Río Negro: Gobernador a los 38 años, vecinos en discusión por Comisaría y un valioso campo

Gran repercusión tuvo el recordatorio que días atrás dediqué al ingeniero Adalberto Torcuato Pagano, que gobernó Río Negro entre 1932 y 1943, y, aunque lo principal está dicho, quedaron algunas partes del cuadro sin iluminar, porque a medida que fui conociendo lo que realizó, aparecieron detalles que podríamos denominar “de color” que ahora publico para enriquecer aún más la estupenda gestión de este -para mí- verdadero patriota y estadista.

Cuando asumió tenía 38 años y una muy sólida posición económica y llevaba construidas bellas y grandes obras en Tandil, Tres Arroyos, Puerto Belgrano y Bahía Blanca, entre varias otras. Es decir, no prosperó estando en la función pública, (a diferencia de otros que sí lo hicieron).

Esperaba que algún comentario preguntase ¿Por qué no construyó edificio policial en Maquinchao? y aunque nadie lo hizo, la respuesta es porque los habitantes del pueblo discutieron sin ponerse de acuerdo sobre de qué lado de las vías debía construirse. Me llegó lo que dijo Pagano “Sigamos. Cuando se pongan de acuerdo haremos la Comisaría”. Parece que no hubo consenso.

 La oficina de Correos y Telégrafo de Viedma se inauguró en 1947, pero la construcción se inició cuando él gobernaba.

Más de 1.000 obreros trabajaron en las obras, incluyendo oficiales albañiles, carpinteros, plomeros, etc. Casi todos los planos fueron diseñados por él mismo y en esto prestó su invalorable ayuda Don Bartolomé Sanguinetti, virtualmente su mano derecha.

Donde hoy está la Jefatura de Policía estaban los talleres. Ahí se construyeron la mayoría de las aberturas y muebles, porque la obras se inauguraban vestidas, amuebladas y con calefacción central por agua.

Es notable el aprovechamiento del material que existía donde se construyó. Basta pasar por Aguada Cecilio o detenerse en la Comisaría de Pilcaniyeu para ver, darse cuenta y valorar.

Deseo llamar la atención sobre aquellos maestros que ejercían un oficio hoy casi desaparecido. Los tejueleros y los picapedreros. Estos últimos con cincel, punzón y maza labraron las rocas bellamente, para que sirvan de paredes y adornos. El Centro Cívico de Bariloche da fe de lo que expreso. También recuerdo los umbrales de las puertas de entrada de una sola pieza, haber visto en la Comisaría de Valcheta una esferas perfectas como adorno y en el patio de la Policía en El Bolsón, existe una banco de piedra que es una obra de arte.

Estos artesanos eran en su mayoría europeos que actualmente ya no quedan. Hay si algunos argentinos y chilenos que aprendieron el oficio y trabajan en ello. Muy pocos. En las afueras de El Bolsón conocí una cantera donde se extrajeron este tipo de rocas para labrar.

Los techos de las Comisarías de la Cordillera eran de tejas de madera de ciprés y en algunos casos de alerce. Los artesanos que las hacían eran llamados tejueleros. Su trabajo consistía en cortar los rollizos en trozos de unos cuarenta centímetros, hendirlos cada 2 cm aproximadamente y siguiendo la veta sacar unas placas llamadas tejuelas tratando que el ancho fuera uniforme. Muchas viviendas se techaron de esta manera en toda la zona cordillerana. Se hacían con afilados y gruesos machetes, azuela o hachuela y maza. Se desperdiciaba mucha madera y ya no se usan. Miles y miles de tejuelas hicieron, una por una. Más de ochenta años después, quedan techos con esta cobertura, indicativos de la nobleza de las mismas.

Volviendo al gobernador Pagano, ya retirado de la función pública, adquirió un campo “Anay Ruca” y en la misma construyó unos grandes silos de cemento para almacenar granos, comederos y bebederos. Importó maquinaria desde USA por medio de Agar Croos Ltda. para mezclar forraje, haciendo engorde a corral, actualmente muy de moda y llamado “feedlot” ¡casi 70 años atrás! Sin dudas un adelantado, un visionario. Los silos pueden verse a 10 kilómetros de Viedma por la ex ruta 3.

Finalizo diciendo que no se le ha hecho el justo y muy merecido reconocimiento. Es tarea de los políticos que han gobernado y que gobiernan Río Negro. Presumo que retacean el homenaje porque les producirá cierto escozor, ya que las comparaciones, aunque odiosas, existen y más de uno quedaría en evidencia.

Por lo menos, la ruta 23 debería llevar su nombre.

Texto: Roberto Cancio

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Madre de joven adicto de 19 años pide internación domiciliaria. Está detenido en Prefectura Patagones

Carolina Fernández, madre de Santiago Laborde, detenido por venta de drogas y “policonsumidor” de estupefacientes, …