Policías vieron que un chico sacó una pelota en negocio, la compraron y se la regalaron

 

Dos policías que cumplen funciones en la Subcomisaría 57º de Playas Doradas, jurisdicción de Sierra Grande, observaron que un niño de 11 años que padece el trastorno del espectro autista llevó sin permiso una pelota de un negocio, pero después se la devolvieron al comerciante, la compraron y se regalaron al chico.

La Jefatura de Policía destacó el “gesto ejemplar al intervenir en un hecho atípico que tuvo como protagonista a un niño de 11 años que padece el trastorno del espectro autista”.

Se explicó que “los efectivos realizaban su habitual recorrida de prevención por el sector comercial, cuando observaron a un chico que salía corriendo con una pelota de playa rumbo a un vehículo”.

“Los uniformados se acercaron al rodado y rápidamente detectaron la condición del niño, por lo que con total empatía comprendieron la acción que divisaron. Ante esta situación, los policías decidieron devolverle el balón al comerciante, para luego consultar su valor, comprarla y regalársela al pequeño”.

“La madre del niño hizo público su agradecimiento a los empleados policiales a través de las redes sociales y remarcando el acto de compresión hacia su hijo”.

“La institución felicita al accionar de los efectivos, remarcando el trabajo realizado en la formación de los uniformados para actuar de acuerdo a las necesidades de la sociedad”, concluyó el comunicado oficial.

Los dos policías rionegrinos no fueron identificados en el parte oficial.

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Dos diarios porteños dicen que Bahía Creek, a 130 km de Viedma, es un paraíso escondido

En menos de una semana, dos diarios porteños –primero, La Nación y después, Crónica- publicaron …