Joven ingeniero de Río Negro, egresado con promedio 9,31, diseñó robot que llegaría a la Luna

Un estudiante y dos graduados del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Computadoras de la Universidad Nacional del Sur (UNS), de Bahía Blanca, formaron parte del equipo ganador del desafío “Moon Rover” en la competencia internacional “Open Space”, según destacó la institución académica local en su sitio web.

Uno de los integrantes del grupo es el ingeniero electrónico Pedro Querejeta Simbeni, de Viedma, que egresó en 2019 con promedio 9,31 de la Universidad Nacional del Sur y estuvo entre los egresados sobresalientes de las carreras de ingeniería de universidades argentinas que fueron reconocidos el año pasado por la Academia Nacional de Ingeniería.

Matías Armanasco, estudiante de ingeniería electrónica, y los ingenieros electrónicos Pedro Querejeta Simbeni (de Viedma) y Joaquín Cuchan, quienes —junto a 18 jóvenes de Argentina y Cuba— integraron el equipo SpaceBee y desarrollaron el proyecto de un rover lunar denominado “RoverTito”, en el marco de una iniciativa que busca motivar a jóvenes menores de 25 años a insertarse en la industria aeroespacial.

“RoverTito” tiene aproximadamente 20 x 30 cm y pesa menos de 2 kilos. Cuenta con un diseño modular, compacto y ultra low-cost que le permite adaptarse a distintos ambientes y terrenos y su misión es buscar reservorios de agua en estado sólido y tubos de lava mediante técnicas geofísicas, que le permitan a la humanidad desarrollarse en otros cuerpos celestes.

Según detallaron desde la UNS, el concurso también tenía requisitos en los sistemas de comunicación LoRa y WiFi, que le permiten comunicarse con otros rovers formando un “enjambre” y trabajar en red, y con el “lander”, que es el vehículo que aterrizará en la luna. Sus componentes electrónicos son, en mayor medida, elementos que se consiguen en cualquier comercio, lo que permite abaratar costos. Además, tiene la posibilidad de ser telecomandado a distancia o de ser autónomo, utilizando técnicas de SLAM, path planning y deep learning.

Por haber ganado la competencia, este equipo integrado por miembros de la UNS tiene la posibilidad de seguir desarrollando su rover con apoyo tanto de Open Space como de sus patrocinadores —entre los que destaca INVAP (provincia de Río Negro), Skyloom, Satellogic, Globant, Amazon Web Service, entre otros—, para lograr conseguir los medios y hacer que “RoverTito” llegue a la Luna entre 2024 y 2025.

“Después de meses de trabajo, esfuerzo y adversidades, logramos cumplir nuestro gran sueño y resultamos ganadores. No nos queda más que agradecer a INVAP, la CNEA, el Instituto Balseiro, con sede en Bariloche, y a nuestras universidades, por toda la ayuda que nos brindaron. Vamos a seguir por este camino para lograr que ‘RoverTito’ llegue a la luna”, destacaron sus creadores, quienes señalaron que “ahora tenemos que buscar financiamiento para construirlo antes de 2024 o 2025, que es cuando está programado el vuelo”.

En diálogo con Radio Universidad, Matías Armanasco también contó que “elegimos las dos misiones porque son cruciales para futuros asentamientos en la Luna, que se está viendo como un trampolín para llegar al espacio profundo o a otros planetas”.

Sol Maldonado, Tomas Liendro y Thomas Coronel crearon el grupo y luego fueron incorporando gente. Matías ingresó a partir de su pertenencia a la rama estudiantil del Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (Institute of Electrical and Electronics Engineers, o IEEE por su sigla en inglés), ya que algunos integrantes del grupo también forman parte de esa organización

Los participantes contaron con sesiones de mentoreo de varias organizaciones, incluso de la NASA, para mejorar los diseños: “Nosotros mostrábamos los avances y en el intercambio nos daban sugerencias o datos […] El trabajo en equipo es muy lindo porque aprendés mucho de otras áreas, te encontrás hablando de métodos geofísicos o componentes de las rocas, que es algo que está muy lejos al menos de nuestra disciplina”, resaltó Matías.

