Río Negro: Qué bonita es la laguna Curicó. Algunos cuentan hechos desgraciados

La laguna Curicó es una de las más grandes y con atractivos especiales de toda la cuenca del arroyo Valcheta. En algún tiempo se realizaron en el lugar la siembra de alevinos con escasos resultados. Y también se practicaron deportes acuáticos con embarcaciones a vela.

Se encuentra en la hermosa zona aledaña al paraje de Punta de Agua, donde termina el sector de chacras de la colonia agrícola.

Con respecto a su nombre, es un topónimo mapuche que es muy simple a primera vista: Kurú “negro” y Ko “agua”. Pero –seguramente la interpretación es errónea su significado sería “aguada de la ortiga”. Fernández, el padre Milanesio, Perón y Harrington apoyarían en sus registros esa versión.

Sin embargo, para la historiadora y escritora local doña Josefina Gandulfo Arce de Ballor su grafía sería equivocada o deformada y su nombre original habría sido Curacó que significaría –también en mapudungun “agua que sale entre las piedras”.

Y aporta los siguientes datos sobre la misma: “Esta laguna, de 300 metros por 600 metros de largo, es una verdadera joya natural y de atracción turística si hubiera conciencia de la preservación del ambiente”.

La laguna Curicó es también un lugar propicio e ideal para la observación de las aves de la región como cisnes, flamencos, cisnes, avutardas y otras especies.

La cuenca del arroyo Valcheta tiene varias lagunas de incomparable belleza dignas de ser visitadas y apreciadas por los visitantes.

Sus aguas azules forman una gama que conforme a la luz  solar o de la luna en las noches despejadas cautivan por su magia.

Algunos memoriosos pobladores afirman que les han contado de algunos hechos desgraciados ocurridos en la misma relacionados con la aparición del temible “Cuero del Agua”, que se llegó a sus profundidades a una hermosa muchacha. ¿Será cierto?

AMOR EN CURICÓ: La luna que pasa/ entonando su canción/ y las olas que van y vienen/ por la linda Curicó.  La laguna se apesebra/ con su romance de amor. / El arroyo que la quiere/ la saluda con un adiós.  La linda Punta de Agua/ luce su postal mejor. / Allí las viejas leyendas/ la acunaron con su voz.  El mismo cuero del agua/ dicen que se la llevó/ y yo me quedé solo/ dando rienda a mi dolor.  Qué bonita la laguna/ que se llama Curicó. / Allí termina el arroyo/ acallando su rumor.  Agua negra que le dicen/ será por tanto dolor. / El arroyo y las lagunas/ la luna con su farol.  Transido por la picada/ con mi pena yo me voy. / Atrás queda la laguna/ que me dice adiós, adiós.

Texto: Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

La Trochita volvió a unir  Río Negro y Chubut

Se trata de una salida promocional que realizó la legendaria formación chubutense, partiendo desde la …