Inicio Destacados “La baca es un hanimal forado de kuero”. Una original visión del escritor Jorge Castañera, de Valcheta

“La baca es un hanimal forado de kuero”. Una original visión del escritor Jorge Castañera, de Valcheta

 

Así definía el genial César Bruto a la vaca, símbolo de este país mandibulario donde en cada carnicería se puede observar una lámina digna del mejor de los pintores clásicos, donde se observa muy orondo su cuerpo señalando todos los cortes posibles.

Yo me pregunto ¿No  creó Mico Repetto a la querida y famosa “Vaca Aurora”, tan coqueta y caprichosa, muy amante de la música y de los bombones, viviendo apaciblemente en una bucólica granja?

José Hernández, el autor del Martín Fierro, al acriollar muchos dichos y sentencias del refranero español sostuvo que “la vaca que más rumea, es la que da la mejor leche”.

Pero gaucho provocador el Martín a la esposa del Moreno, jugando con las palabras la trato de vaca: “Vaca yendo gente al baile”.

Por su parte, el doctor Héctor Ciapuscio en su ameno libro “Nosotros y la tecnología” (lo tengo dedicado de su puño y letra) afirmaba junto a Maarten de Heer, director de la Real Federación Holandesa de la Industria Láctea, que la excelencia de la producción lechera de su país se debía a que sus vacas eran felices. No así las nuestras: deprimidas, estresadas y llenas de calamidades.

Encerradas en un feedlot, alimentadas a puro grano y sin caminar ¡Malaya, triste destino las vacas argentinas!!

Hasta en la injuria de los refranes al pobre bovino le echan las culpas de todo desatino cuando afirman que “el que se quema con leche cuando ve una vaca llora”.

Y eso de la toponimia como “Vaca tuerta” o Vaca Muerta”, ¿no es enseñarse con los serviciales animalitos de nuestras pródigas praderas?

Eso de “Vaca Muerta”  ¿No es lúgubre? Aparte de explotarla ¡ahijuna!, la contaminan, empetrolan y gasifican.

En algunos países del mundo dicen que son místicas y buenas, acá en cambio denigran a las “vacas sagradas” de nuestras artes aunque tengan “mala leche”.

Noble vaca, abuela del dulce de leche, invento argentino dicen, nadie puede negar que contribuyes a forjar la riqueza de nuestra nación, a pesar que los granos (la soja en especial) que invaden tu hábitat coartando tus derechos. ¡Qué triste!

Me imagino en París a nuestros representantes de la oligarquía llamada precisamente “vacuna” teniendo sus vacas atadas. O al poeta Vignole paseando por las calles de Buenos con la suya de tiro, llegando a entrar con ella a ateneos y academias, para sorpresa de sus amigos.

Yo como buen preguntón pregunto: ¿A la vaca que no se cubre, se le seca la ubre? ¿A la vaca harta, la cola es abrigada? Será cierto que ¿A toda ley boñiga de buey y si es flaca, boñiga de vaca? ¿Las vacas holandesas son blancas con manchas negras o negras con manchas blancas? ¿Agarrando el becerro, se agarra la vaca? ¿Por qué será que “Al rico le pare la vaca y al pobre la mujer?”.

Para tomar conciencia que todos escuchen “Guitarra Negra” de Zitarrosa y lean “El matadero” de Esteban Echeverría.

Y que mugiendo siempre puedan salir del corral, porque solamente la libertad nos hará mejores y libres. ¡Muuu, que viva la vaca!!

Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Fútbol contra adicciones. Participan miembros de centros terapéuticos de Río Negro y Neuquén

Con el objetivo de fomentar el buen comportamiento y la salud, lejos de las adicciones, …