Inicio Destacados Los historiadores del Golfo de San Matías

Los historiadores del Golfo de San Matías

 

La Comarca del Golfo de San Matías tuvo a lo largo de su rica existencia el registro histórico que quedó plasmado en libros, opúsculos y hojas periódicas.

El primer estudio sistemático data de 1971 y se titula “Al este de la Patagonia – Historia de San Antonio” y abarca desde los años 1500 al 1950, autoría de Juan Carlos Ballor.

El mismo aborda una serie de tópicos que van desde los pueblos originarios hasta las salinas del Gualicho, aportando algunos datos inéditos de la historia local. Lamentablemente, no quedan casi ejemplares de este interesante aporte.

El segundo trabajo que merece considerarse se encuentra en un libro mixto sobre la historia de Valcheta, la primera parte, y la segunda dedicada a Las Grutas, de la historiadora Josefina Gandulfo Arce. Es muy importante para conocer los orígenes del balneario y sus primeros pobladores.

Ya más adelante, en el año 1977, apareció un libro que se convirtió en un clásico de la historia local. Se trata de “Mi querido Puerto San Antonio”, de don René Henry Lefebvre, con un ameno prólogo de Rubén Celso Breciano.

Por los datos aportados debe tenerse en cuenta su lectura para cualquier estudio posterior del golfo de San Matías. Escribía el autor al respecto que se pretensión fue “apoyarse en la historia vivida, tratando de poner de relieve lo que no se ve al pasar, lo inédito; buscar el polo de atracción, ilustrando y tratando así de ayudar a los que recién llegan y llegarán; a los jóvenes que se van y que vuelven o volverán, ayudarlos a detectar el “no sé qué” y finalmente el “porqué”.

Más cercano en el tiempo es el valioso aporte del prestigioso y recordado vecino e hijo de pioneros Héctor Juan Izco, compilado en su ameno libro “San Antonio Oeste y el mar – origen y destino”, publicado en el año 1966.

Este ambicioso trabajo es un material de consulta ineludible para conocer la historia del San Antonio del ayer, con la cronología de su fundación, sus primeros pobladores, sus personajes, sus casas de comercio, las instituciones y las muchas anécdotas pueblerinas que conforman la identidad propia y característica del lugar.

Posteriormente y casi póstumo es el libro publicado en 1988 por don Adolfo Fragoza. “Vivencias del Este” que junto a “Paralelas de acero” recogieron las impresiones del pasado ferroviario de San Antonio.

Hay también algunos libros escritos sobre diferentes aspectos de las instituciones de San Antonio como el excelente libro “La Meteorológica” de Abel Molas, que recrea la “Historia de la Estación meteorológica de SAO.

En ese mismo sentido, al libro de José Juan Sánchez “Aires Solidarios”, publicado en el año 2012, es de lectura obligada para conocer el auge y decadencia de los talleres ferroviarios y en especial de la Cooperativa “Comsal”.

También el libro “Jagüel, refugio de vida” de Anahí Valverde, recoge datos muy valiosos sobre un sitio paradisíaco entre San Antonio y Las Grutas, rico en observaciones astronómicas y avistaje de aves, entre otros atractivos.

Otro libro muy interesante para conocer datos y aportes de la colectividad italiana en San Antonio fue publicado por Graciela Pezzot y Hebe Pérez y se titula “Los inmigrantes italianos en San Antonio Oeste” donde se cuenta la historia de la Asociación Italiana, tan rica y numerosa.

Otro aporte, tal vez el más importante de la historia institucional es la cronología de los intendentes que gobernaron San Antonio desde el año 1912 hasta el año 2012 “Intendentes de mi Pueblo” del licenciado Jorge Tomás López. Cuenta con un exhaustivo trabajo de investigación enriquecido por numerosos documentos.

El último publicado, recién salido del horno, se titula “Salina del Gualicho – donde habita el diablo” del camarógrafo Sergio “Flecha” Pérez, con historias atrapantes de una de las regiones más misteriosas y mágicas de nuestra provincia, con testimonio de los trabajadores de la sal y de sus leyendas.

Se debe destacar asimismo como muy valiosa la colección de cuatro números del Boletín de la Comisión Municipal de Estudios Históricos “Rescatando Ayeres”, que se editaron esporádicamente desde Julio del 2001 a enero de 2003.

También se debe citar la figura del doctor Juan Carlos Irizar, quién a través de sus publicaciones y su programa radial “La historia en piyamas” difundió por muchos años la historia de San Antonio, de la cual fue un gran conocedor.

Seguramente, faltaría mencionar en esta breve crónica, que siempre contendrá omisiones involuntarias, las publicaciones periódicas locales que también han realizado una importante tarea de rescate de hechos que con el transcurrir del tiempo ya pertenecen a la historia de los sanantonienses.

 

JORGE CASTAÑEDA

ESCRITOR – VALCHETA

 

Foto Río Negro

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Elogio del alambrado. En parajes pedregosos de la Meseta de Somuncurá

  Si bien el alambrado, al principio, tuvo mala fama como todos los inventos prácticos, …