Barrio de Viedma: Acá duermen funcionarios provinciales y municipales y la junta vecinal

Vecinos del barrio 14 de Marzo o AMEL de Viedma, a través de varios medios periodísticos locales, manifestaron su repudio por la falta de agua potable, limpieza y otras deficiencias que expone ese pequeño sector de la ciudad, situado a dos kilómetros del centro.

Habilitado a adjudicatarios en el año1990, AMEL apenas tiene pavimento, inaugurado en 2012 en torno de la plaza, dos ingresos desde Don Bosco y Arró y una cuadra. De tierra, hay ocho calles de casi 70 metros cada una y Arró y Los Mimbres, que conforman tres cuadras.

Hace, por lo menos, seis años que no limpian los cordones de las ocho calles internas y el predio alrededor del tanque principal está mugriento, al igual que otros sectores de barrio, en muchos casos como consecuencia de la “acción” de algunos vecinos.

En estos momentos, de extraordinario calor, pero desde hace varios meses, el principal problema es la falta de agua potable. Los edificios, de dos pisos, carecen durante muchas horas.

Esta mañana, un grupo de operarios no identificados, con una retroexcavadora, comenzaron a arreglar la pérdida de miles y miles de litros de agua potable que desde hace por lo menos tres meses ocurre sobre la calle Borgna.

Es llamativa la inacción de Aguas Rionegrinas, la Municipalidad de Viedma y la junta vecinal, que en pleno verano parecen practicar un deporte de verano: natación (nada, nada, nada).

Esto publicó el diario local Noticias de la Costa

10/01/2022

Se sienten el último orejón del tarro: vecinos del Amel están sin agua con temperaturas extremas

El problema subsiste desde noviembre. Hay un fuerte enojo de los residentes, quienes además mantienen los pagos al día.

Vecinos del barrio Amel, oficialmente llamado 14 de Marzo por el día de su inauguración, están haciendo una patriada durante estas semanas que presentan temperaturas propias del Norte argentino.

Están en un constante sufrimiento, bronca y hasta hubo casos de deshidratación, porque desde noviembre que no tienen uso regular del servicio de agua potable.

Un vecino dejó su queja y dijo: “Denunciamos a Aguas Rionegrinas, porque desde noviembre que en el barrio Amel nos quedamos sin agua. Ya no tenemos idea de qué hacer”.

Agregó: “Reclamamos todos los días y no nos dan ninguna solución. Se lavan las manos, se tiran la pelota Aguas Rionegrinas y la Junta Vecinal y la paciencia ya se terminó. Para colmo llamamos para reclamar y dicen ‘usted tiene varios reclamos’. Por supuesto, todos los días reclamamos hasta que nos den una solución vamos a reclamar”.

Por otro lado, añadió que la bronca es mayor porque ninguno de los residentes debe una boleta del agua.

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Dos diarios porteños dicen que Bahía Creek, a 130 km de Viedma, es un paraíso escondido

En menos de una semana, dos diarios porteños –primero, La Nación y después, Crónica- publicaron …