Empresa de Río Negro cumplió 45 años. Fabrica reactores nucleares, satélites y radares

La empresa estatal rionegrina Investigaciones Aplicadas (INVAP), con sede en Bariloche, referente en proyectos tecnológicos a nivel mundial, cumplió 45 años.

Trabajan 1.400 profesionales y técnicos de nivel internacional, cuenta con una red de proveedores y organismos asociados que ayudan a ejecutar los proyectos en curso. INVAP tiene cuatro áreas de negocios: reactores nucleares, centros de medicina nuclear, satélites y sensores radares de última tecnología.

En el área nuclear INVAP trabaja en el reactor multipropósito que está construyendo en Ezeiza y el reactor de producción de radioisótopos que está desarrollando en Holanda.

En el sector de medicina nuclear tiene en marcha proyectos nacionales de relevancia, como de protonterapia que está realizando en Buenos Aires e internacionales en Bolivia.

En el área espacial ejecuta un contrato muy significativo para la CONAE; el satélite SABIA–Mar  y además comenzó la construcción del tercer satélite de la flota ARSAT el cual desarrolla junto a una empresa internacional.

En sensores radares está reactivando la radarización tanto a nivel de control de tráfico aéreo como de seguridad, produjo la exportación a Nigeria del primer negocio internacional que tiene el área y que confirma el modelo virtuoso de desarrollar proyectos nacionales para después exportar esos conocimientos.

INVAP Sociedad del Estado rionegrino se dedica al diseño y construcción de sistemas tecnológicos complejos, con una trayectoria de cuatro décadas en el mercado nacional y tres en la escena internacional; su misión es el desarrollo de tecnología de avanzada en diferentes campos de la industria, la ciencia y la investigación aplicada, creando “paquetes tecnológicos” de alto valor agregado tanto para satisfacer necesidades nacionales como para insertarse en mercados externos a través de la exportación.

El gerente general de INVAP, Vicente Campenni, mencionó sobre los inicios de la empresa, que “nació hace un poco más de 45 años, en un grupo de científicos de física aplicada del Centro Atómico Bariloche, quienes veían que el conocimiento que tenían podía ser usado para hacer desarrollos productivos y tecnológicos en el país. En ese momento se combinaba el auge de desarrollos tecnológicos importantes como motor de la economía y por otro lado había un espíritu dentro de la Comisión Nacional de Energía Atómica que ya hablaba de innovación y de cómo la tecnología aportaba al desarrollo económico del país y Latinoamérica”.

Agregó que “para lograr ese objetivo ese grupo se dio cuenta que necesitaba la estructura de una empresa, un cliente que quiera lo que nosotros podemos producir y que sea capaz de pagar por eso. El mayor desafío no era el conocimiento tecnológico, sino convertirse en alguien que podía producir un producto y comercializarlo”.

Campenni remarcó que “durante estos 45 años el proceso que fuimos generando en INVAP fue cómo usar el conocimiento, que la cadena de valor que es muy buena en Argentina se encadene para producir un producto que satisfaga una necesidad productiva a nivel nacional; y cómo hacer de ese conocimiento un potencial exportador para que ingresen divisas en una comercialización de alto valor agregado”.

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Sábado 25 harán visita guiada a estancia San Adolfo, construida en una época de lujo

El sábado 25 a las 17 en el campo piloto de CORFO se realizará una …