Las cosas del Toli Tolosa. Fue bancario y vendedor de huevos. Le temblaban las piernas

 

El Toli Tolosa es mi amigo de muchos años y nos une el cariño a Valcheta, el querido pueblo de nuestros padres, recostado a las orillas del viejo arroyo mesetario.

No sólo fue bancario, sino chacarero, poeta, recitador y cuántas otras cosas más. Como contador de chistes hace reír hasta al que no tiene ganas. Cuando visita Valcheta se avecina a mi casa para mostrarme sus nuevos trabajos y compartir los detalles de esta vida de sueños y escrituras.

Tuve el privilegio de escribir la última página del libro recopilación de Inés de Luna que se llama “Las vivencias del Toli” donde cuenta sus ricas vivencias y reúne gran parte de sus versos.

Cuento Tolosa que “en una época vendíamos huevos, a pesar que iba a trabajar todos los días al Banco. Los comentarios eran que yo no laburaba, decían que la que laburaba era la Mirta”.

“En una Navidad un amigo artista, el Potro Galván, me dice: “Toli vamos a esperar Navidad en la Radio (en un programa especial) haceme una propaganda de los huevos, pero hace jocosa, con humor como a vos te gusta”.

“¿Qué hago, digo, como hago? ¿Cómo puedo replicar en la propaganda lo que dicen de mí. Y… se me ocurrió lo siguiente “el mundo tiene una duda de la ley del gallinero ¿fue la gallina o el huevo? El que apareció primero. / Hay una firma señores tradicional de este pueblo/ su nombre “Huevos el Toli” y trabajan con esmero/ se terminaron las dudas pa consumir huevos frescos/ en Alsina 16 lo recibirán sus dueños/ y pa sacarse las dudas de la ley del gallinero/ la Mirta es la que hace fuerza y el Toli pone los huevos. No la querían decir pero como ya había pagado los cien pesos la tuvieron que decir”.

Cuenta también sobre un día con una anécdota bastante jocosa “El que se me voló el sombrero en Laborde, fue dramático!!!”

“Estaba en el escenario recitando al aire libre –nos dice Toli- en medio del recitado apareció una tormenta y un remolino me voló el sombrero”.

“Por ese motivo me descontaron tres puntos y me ganó el primero por veinticinco centésimas así que indudablemente había ganado yo”.

“Fui a reclamarle al jurado y me contestó: “Si un gaucho sureño no usa el barbijo del sombrero en lugar de juntar las ovejas se lo pasa levantando el sombrero”.

“La noche que Pericota dio su opinión sobre mi actuación me dijo: “su verso está muy bien concebido”. Para mí la opinión fue importante por considerarla autorizada”.

Otra anécdota lo pinta de cuerpo entero: “Una noche subí al escenario y me temblaban las piernas…pero encaré”.

“Terminamos a las dos de la mañana y todavía me temblaban y a las cinco de la mañana no me podía dormir de los nervios que había pasado”.

“Fue un éxito, me aplaudieron mucho, no me dejaban bajar y allí empecé la actuación en el escenario, fue el puntapié inicial. Luego de eso fui al Pre-Cosquín y lo gané, al Pre-Laborde y lo gané, al Pre-Baradero y lo gané. Dije, buen. Vamos a seguir porque sirve”.

Y mi amigo el Toli sigue. Escribiendo, recitando y viviendo de pie. Por muchos años más.

Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

 

Título original: LAS COSAS DEL TOLI TOLOSA. CUANDO SE LE VOLÓ EL SOMBRERO – FUE BANCARIO Y VENDEDOR DE HUEVOS – LE TEMBLABAN LAS PIERNAS

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Encapuchados volvieron a ingresar a un campo en Cuesta del Ternero y agredieron a policías

  Encapuchados volvieron a ingresar a un campo en Cuesta del Ternero, en la zona …