Inicio Destacados Pasó esta semana. Cazadores furtivos, polémica en la Policía e indignación de guardafaunas

Pasó esta semana. Cazadores furtivos, polémica en la Policía e indignación de guardafaunas

Un procedimiento realizado por efectivos de la Policía de Río Negro en un tramo de la ruta provincial 6, en el Alto Valle, derivó en una polémica en un sector de la fuerza de seguridad, pero también hubo encontradas versiones en una Fiscalía e indignación de guardafaunas.

El hecho tuvo amplia repercusión en los principales medios gráficos del Alto Valle.

 

Esto publicó el diario Río Negro

 

Caza de guanaco derivó en polémica en la Policía y apartamiento de un fiscal

A modo de castigo y por hacer cumplir la ley, el policía que encabezó el operativo fue trasladado de Roca a Allen. Finalmente, la Jefatura de la Policía dio marcha atrás.

Parecía un simple operativo de rutina, pero el procedimiento realizado por la Policía de Río Negro en la ruta provincial 6, el fin de semana, terminó con una polémica que llegó a las más altas esferas de la Policía de Río Negro y la separación de un fiscal ordenada por la Procuración General.

Los hechos ocurrieron el domingo pasadas las 22 en la ruta provincial 6 (kilómetro 121) en medio de un procedimiento que realizó la Policía de Tránsito de Paso Córdoba y los Guardafaunas Honorarios de Río Negro.

A esa hora de la noche se detuvo la marcha de una Chery QQ, Light, que era conducido por una mujer de 48 años, retirada de la Policía. Y una camioneta Ford Ranger que era conducida por un suboficial de la rionegrina quien estaba acompañado por otro uniformado. Los dos prestan servicios en la Unidad Regional II, de Roca.

En medio del procedimiento los guardafaunas y policías que realizaban las diligencias encontraron los restos de un guanaco en el auto de menor porte («dos paletas, dos cuartos, una carcasa y un corazón de guanaco») en tanto que en la camioneta y sin permiso, los efectivos transportaban dos armas largas: una calibre 308 con mira telescópica y trípode; y una carabina automática calibre 22 largo.

No había que investigar mucho para determinar que los ocupantes de los dos vehículos habían participado de la caza furtiva de ese animal.

A partir del hallazgo, la Policía inmediatamente dio intervención al fiscal de turno, que en ese momento estaba a cargo de Ricardo Romero (ex efectivo de la Policía de Río Negro). Parece que a esa altura de la noche, las comunicaciones telefónicas aumentaron de parte de los policías sospechados no sólo a la Regional II sino también a Viedma.

La polémica abrió varios interrogantes en la capital de la provincia y ante la versión de que una de las personas involucradas en la caza furtiva tenía un vínculo de amistad con el fiscal, horas después lo apartaron de la causa y fue reemplazado por el fiscal Gastón Britos Rubiolo.

«Es un procedimiento de rutina. Nos llegó esa versión (vínculo de amistad) y por eso se decidió apartarlo. Acá no hay elemento alguno ni sospecha», dijo desde Viedma una fuente de la Procuración General consultada en las últimas horas.

Pero parece que los policías que habían sido sorprendidos buscaron colaboración en las más altas esferas y horas después el propio jefe de la Policía de Río Negro, Daniel Jara, ordenó el traslado del uniformado que había encabezado el operativo, desde Roca a la Comisaría 56 de Allen.

Finalmente ayer, dieron marcha atrás en el traslado y se informó en el parte diario que ahora pasará a prestar servicios en el área de Tránsito de la Policía que se encuentra sobre la ruta nacional 22, en Roca.

 

Policías cazaron de manera ilegal y no tenían permiso para portar armas

El procedimiento se realizó anoche sobre la ruta provincial 6 en Roca.

Personal de la Policía logró secuestrar anoche no solo armas sino también un guanaco que había sido faenado hace pocas horas por un grupo de efectivos policiales que habría cazado de manera ilegal en la zona ubicada al sur de Paso Córdoba en Roca.

Según fuentes policiales, el procedimiento se realizó anoche sobre la ruta provincial 6, en el kilómetro 121. A esa hora, tanto el personal del Destacamento de Paso Córdoba como de Fauna realizó un operativo para detectar cazadores furtivos.

Fue cerca de las 22 que detuvieron la marcha de dos vehículos que circulaban en dirección sur-norte; se trata de una Chery QQ, Light, que era conducido por una mujer de 48 años, retirada de la Policía de Río Negro. Y una camioneta Ford Ranger que era conducida por un efectivo de la policía de Río Negro quien se encontraba acompañado por otro uniformado de la misma fuerza.

Los policías encontraron en la parte posterior de uno de los autos “dos paletas, dos cuartos, una carcasa y un corazón de guanaco”.

Si bien los uniformados que transitaban en la Ford Ranger dijeron que sólo portaban las armas reglamentarias, en el interior del rodado también hallaron dos armas largas; una calibre 308 con mira telescópica y trípode; y una carabina automática calibre 22 largo.

Se dio intervención a la Fiscalía de turno que decidió iniciar un legajo por infracción al artículo 205 C.P.N y por tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil condicional. El personal del Fauna labró actas respectivas por la Ley Q 2056, en marco de la cual procedió a la retención de armas reglamentarias, hasta tanto regularicen la multa aplicada.

Esto publicó La Mañana de Cipolletti

Operativo contra la caza furtiva derivó en un gran revuelo

Un agente avanzó con un procedimiento que tuvo como protagonistas a colegas de la fuerza, explicaron fuentes policiales.

Al igual que la Brigada Rural de Cipolletti, que realiza un gran despliegue en la Margen Sur contra los cazadores furtivos, personal del destacamento Paso Córdova, en General Roca, lleva a cabo minuciosos controles a los automovilistas que ingresan al Valle. Fue en esas circunstancias que, el fin de semana, un agente avanzó con un procedimiento que tuvo como protagonistas a colegas de la fuerza, explicaron fuentes policiales.

 

En el operativo, el agente que estaba de guardia comprobó que sus compañeros de la fuerza habían cazado un guanaco y, sin dudar, avanzó con el secuestro de los restos del animal y dos armas largas.

 

El trabajo desarrollado por el agente policial generó un enorme revuelo debido a que sus compañeros se quejaron ante la cúpula de la Regional Segunda.

Indignación de los guardafaunas

Apenas se enteraron de las posibles represalias que pensaban adoptar en relación con el sargento que encabezó el operativo contra sus colegas, los guardafaunas honorarios hicieron público su apoyo al efectivo y pidieron que la Jefatura de la Policía lo respalde. “Queremos hacer llegar al sargento nuestro más profundo respeto”, recalcaron los guardafaunas mostrando su respaldo.

Foto: ILUSTRATIVA (no corresponde a los procedimientos efectuados)

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Interés en Río Negro por fabricación de prótesis para personas con pocos recursos

  En la ciudad de El Bolsón se ha desarrollado una iniciativa social y comunitaria …