Inicio Destacados Por reclamo pedagógico no rematricularon a su hija de 9 años para el ciclo lectivo 2021

Por reclamo pedagógico no rematricularon a su hija de 9 años para el ciclo lectivo 2021

 

La mamá de una alumna de nueve años –cursa cuarto grado- señaló ante la Dirección de Educación Privada de Río Negro  no haber recibido respuesta alguna de parte de un Instituto de Viedma por el reclamo que efectuó en el marco pedagógico sobre la educación de su hija en la asignatura de Lengua y dificultad en Matemáticas por “mala base en contenidos, que obligó a la apoyatura escolar”.

Además,  expuso su disconformidad con la decisión de las autoridades de la escuela de no matricularla para el ciclo lectivo 2021 por una presunta “incompatibilidad entre objetivos e informe evaluativo”.

F.M. K. aseveró que “me siento desmoralizada e indignada ante el accionar por parte de una religiosa”, directora del Instituto María Auxiliadora, de Viedma, que discriminó de no admitirla en la primera reunión de padres de 4° grado segunda, rotulándola de “convulsionar o revolucionar al resto de los padres de dicho grado”, según se le reprochó y “expresándosele al supervisor de Escuelas Pública de Gestión Privada, desplazándola y cerrándole las puertas a todo tipo de diálogo sin ni siquiera poder interactuar con la misma docente, a la cual se le elevó respuesta al informe recibido”.

Señaló “la actitud arbitraria déspota y anárquica” en recibir la noticia de la no admisión de su hija al ciclo 2021, por medio de una carta documento, lo cual tuvo que mediar “a través de otras instancias jerárquicas superiores del Ministerio de Educación para un final más grato y en beneficio de mi hija”    .

Masrionegro se reserva de difundir las identidades de la madre e hija, en resguardo de la menor, y preserva las constancias escritas (carta documento del Instituto y carta remitida por la madre) que a continuación se publican, obviando nombres y apellidos de ambas.

 

Viedma, 15 de octubre de 2020

 

Por medio de la presente, se le comunica la no matriculación de la alumna O.M.K. para el ciclo lectivo 2021.

La decisión se funda en el hecho de que ha quedado de manifiesto su disconformidad con la propuesta educativa de la institución que represento, habiéndolo expresado además en la Dirección y Supervisión Privada y ante el vocal padre representante de las familias del Ministerio de Educación y Derechos Humanos.

La escuela es una institución que se elige y a partir de esa elección hay un compromiso compartido que se refrenda en el contrato anual de enseñanza. En este caso particular hay una clara situación de incompatibilidad entre sus deseos, objetivos y expectativas y la propuesta pedagógica que ofrecemos.

La escuela como institución educativa asumió al situación conflictiva con su persona pensando en todo momento en el académico y personal de O. (alumna), pero sin el apoyo de la familia en poco lo que puede aportar en estos momentos tan particulares. Hemos acotado todas las instancias posibles de acuerdo y diálogo, sin embargo su descontento para con  la institución continua lo que no nos ha permito llegar a ninguna solución que ayude y fortalezca el proceso pedagógico de O.

Por último. Se le hace saber que la institución cumplirá con el contrato de enseñanza firmado entre las partes para el ciclo lectivo 2020 hasta el último día de clase.

 

A la Dirección Educativa Privada

Prof. Gabriel, Blanco

Su Despacho: 

 

Tengo el agrado de dirigirme a Ud., con el motivo de hacer manifiesto como mamá de O., de 9 años de edad, cursando 4° grado en el Instituto María Auxiliadora de la ciudad de Viedma, el presente informe de la asignatura de Lengua, por parte de la docente a su cargo, lo cual dejo plasmado en archivo adjunto por Word mi respuesta en cada párrafo del mismo.

En dicho informe, puedo explicar mi descontento en cuanto a la mirada docente y ante la cual nunca tuve oportunidad de intercambiar opiniones con dicha docente y no obstante la frustración que provocó en O., destacando y a sabiendas de todos, tanto familias, docentes, alumnos y directivos de la Institución que fue una readaptación y afrontar nuevos cambios en cuanto a nuevas herramientas de aprendizaje educativo en nuestros hijos.

No obstante, habiendo pasado el primer cuatrimestre y aceitando más el manejo de la plataforma virtual, ofreciéndole y adquiriendo la autonomía e independencia de O., habiendo hecho algunas propuestas ni bien se bajó y se instaló la misma en los tres primeros meses para didáctica y mejor manejo del alumno, lo cual no hubo nunca respuesta y transcurrimos así, en la dinámica de poder cumplir con cada asignatura, con estados de entrega a calificar.

