como llegó hasta ellos y el grado de relación que han tenido quienes lo conservaban con el suceso conocido, circunstancia que muchos intentan conocer.  Por lo tanto, además de la posible visita a Patagones en los próximos días del fantasma de Shepherd que constituye todo un misterio, son muchos más los interesados en conocer la relación de los actuales tenedores del codiciado objeto, con el autor de quien amputo el dedo del marino y quedarse con aquel misterioso y valioso elemento.

Texto: Eduardo Reyes, periodista y escritor de Viedma

Enero 2022

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Dos diarios porteños dicen que Bahía Creek, a 130 km de Viedma, es un paraíso escondido

En menos de una semana, dos diarios porteños –primero, La Nación y después, Crónica- publicaron …