Periodista radicado en Río Negro investiga supuesto submarino nazi en Bs.As.

Utilizarán cámaras subacuáticas y vehículos controlados remotamente para analizar los restos hallados a cuatro kilómetros de la costa. ¿La zona era usada para desembarcar personas y cargas?

El martes, después de largas gestiones burocráticas y numerosos pedidos sin respuesta, seguramente comenzará a dilucidarse buena parte de uno de los capítulos más apasionantes de la historia reciente argentina: la presencia de submarinos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial y el desembarco de personas y cargas.

En los años 90, la Comisión de Esclarecimiento de las Actividades Nazis en Argentina concluyó que sólo puede acreditarse la presencia de dos embarcaciones de ese tipo, las que se rindieron en Mar del Plata, en 1945, descartando rotundamente otro tipo de actividades.

Ahora, por el impulso de la Agrupación Eslabón Perdido, conformada por un grupo de entusiastas que sostiene lo contrario, y financiada y promovida por la Fundación Reitich, organización sin fines de lucro dedicada a realizar actividades filantrópicas y brindar ayuda gratuita en diversas causas relacionadas con Israel y las comunidades judías de la diáspora, se iniciará una investigación destinada a determinar si los restos hallados a 28 metros de profundidad, cerca de Necochea, pertenecen a un submarino alemán de la Segunda Guerra Mundial.

Las acciones, a cuatro kilómetros de la costa, incluirán el empleo de cámaras subacuáticas y tecnología de ROV (Remotely Operated Vehicle).

Los trabajos estarán a cargo de una empresa nacional especializada, Deepwater, comandada por el ingeniero Carlos Pane, y consistirán en la toma de imágenes mediante el uso de 2 ROV que recorrerán de punta a punta los 80 metros de eslora que tiene el naufragio.

Para estas tareas se usarán las embarcaciones Kona y Calipso, ambas con base en el puerto de Quequén.

Luego, las filmaciones serán analizadas por un Comisión Técnica Evaluadora integrada por los ingenieros Hernán Sotero González (Eslabón Perdido), Jorge Pereda (Necochea) y Martín Canevaro (ex presidente del Consejo Profesional de Ingeniería Naval).

Fue el ingeniero naval Canevaro, en conjunto con su par Andrés Cuidet, quien realizó la primera pericia que dictaminó que el naufragio no se corresponde con el de un barco, verificando además piezas compatibles con las de un sumergible.

Según señalaron miembros de Eslabón Perdido, la Supervisión Técnica Científica estará a cargo del doctor Fabio Bisciotti, reconocido experto de la Liga Naval Italiana, quien confirmó, mediante una segunda pericia, que se trata de un submarino alemán de la Segunda Guerra Mundial, recomendando que se obtuvieran más imágenes para poder identificarlo.

“Bisciotti también estableció que el casco fue destruido, mediante el uso de explosivos, posiblemente para borrar evidencias de la llegada de dicho U Boot fugitivo a la Argentina.

“Por esta razón –agregaron miembros de Eslabón Perdido–, como se estaría en presencia de una prueba contundente relacionada a una actividad delictiva, también participa de la expedición, procedente de Chile, el reconocido analista en criminología Gilberto Opazo”.

La agrupación recordó que si bien se cuenta con indicios respecto al origen de la nave, esto es que pertenecía al Tercer Reich, la embajada alemana en Buenos Aires aseguró que no hay evidencias de que así sea.

El año pasado, en declaraciones a la prensa internacional, el doctor Ariel Gelblung, director del Centro Simon Wiesenthal para América Latina, exhortó a las anteriores autoridades nacionales argentinas a colaborar con la investigación.

En ese sentido, señaló que “en situaciones en las que el gobierno permanece en silencio sobre un tema específico, como el reciente descubrimiento de lo que podría ser un submarino de la Segunda Guerra Mundial, es fundamental que el gobierno responda a cualquier inquietud planteada, independientemente de las limitaciones históricas, políticas o financieras. No hacerlo solo alimenta la especulación y la sospecha”.

Lo cierto es que sin el apoyo de la mencionada fundación, los estudios hubiesen sido imposibles de concretar.

“Estoy muy entusiasmado de poder ayudar a conocer la verdad apoyando la Expedición Eslabón Perdido”, expresó en un comunicado su fundador, Philippe Reitich Barón.

En 2022, cuando se realizó la denuncia del inédito hallazgo, el naufragio fue incorporado a las cartas náuticas por el Servicio de Hidrografía Naval argentino bajo la denominación de “casco a pique”, pero sin identificar el nombre del navío.

Objetivo del estudio

En Eslabón Perdido no hay dudas de que se trata de un submarino alemán de la Segunda Guerra, probablemente del tipo IX, que fue explotado intencionalmente desde el interior para ocultarlo y que fue empleado para el desembarco de personas (probablemente jerarcas nazis) en un punto ubicado más al Norte, frente a la estancia Moromar.

El grupo fundamenta su convencimiento de que se trata de un sumergible, en el análisis realizado por expertos de las ocho horas de filmación efectuadas tiempo atrás por Prefectura, donde aparentemente se destaca la imagen de un periscopio intacto, entre otros elementos.

El periodista y escritor Abel Basti, radicado en Bariloche (Río Negro), quien encabeza el grupo, tiene una teoría que le ha servido para cosechar más críticas que halagos: el supuesto escape de Hitler a la Argentina, junto con un séquito y oro, en un submarino.

Incluso desde Eslabón Perdido señalan que frente a la estancia Moromar existe una especie de dársena artificial donde en los años 40 se denunciaron extraños movimientos de hombres y camiones en la playa.

Allí, afirman, hay al menos otros tres submarinos alemanes hundidos.

Por eso este martes, cuando se inicie la expedición, comenzará a definirse si estamos ante una formidable historia en aguas del Mar Argentino o, por lo contrario, ante un capítulo novelesco y carente de todo fundamento.

La moneda, por sí o por no, ya está en el aire.

 Texto: Adrián Lucini, La Nueva, Bahía Blanca

 Título original de la nota: ¿Submarino nazi en Necochea? Comienza una investigación que puede cambiar la historia

Foto interior es ilustrativa

About Raúl Díaz

Check Also

Cobraba jubilación de la abuela: obligan a nieta a entregar remedios y rendir gastos

Una mujer deberá entregar de manera urgente medicamentos a su abuela, que se encuentra en …