Cuando Truman andaba por la ribera. Un alemán que llegó a Valcheta después de la guerra

 

 

De “Truman” casi nadie conoció su nombre y apellido y casi nada de su vida. Solamente por su acento gutural se adivinaba que era un alemán que recaló por Valcheta después de la Segunda Guerra Mundial.

Solía usar un sombrero aludo y unos botines desgastados, andando siempre con un bolso al hombro por las riberas del arroyo, hablando un mal castellano donde solo se entendía el apellido del ex presidente norteamericano Harry. S. Truman y de allí que todos lo conocieran por ese nombre. Hay quienes aseguran que su apellido era Troman.

¿Qué tendría en ese bolso que siempre cargaba? ¿Qué recuerdos trágicos de la guerra dejaron en su mente el recuerdo del presidente Truman? ¿Habrá tenido familiares en Alemania? ¿Por qué, como tantos personajes de Valcheta, le gustaba andar hablando solo por la ribera del arroyo?

Hablar es un decir porque pocos entendían sus palabras, seguramente expresadas en alemán.

¿Aludiría al presidente Truman o a su propia persona?

Con su triste figura desastrada y pintoresca servía para escarnio de los muchachos y una especie de cuco para los niños.

Se sabe sí que fue un náufrago del acorazado de bolsillo Admiral Graf Spee que participó en la batalla del Río de Plata y que como muchos sobrevivientes se afincó en la Argentina.

¿Cómo y por qué llegó a Valcheta? Nadie lo sabe.

Sí, recuerdan memoriosos vecinos de Valcheta que una fría mañana de invierno falleció de hipotermia y lo encontraron yacente en la acequia que pasa por la escuela Nº 15 en frente del actual negocio de Mortada.

Personaje inolvidable dejó un recuerdo imborrable en el pueblo que supo escoger para trajinar sus calles y gritar sus incoherencias, escondiendo los horrores y las penas de la guerra.

Nunca dejó entrever el misterio de su vida ni que hechos tan dolorosos lo supieron embargar.

Ya Truman es un recuerdo/ De un Valcheta que se fue/ Con su rara indumentaria/ Su pasado y su después. Con su vestimenta rara/ Los botines de sus pies/ Y ese andar por la ribera/ Con su cosas y su tal vez. Llevaba en su corazón/ Penas que supo tener/ Las locuras de la guerra/ Que solo sabe ser cruel. En otro cielo mejor/ Que arroyo debe tener/ andará Truman a solas/ Con su extraño parecer.

Jorge Castañeda

Valcheta.

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Indignación de vecinos de Los Menucos por robo de ovejas a una familia de la zona

La familia Pérez, ganaderos de Los Menucos, vivió una difícil situación, lo cual generó indignación …