Ante las diferentes actividades curriculares planteadas, pude como mamá darme cuenta de cierta dificultad en la captación de contenidos en matemáticas, por lo que me obligó a buscar apoyatura escolar, con maestra particular, asumiendo un presupuesto extra escolar, por las trabas en aprendizaje que presentaba mi hija, y con una sospecha de discalculia, (aún no diagnosticada), pero si habiendo abordado a una profesional, con informe psicopedagógico, pero sin poder continuar dado la situación de pandemia ya conocida, que se hace difícil, la continuidad, tanto por disponibilidad profesional y a la vez, desde lo económico, y solo se buscaba, una readecuación de tareas, para poder hacer más llevadero el aprendizaje a mi hija.

Asimismo, continuando con el manejo de la plataforma, O. fue adquiriendo más autonomía e independencia y seguimos con apoyatura escolar, insistiendo en mi reclamo de índole pedagógico, y habiéndolo elevado a Supervisión, y no habiendo obtenido respuesta, contacté al vocal representativo de padres desde el consejo educativo, lo cual vía telefónica, presente mi situación actual, esperando poder reunirse e intercambiar opiniones con el supervisor, Rubén Correa; en tanto sin respuesta a 20 días de mi cuestionamiento, logro mantener un diálogo, por Google Meet, con el representante legal (Simón) y la vicedirectora (Lorena) de la Institución Educativa de mi hija, el jueves 24 del corriente mes, en lo cual, el día anterior, 23-09, hubo una reunión de padres por el mismo medio virtual, a las 9:00 AM, y en la cual era anfitriona la religiosa Graciela Jorge, y en donde estuve conectada solicitando unirme desde las 8:59 hasta las 9:36, y en la cual nunca se me admitió ingresar o unirme a la 1° reunión de padres de mi hija, asegurándome que mis medios o herramientas de conectividad estén en perfecto funcionamiento y sin interrupción, lo cual, fue verificada, dándome cuenta que quien no quiso que participara de dicha reunión, y habiéndome discriminado fe precisamente la anfitriona que estaba a cargo de dicho encuentro de padres.

Puedo aseverar que sintiéndome desmoralizada ante tal acción por parte de una religiosa, pude corroborar, manteniendo una charla, con Alberto Reyes, el vocal de padres, quien me dijo que había hablado con el Supervisor, y fue él quien le dijo que la religiosa no me admitió, habiéndolo reconocido, porque yo iba a revolucionar al resto de los padres, lo cual , no solo me coartó el derecho como mamá a negarme estar en una reunión de padre, sino que a la vez, prejuzgó con un mote a la acción de “revolucionar”, motivo por el cual no entiendo sobre tal calificación hacia mi persona; y esta situación fue puesta de manifiesto en la reunión con Simón y Lorena, pero no pudieron contestar sobre el accionar de la religiosa, y si lo reconoció ante el supervisor, espero que lo plasme por escrito y que deponga su actitud, con una disculpa pública. También cabe destacar, que nunca dejé de tener la puerta abierta al diálogo, sobre todo en relación a la educación de mi hija, y puedo constatar y dar fe, que no solo la religiosa cerró la puerta al diálogo, sino que me bloqueó del WhatsApp y nunca pude esclarecer sobre el informe directamente con las docentes inherentes a O. y asimismo habiendo tomado una actitud un tanto arbitraria, intransigente, absolutista y autoritaria, sin mediar, y aún más discriminándome, en participar de la primera reunión de padres, como mamá, demostrando una acción poco cristiana, y muy contradictoria a lo que se pregona o se predica, sobre todo como religiosa, y que como mamá merezco explicación, sobre todo cuando mi reclamo siempre fue en un marco pedagógico.

He mantenido un ameno y cordial diálogo con Simón y Lorena, y luego el viernes pasado con la secretaria técnica, Marisa y asimismo desde septiembre cobran la re matriculación, ya confirmada por mí, solo destaco la poca empatía y reconocer dicha actitud, que se pudieran contemplar ciertos aspectos o cuestiones de índole pedagógica para el beneficio de mi hija o en pos de O.; y que se repare públicamente dicha acción hacia mi persona, sobre todo a sabiendas hoy por hoy, de la tan preocupante problemática entre niños y adolescentes de lo que significa el “bullying “, que lo veo en igual escala, solo haciéndome sentir tan solo por pensar diferente o expresar una opinión personal discordante quizás a la postura de la religiosa, la manzana podrida de la muestra de padres de 4° grado, y resulta un tanto desalentador y provocando un desánimo en estos tiempos difíciles que a todos quien más o quienes menos nos toca transitar.

Habiendo dado detalle de lo sucedido, estoy a la espera de poder concertar un posible encuentro y aclarar la situación, estando abierta siempre al diálogo.

Sin otro particular saludo a UD. muy cordialmente.

 

F.M.K. (madre de la alumna O. de nueve años)

 

Foto: ilustrativa, no corresponde al Instituto

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Oficina selecciona administrativa (cupo trans), personal de obras, casas y cuidados de niños

  La Oficina de Empleo de la ciudad de Gral. Fernández Oro (Alto Valle) difundió …