El mirador del Bicho. ¡Amalaya con el Plan Castello!

 

¡Amalaya con el Plan Castello, que está levantando polvareda!!! Parece que son muchos los patacones que el mismo traerá. Y dicen que será en millones de dólares. Pero si es así yo me pregunto: “¿Dónde hay un dólar viejo Gómez”, porque parece que los “han limpiao con piedra pómez”.

Lo cierto es que los mandamases de los municipios están como encantados como por el baile de una cobra al compás de la flauta, casi todos, menos uno que zapatea y no un malambo precisamente.

Y los legisladores, que no hacen dieta como dice el Carlos Ramón Fernández, están entre la espada y la pared. ¡Qué dilema fulero!! Mientras algunos alaban sus maravillas otros están llenos de dudas. ¡Es que es bravo el redomón para amansarlo!!

Este gaucho se pregunta: el Alberto, ¿Los habrá puesto en un brete?

Confían que los intendentes “como la hacienda baguala caigan al jagüel con la seca”. Dineros y obras siempre se precisan. Pero los legisladores reacios ¿respaldarán a sus jefes comunales, lo seguirán al roquense o harán mutis por el foro?

¡O tempora, o mores!! (¡Pa, como habla en latín este gaucho bichador!).

El vice, como un gran profesor, está confiado mientras argumenta las bondades del programa. Los muchachos de Labor Parlamentaria tienen mucho trabajo. (El dilema de elegir al nuevo defensor del Pueblo y su adjunto y otras yerbas menores). ¿Habrá fumata blanca en la Legislatura?

Desde este mirador el Bicho está meditando y como no es ningún caído del catre se pregunta: ¿Habrá alguna moneda de cambio por levantar la mano? ¡Caramba con la pregunta!!

Los paisanos de la Línea Sur miran con expectativa las obras incluidas para la región y los directores del Ente para el Desarrollo ya cursaron una nota adhiriendo y felicitando por el mismo. ¡Casi nada!! Es que el gasoducto es de una necesidad imperiosa cuya ejecución hará justicia a esos sufridos pobladores. ¡Enhorabuena!!

Mientras tanto los tiempos corren como baguales por la loma y quedará muy en evidencia ante la gente aquel que a la manera del viejo Vizcacha escupa el asado que no puede comer.

¿Qué dirá Castello si los está mirando desde una estrella?

Yo –bicho prudente- enfundo la mandolina y mientras pienso como se arregla este embrollo, me alejo silbando bajito hasta que la tormenta amaine esperando los acontecimientos. Pero, cuidado, porque “Nunca escapa el cimarrón/ si dispara por la loma”.

DIBUJO MATE AMARGO POR FERNANDO ROCCHIA, AVELLANEDA, PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Fuerte pelea entre dos policías rionegrinos. “¡Cosas de muchachos!, dice Roberto, 74 años

  Fue para estos días del año, pero en 1967. Yo era cabo cadete y …