El equipo también está integrado por: Tomás Liendro, ingeniero mecánico de la UNCuyo; Thomas Coronel, ingeniero mecánico de la UNT; Dolores Avalis, estudiante de Diseño Industrial de la UNC; Ignacio Leguizamón, estudiante de Ingeniería Aeronáutica de la UNC; Sol Maldonado Betanzo, ingeniera electrónica del Instituto Balseiro; Santiago Rodríguez, ingeniero electrónico de la UNRN; Santiago Núñez, estudiante de ingeniería electrónica de la UNPSJB; Lautaro Mendieta, ingeniero en telecomunicaciones de la UTN Paraná y el Instituto Balseiro; Florencia Santillán, estudiante de geología de la UNT; Juan Manuel Losarcos, estudiante de Geología de la UNLPam; Cecilia Laskowski, ingeniera civil de la UNPSJB; Franco Sosa, ingeniero mecatrónico de la UNSL y el Instituto Balseiro; Jerónimo Pérez, estudiante de ingeniería mecatrónica de la UNCuyo; Nicolás Herrera, técnico superior en Química Industrial del ISTC; Mercedes Abrego Pérez, diseñadora gráfica de la UP de Córdoba; Franco Palmucci, ingeniero aeronáutico del IUA; Ariel Galleguillo, estudiante de Geología de la UNPSJB; Amparo Rodríguez Petz, geóloga de la UNLPam y José Águila Alonso (cubano), de la UCIV y el Instituto Balseiro

En estos enlaces podés conocer más de Spacebee y Open Space:

– https://www.instagram.com/spacebeetech/

– https://spacebeetech.github.io/

– https://spaceisopen.com/.

 

Fuente: La Nueva, Bahía Blanca

 

El ingeniero viedmense Pedro Querejeta Simbeni galardonado a nivel nacional

 

El ingeniero electrónico Pedro Querejeta Simbeni, de Viedma, egresó en 2019 con promedio 9,31 y estuvo entre los egresados sobresalientes de las carreras de ingeniería de universidades argentinas que fueron reconocidos el año pasado por la Academia Nacional de Ingeniería.

El ingeniero electrónico Pedro Querejeta Simbeni fue uno de los galardonados con el premio “Ing. Isidoro Marín” que otorga la Academia Nacional de Ingeniería a egresados sobresalientes de las carreras de ingeniería de universidades argentinas. Fue seleccionado tras recibirse con uno de los promedios más altos del 2019.

Pedro es oriundo de Viedma, donde vivió hasta los 18 años cuando vino a cursar a la UNS. Su mamá también estudió ingeniería electrónica en la UNS. Egresó en 2019 con promedio 9.31 y en marzo del corriente fue seleccionado por la empresa INVAP y se radicó en Bariloche. “Nunca me preocupó el promedio, y creo que no es representativo de un estudiante o una persona. Se fue dando. Yo me preocupaba por aprender, y creo fue reflejo de la dedicación”, contó entrevistado por Radio Universidad.

“Desde un principio en la Universidad hice buenos amigos y me sentí acompañado. Participé en varios proyectos universitarios, y el Club Universitario fue fundamental. Siento a la universidad como algo muy propio”, valoró.

El premio que recibió el año pasado fue instaurado por la Academia en 1993, busca evidenciar públicamente a aquellos que se han destacado por su capacidad y dedicación al estudio durante su carrera universitaria, alcanzando un nivel sobresaliente de capacitación científico-técnica reconocida por su Universidad y por la Academia. “Consideramos especialmente que estos premios sirven de gran estímulo a los jóvenes ingenieros que recién comienzan su carrera profesional, impulsándolos a continuar con el elevado nivel manifestado durante sus estudios”, indicaron desde la institución.

“El premio es un orgullo y una satisfacción muy grande. Me enteré el martes y ni siquiera recibí mi diploma todavía, Es una gran alegría para cerrar la etapa de estudiante”, agregó Pedro. INVAP es una empresa argentina de alta tecnología dedicada al diseño, integración, y construcción de plantas, equipamientos y dispositivos en áreas de alta complejidad como energía nuclear, tecnología espacial, tecnología industrial y equipamiento médico y científico. Pedro trabaja haciendo diseño electrónico en el área satelital. “Me siento muy cómodo con el trabajo, es muy buena gente y estoy muy contento”, valoró.

“Una no tiene la bola de cristal, pero siempre pensé en seguir trabajando en Argentina. Al menos hoy en día quiero seguir apostando a aportar lo que se pueda para mejorar las cosas y llevar adelante los proyectos de la empresa, que terminan beneficiando a todo el país”, concluyó.

Fuente: Universidad Nacional del Sur, Bahía Blanca

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Madre de joven adicto de 19 años pide internación domiciliaria. Está detenido en Prefectura Patagones

Carolina Fernández, madre de Santiago Laborde, detenido por venta de drogas y “policonsumidor” de estupefacientes, …