En muchos hogares rionegrinos ya calefaccionan con biocombustible de residuos forestales

Ya es visible la tendencia hacia el uso de los nuevos sistemas ecológicos de calefacción alimentados por biocombustible para uso domiciliario urbano o rural en la provincia de Río Negro, sustituyendo al gas envasado por su bajo costo y nivel de potencia energética.

Se trata de sistemas de calefacción innovadores que instalan en los hogares después de tres años de investigaciones realizadas por especialistas del CIEFAP en Río Negro, con el objetivo de lograr la producción local de pellets (aserrín compactado) con residuos forestales de especies exóticas o nativas y de residuos de aserraderos.

De esta manera y por la incorporación de las nuevas tecnologías, Río Negro avanza en el uso sustentable de los residuos forestales para producir energía y  mejorar la calidad de los sistemas de calefacción presentes en aquellos hogares donde la red de gas no los abastece y deben por lo tanto orientar su consumo hacia la leña, el gas envasado y/o la electricidad para calefaccionarse, destacaron especialistas en la materia.

¿Qué es el pellets y cómo se produce?

El pellet es un producto obtenido a partir del compactado y densificado de aserrín y partículas de madera, que se utiliza mundialmente para la calefacción en zonas frías donde la disposición de la biomasa se encuentra relativamente cerca. Su producción requiere de una suma de procesos industriales que mantengan la calidad del producto dentro del rango.

Entre las características más sobresalientes del pellets, se pueden destacar que: es una fuente de calefacción renovable de origen local, generará mano de obra directa e indirecta, se revaloriza el residuo forestal y el de aserraderos, hay una disminución del riesgo de incendios a través de la utilización de materiales que aumentan la carga del fuego, es un tipo de combustible alternativo de costo interior a combustibles fósiles como el gas envasado o el gasoil, duplica la cantidad de energía que de su peso equivalente en leña y por último este tipo de energía contribuye a la mitigación del cambio climático, combustión limpia y bajas emisiones.

El mercado de calefacción domiciliario, tanto urbano como rural, requiere de combustible de mayor densidad energética y fácil manipulación, por lo que el pellet se convierte en el biocombustible sólido que mayor potencialidad tiene de sustituir al gas envasado y permite además la utilización de equipos de menos potencia que para el caso de astillas o chips.

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Indignación de vecinos de Los Menucos por robo de ovejas a una familia de la zona

La familia Pérez, ganaderos de Los Menucos, vivió una difícil situación, lo cual generó indignación …