Inicio Destacados Un poeta en Las Grutas. Ese paraíso. ¿Puedo pedir algo más?

Un poeta en Las Grutas. Ese paraíso. ¿Puedo pedir algo más?

Una vez más, como hace tantos años, decido pasar el verano en Las Grutas, junto con Valcheta, mi lugar en el mundo.

Cuando se divisa el mar del “golfo más azul del continente” todo parece distinto. Como dijo alguna vez el poeta “el mar, siempre la mar”.

Me siento cómodo caminando sus calles por las mañanas. Hasta las calandrias son más confianzudas y me acompañan. Y ni hablar de las loradas que saludan mi paso de puro traviesas colgadas de los cables. Yo les digo que no hagan desastres y se porten bien.

Visité el Puerto y Punta Perdices: lugares hermosos, alejados del tumulto de los turistas y con un encanto incomparable.

Hay en la Comarca todo un mundo por descubrir. Lugares vírgenes donde la mano de Dios fue pródiga y todavía el hombre no la ha mancillado con sus malas costumbres. Allí me esperaban los lobos marinos desperezando si ratos de ocio en una playa. Yo los miraba de lejos para no desentonar con ellos. En el centro, bien protegidas, las crías. ¿Qué más puede pedir un poeta?

He notado algunos cambios para bien de todos: Se ha pintado la costanera (Sin embargo, el hombre, siempre el hombre) en la tercera bajada frente a Marnos le ha ensuciado con un grafiti. ¿Sería bueno destinar algún lugar para que los grafiteros se saquen las ganas sin contaminar visualmente el ambiente?

He visto, y era una vieja inquietud mía la colocación en toda la peatonal de bancos y cestos modernos y ecológicos para los residuos. Pueda ser que en vez te tirar los papeles y otras yerbas en el piso se acuerden de ellos y contaminar menos. Para los que tenemos algunos años los bancos son muy adecuados para sentarse a descansar.

Con sumo agrado he visto la limpieza en todas las arterias y la colocación de volquetes para escombros, cartones y otros desechos. Hay que continuar con la recolección de residuos domiciliarios donde cada uno haga su aporte.

Para el aceite de freír ya usado ¿No debería haber algún punto fijo? Lo digo porque desaprensivos los dejan mal cerrados y ensucian todo.

Creo que habrá un mayor control de los perros callejeros y explicarles que no deben bajar a bañarse a la playa como un turista más. Ellos entenderán.

Me gusta el solaz de la Biblioteca local donde soy un amigo más y como siempre me hice socio temporario.

Faltan muchas cosas, es cierto. Pero lo importante es una voluntad de cambio donde cada cual debe poner su granito de arena: autoridades, prestadores, comerciantes y turistas.

Concejos para estos últimos: manejar con cuidado y sin prisa, ceder el derecho de paso a los peatones, cuidar la playa, ser cortes. Y para los comerciantes tratar que el cliente la pase bien y vuelva siempre. Hacer ofertas y en especial ser amables todo el tiempo.

En lo personal, como decía disfruto mucho de Las Grutas, la familia, mis amigos, los asados, la lectura de buenos libros, los baños de mar, los pajaritos y las gaviotas, las noches cálidas del verano.

Es imposible para un escritor que vive entre Valcheta y Las Grutas no tener la inspiración necesaria para escribir si todo nos invita a ello.

Tal vez avance en la escritura de mi próximo libro: una novela inspirada en mis años de bohemia y política en mi ciudad de Bahía Blanca (la cual también llevo en mi corazón).

Y a los sesenta y ocho exactos de mi edad le doy gracias a Dios por lo mucho que me da. No me creo merecedor de tanto afecto. Pero me siento bien cuando la gente me reconoce.

Y, lo más importante siempre la poesía conmigo. Ya han nacido algunas nuevas letras de canciones que los músicos muy generosos interpretan. Y mi último libro “Mester de Cantoría será presentado en sociedad el 14 de Enero en la Biblioteca.

Dentro de un mes se festejará un nuevo aniversario de la creación de Las Grutas. Allí estaré.

Y en mi brindis de fin de año estarán presentes mis amigos grutenses que ya partieron para siempre.

Y a mis lectores, gracias por ser consecuentes con mis textos, son muy generosos.

¿Puedo pedir algo más?

Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Chicos de Bariloche y San Antonio Oeste, ganadores del sorteo “Mi primer instrumento”

  Isabella Bernetti, de San Carlos de Bariloche, obtuvo el primer premio del sorteo “Mi …