Quién era la joven de La Plata que apareció muerta en un arroyo de Bariloche

Tenía 26 años y había ido a pasar Semana Santa a un camping. Según testigos, avisó que salía a caminar. La encontró un ciclista.

La joven de 26 años que pasaba el fin de semana largo en Bariloche y que fue encontrada muerta en las aguas del arroyo Goye, en Colonia Suiza, se llamaba Teresita Bulfón.

El cuerpo de la mujer fue hallado en el arroyo Goye con todas sus pertenencias, su documentación personal y una mochila con accesorios para pasar tiempo al aire libre.

Entre las hipótesis posibles, suma mayor peso la que indicaría que “habría sido producto de una caída y deslizamiento a las aguas del arroyo”, de acuerdo a las fuentes.

La Justicia provincial se encuentra reuniendo información para reconstruir las condiciones en las que sucedieron los hechos, para así descartar o no indicios de criminalidad.

En las próximas horas se llevará a cabo la autopsia, de acuerdo a lo que indica el protocolo Covid-19, una vez obtenido el resultado del hisopado del cuerpo.

El Ministerio Público Fiscal rionegrino precisó en un comunicado que fue “un ciclista quien dio aviso a la policía del hallazgo del cuerpo de la joven sumergido en el agua, a metros de la ruta provincial 79″.

“La mujer fue hallada en el lugar con todas sus pertenencias. No solo portaba una riñonera con su documentación personal, sino que también llevaba una mochila con accesorios para pasar tiempo al aire libre”, indicó el comunicado.

Según trascendió, Bulfón, que había estudiado Diseño en Comunicación Visual en Universidad Nacional de La Plata, se había alojado momentáneamente en el camping Hueney Ruca, a unos 23 kilómetros de Bariloche, donde tenía instalada su carpa y planeaba regresar a Buenos Aires en las próximas horas.

“Estaba sola. Como tantas chicas de su edad, que nos llama la atención que vengan solas. Pero hasta el jueves, todo había transcurrido con normalidad”, reconoció Omar Goye, administrador del camping, al diario Río Negro. 

Goye contó que la joven dejó en custodia su bolso y su mochila y dijo que saldría a caminar porque más tarde, tenía un vuelo.

“Cuando cayó la noche y no volvió, nos entramos a preocupar. Hice varios llamados a su celular que teníamos anotado en la planilla pero daba apagado”, relató Goye, quien aseguró que, ese mismo jueves por la noche, se comunicó con el destacamento policial de Colonia Suiza pero le indicaron que “para hacer la averiguación de paradero, había que dejar pasar 24 horas”.

“Al otro día, fui temprano y dejé los datos. Manifestamos nuestra preocupación porque había dejado su equipaje y no había vuelto. También llamamos a la gente del Club Andino para que chequee si había ido a la montaña pero lo cierto es que había salido sin equipo. Nos dijo que se iba a caminar como si fuera a la feria acá nomás”, señaló Goye.

La búsqueda de indicios incluyó la inspección de unos pequeños senderos, totalmente agrestes, que parten desde los costados del puente del arroyo Goye y llegan hasta el cauce mismo.

Se trata de precarias huellas que no tienen barandas, señalización ni mejora alguna y donde el suelo está inestable, a partir de la presencia de piedra suelta en la superficie.

También estimaron que desde el puente al arroyo la altura es similar a la de un cuarto piso, es decir unos diez o doce metros, por lo que la joven podría haber caído por allí.

En el lugar del hecho trabajaban el fiscal de turno, Tomás Soto, y la fiscal jefa en turno, Betiana Cendón, además del Gabinete de Criminalística y de la subcomisaría 55, la comisaría 27 y Bomberos Voluntarios de Bariloche.

Fuente; Clarín con información de Télam

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Río Negro: La temible bandolera inglesa. Puntería infalible, metía miedo con su presencia

Si León Gieco hubiera conocido la historia de Elena Greengill, la temible “bandolera inglesa”, seguramente …