Licenciada y Doctora en Física en Río Negro es premiada en Bélgica. Tiene 31 años

 

La física argentina Lucila Peralta Gavensky está realizando una estadía de posdoctorado en Bélgica y allí recibió una carta por correo postal con el remitente de la Academia Real de Ciencias, Letras y Bellas Artes de ese país. Se le informó que había sido seleccionada, junto a su director de investigación, para recibir el premio trianual que la Academia belga otorga a investigaciones en el campo de la física, el “Prix Théophile De Donder”. Es por el trabajo en el campo de la materia condensada realizado junto a su director de investigación, Nathan Goldman, en ese país.

Además, el FNRS (por las siglas en francés de “Fondos de la Investigación Científica”) de Bélgica otorgó a Peralta Gavensky un cargo de investigadora posdoctoral independiente por tres años en Bruselas. Esto le permitirá a la física llevar adelante un proyecto de investigación en línea con el trabajo premiado. A la par, el FNRS decidió brindarle un crédito adicional para su trabajo, con el apoyo de la Fundación L’Oréal-UNESCO Para Mujeres en la Ciencia.

La joven, de 31 años, nacida en la ciudad de Buenos Aires, es Licenciada y Doctora en Física por el Instituto Balseiro, donde se formó el grupo de Materia Condensada del Centro Atómico Bariloche. El físico Carlos Balseiro, del mismo grupo, fue su director de tesis. Desde septiembre de 2022, vive en Bruselas.

“En principio planeo quedarme aquí hasta poder retornar a la Argentina como investigadora. Mi gran anhelo es poder hacer ciencia en mi país. De hecho, me he presentado a la convocatoria de Ingresos a la Carrera de Investigador Científico 2023 del CONICET, que actualmente se encuentra en proceso de evaluación”, comenta vía correo electrónico al Área de Comunicación del Balseiro.

El “Prix Théophile De Donder”

El 14 de diciembre se realizará la ceremonia oficial en Bruselas, pero Lucila Peralta Gavensky recibió la noticia de que había sido seleccionada para recibir el “Prix Théophile De Donder” junto a Nathan Goldman, por correo postal el 22 de junio. El premio de la Academia Real de Ciencias, Letras y Bellas Artes de Bélgica reconoce cada tres años al mejor trabajo original en el área de la física matemática realizado por investigadores en Bélgica.

“Que la Academia de Ciencias belga haya destacado este trabajo es una enorme sorpresa para mí, sobre todo en esta etapa tan temprana de mi carrera. Esta investigación significó para mí un gran desafío intelectual, ya que me propuse dar respuesta a una pregunta compleja de la manera más sencilla y general posible. Es realmente un orgullo que esto haya sido reconocido por otros colegas”, comentó la física.

El premio reconoce el aporte de un artículo científico publicado en diciembre de 2023 en la revista “Physical Review Letters”. Allí firman tres autores: Lucila Peralta Gavensky, Subir Sachdev y Nathan Goldman. Sachdev es un profesor de física de la Universidad de Harvard. El artículo fue destacado en ese número de la revista, por el equipo editorial. La investigación fue íntegramente realizada en la Université Libre de Bruxelles, en Bruselas, Bélgica.

“En nuestro trabajo aplicamos nociones matemáticas asociadas a la topología para clasificar fases cuánticas de la materia. Para ello, utilizamos una relación termodinámica sencilla y elegante, conocida como fórmula de Streda. Esta fórmula relaciona un determinado coeficiente de transporte (es decir, un coeficiente de proporcionalidad entre una corriente y campos externos aplicados) con la variación de densidad de partículas de una muestra al aplicar un campo magnético externo”, explica la joven física.

Además, cuenta que en ciertos materiales aislantes, esa respuesta está “cuantizada”, esto es, toma valores bien definidos. “Es una respuesta extremadamente robusta, reflejando el hecho de que este observable físico está protegido topológicamente. Cuando las interacciones entre las partículas del sistema son muy fuertes, resulta complejo identificar de manera formal cuál es el invariante topológico que cuantiza la respuesta y por qué”, dice Peralta Gavensky.

“En nuestro trabajo, logramos hacer precisamente esto. Notablemente, una de las condiciones que emergieron de nuestro cálculo tiene que ver con la validez de un teorema, conocido como teorema de Luttinger, que ha sido central en el desarrollo de la teoría de muchos cuerpos en la materia condensada”, destaca la física. La materia condensada es un campo de la física donde se busca describir y entender las interacciones colectivas entre átomos, algo que incide en potenciales aplicaciones tecnológicas.

Cargo de investigadora en FNRS

El “Fonds de la Recherche Scientifique” de Bélgica (FNRS), que es el organismo belga equivalente al CONICET argentino, otorgó a Peralta Gavensky una posición como “Chargée de Recherche” por tres años, en Bruselas. “Es una posición como becaria postdoctoral independiente, que me permitirá llevar adelante un proyecto de investigación en línea con el trabajo premiado”, comentó la investigadora.

De forma paralela, el FNRS decidió entregarle un crédito adicional para el desarrollo de esa investigación, financiado a través de la Fundación L’Oréal-UNESCO Para Mujeres en la Ciencia. Este crédito se otorga, mediante un proceso competitivo de selección, a tres proyectos de mujeres trabajando en el área de las Ciencias Exactas y Naturales, entre los cuales se encuentra el de la física argentina.

“Estoy a su vez muy agradecida con el FNRS por haber elegido mi proyecto para el otorgamiento del crédito de financiamiento adicional de la Fundación L’Oreal-UNESCO para Mujeres en la Ciencia. Me enteré de esto el 3 de julio a través de un email y fue una gran alegría”, comentó Lucila Peralta Gavensky.

“Este crédito me permitirá financiar todos los gastos asociados al proyecto de investigación, incluidos aquellos relacionados a la participación en conferencias para darle visibilidad a mis resultados y a las colaboraciones con otros científicos en diferentes lugares del mundo”, agregó. La ceremonia de entrega de ese crédito será el próximo 28 de noviembre en las oficinas de L’Oreal en Bruselas.

Ante la consulta de si su próxima etapa de investigación estará vinculada con el trabajo por el cual recibió el premio, la física responde: “Sí, por supuesto. Un gran conjunto de ideas ha emergido en relación a este resultado, muchas de ellas volcadas en el proyecto de investigación que será financiado por el FNRS y L’Oreal”.

“Los próximos pasos involucran el estudio de ese resultado formal en diferentes modelos físicos de interés, así como también su extensión y generalización a sistemas fuera de equilibrio termodinámico. En este momento me encuentro finalizando un manuscrito con resultados que considero muy interesantes en esta dirección. Asimismo, muchas de estas ideas forman parte del proyecto de investigación que presenté recientemente en mi solicitud de ingreso a la Carrera de Investigador Científico del CONICET”, agregó.

Su formación en el Balseiro

Lucila Gavensky Peralta realizó la mayor parte de sus estudios universitarios en el Instituto Balseiro, que es una institución pública dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO). Para ingresar a estudiar física en el Balseiro, había realizado sus primeros años de carrera en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires. Luego, para ingresar al Balseiro, debió rendir un examen de admisión y resultó elegida para recibir una de las becas que el Estado nacional otorga a los ingresantes de este Instituto. Se recibió de Licenciada en Física en 2015, obtuvo su título de Magíster en Ciencias Físicas en 2016 y el de Doctora en Física en 2022.

La investigadora, que entre sus hobbies disfruta la literatura, la música y el arte en general, comenta que la formación académica recibida en el Instituto Balseiro ha sido crucial para su trabajo. De hecho, cuenta que lo primero que hizo cuando terminó de escribir el borrador del artículo científico publicado en la revista “Physical Review Letters”, por el cual recibió el premio de la Academia Real de Ciencias belga, enviárselo a su director de tesis de Doctorado, Carlos Balseiro, y a un profesor de materias de posgrado, Armando Aligia, ambos integrantes del grupo de Teoría de la Materia Condensada del Centro Atómico Bariloche de la CNEA, donde ella realizó su doctorado. “Los elementos y la visión que este grupo me transmitió han definido, en buena medida, mi perfil como investigadora”.

-¿Qué fue lo que más te gustó de estudiar en el Instituto Balseiro?

-Lo que más disfruté de la carrera de grado y posgrado fue la interacción tête-à-tête con docentes, investigadores e investigadoras de altísimo nivel académico. Esto permite estudiar en un ambiente donde se aprende y se comprende, desde un principio y en las aulas, qué significa hacer investigación, intentando siempre empujar los límites de aquello que está ya escrito en los libros o en los artículos publicados.

-Si has tenido la experiencia de ser docente en el IB, ¿qué es lo que te gustó de dar clases?

-Durante mi doctorado tuve un cargo docente en IB como auxiliar de primera en la carrera de física, y debo confesar que es una de las cosas que más extraño desde que llegué a Bruselas. Fui docente en Introducción a la Física del Estado Sólido y en Mecánica Cuántica. Es en esos momentos de discusión con los estudiantes, con tiza en mano y frente al pizarrón, donde uno no sólo desarrolla la habilidad de resolver un problema de formas diferentes sino también donde uno descubre la infinidad de formas del razonamiento científico, tantas como seres humanos. Aprender a percibir y comprender cada una de estas formas, implica realizar un esfuerzo por entablar un lenguaje en común durante ese proceso de comunicación. Esto creo es extremadamente valioso no sólo para hacer investigación, sino también para nuestro crecimiento como individuos sociales.

-¿Qué es lo que más te gusta de la física o ingeniería y/o de ser profesional de esta carrera?

-Lo que más disfruto de la física es el proceso creativo que hay detrás de la misma. Muchas veces la denominación de “ciencia dura” genera una idea equivocada de que nuestro trabajo es monótono y siempre guiado por principios matemáticos. ¡Nada más lejos de la realidad! La realidad es que en nuestro trabajo vivimos imaginando posibles respuestas a fenómenos no comprendidos en la naturaleza, y poniendo a prueba esta intuición.

-¿Ves alguna vinculación entre arte y ciencia?

-Este proceso creativo creo que tiene varios puntos en común con el arte. Por supuesto que luego debemos someter estas posibles respuestas al rigor científico. Es muy gratificante cuando nuestra intuición es acertada, pero es aún más apasionante cuando nos tropezamos con algo que escapa nuestra comprensión inmediata. Es en este momento en que comenzamos una carrera obstinada por entender un fenómeno, sometiéndonos de esta manera a un proceso de aprendizaje constante, más importante cuanto más desafiante la pregunta.

-¿Querés agregar algo?

-Que estos reconocimientos no deben ser vistos como personales, ya que hay una gran cantidad de personas e instituciones detrás de los mismos, empezando por la familia, los mentores, los colegas y aquellos lugares que permiten nuestro desarrollo profesional. En particular, sin las políticas públicas orientadas a la educación y al desarrollo en ciencia y tecnología en la Argentina, nunca podría haber llegado a donde me encuentro ahora.

Fuente: Área de Comunicación y Prensa del Instituto Balseiro

 

About Raúl Díaz

Check Also

Mujer robó una moto, se cayó y la detuvieron. Sujeto llevaba ciclomotor a “tiro”: preso

Policías de la Comisaría 3° de General Roca y de la Brigada Motorizada lograron recuperar …