Reconocido médico oncólogo de Viedma tuvo cáncer de recto y tumor en riñón

 

Médicos y pacientes al mismo tiempo: tres historias de profesionales que tuvieron la enfermedad que tratan en el consultorio

Tener demasiada información sobre la propia enfermedad ¿juega a favor o en contra? Las experiencias de un cardiólogo, un oncólogo y una médica nutricionista.

Cada paciente es único y tiene distintas necesidades a la hora de conocer su diagnóstico. Hay quienes quieren saberlo todo, hay quienes subestiman los riesgos y hay quienes los maximizan a tal punto de no poder pensar en otra cosa. ¿Cómo será saber exactamente de qué se trata la enfermedad que uno padece? ¿En qué medida es algo positivo ser consciente de cada uno de los síntomas y de los riesgos de un trastorno? ¿Qué pasa si se discrepa con las indicaciones del médico tratante? ¿Cómo es ser médico y paciente al mismo tiempo? Muchos son los disparadores y la forma de abordar un tema complejo: ser uno mismo el paciente de la enfermedad que trata. Y no hay una única conclusión ni una sola manera de analizar cómo se maneja tal nivel de información que puede tanto ayudar como resultar dañina. Aquí, tres historias que dan cuenta de cómo se vive estar de ambos lados del escritorio de un consultorio. Es cardiólogo, se infartó y su equipo tuvo que dormirlo para tratarlo.

El oncólogo Rubén Kowalyszyn, la nutricionista Sonia Hermida y el cardiólogo Ricardo Iglesas compartieron su experiencia con Clarín.  

Masrionegro publica únicamente lo consignado al oncólogo de Viedma.

Es oncólogo y tuvo que atravesar dos tipos de cáncer. Rubén Kowalyszyn es oncólogo clínico, se dedica hace más de 20 años a la clínica y la investigación y en dos ocasiones le tocó recibir un diagnóstico de cáncer. La primera fue cuando tenía solo 39 años, edad en la que no se indica realizar una colonoscopia. Sin embargo, a él le llamó la atención un síntoma que no es conocido para el resto de las personas: un poco de mucosidad en la materia fecal.

“Me autodiagnostiqué cáncer de recto, la ventaja de ser médico es que uno puede escuchar su cuerpo de otra manera, me hice una colonoscopia y tenía un tumor que recién estaba empezando, tuve que hacer radio y quimioterapia, después una cirugía y después quimioterapia”, relata el profesional, que es director médico de Clínica Viedma, del Instituto Multidisciplinario de Oncología, además de jefe de unidad de Oncología Clínica del hospital Regional de Viedma.

Respecto a su segundo diagnóstico, cuenta que se trató de un hallazgo clínico, ya que no hay método de screening para el cáncer de riñón. “En 2019, apareció como consecuencia de unos controles, me hice una tomografía, me encontraron un tumor en el riñón y me sacaron un pedazo”, recuerda.

¿Qué particularidades tuvo en su caso, ser un médico oncólogo que se dedica a atender estos casos? “Tiene cosas a favor y cosas en contra, a favor es que uno sabe lo que debe hacer, no manejé mi propia enfermedad sino que me atendí con un amigo oncólogo, le dije ´manejalo vos´, aunque obviamente opinaba, como un paciente informado”, reconoce. Y continúa: “Además, tuvimos algunas discusiones, porque el tratamiento de cáncer de recto cambió mucho en los últimos años, y en 2009, cuando yo me enfermé, estábamos en un proceso de cambio, pero había mucho menos evidencia de la que hay hoy”. En este sentido, cuenta que luego de realizar radio y quimioterapia, el tumor había desaparecido. Hoy en día, en esos casos, la forma de continuar son los controles, lo que se denomina “vigilancia activa”. Pero de esta opción recién se empezaba a hablar en ese entonces, gracias a los hallazgos de una médica brasilera, sin contar con demasiada evidencia.

“Un grupo me decía que me operara y otro grupo me decía que no. Terminé tomando la decisión junto a mi oncólogo y en contra del cirujano que me operó, que decía que no había que operar. El cirujano tenía razón, muchos años después se comprobó que a los pacientes como yo, 6, 7, 8 años después ya no se los operaba”, cuenta. Rubén Kowalyszyn comparte con algunos pacientes su propia experiencia.

En cambio, cuando se le detectó el tumor en el riñón, pudo “gozar” de los beneficios de que no le extirpen el órgano, como se solía hacer, sino solo una parte, ya que en 2019 ya estaba definido que podía practicarse una cirugía parcial. A la hora de analizar si es o no beneficioso compartir su experiencia con los pacientes, duda: “Muchos saben lo que tuve y a algunos se los cuento yo, tengo un paciente con cáncer de recto y tiene algunas de las dificultades funcionales que yo tengo”, relata. Y continúa: “Cuando me las plantea y le digo ´mire esto lo tenemos todos´, yo le puedo contar desde la experiencia, que hay cosas que hay que bancárselas, entonces si uno antes quería ir al baño una sola vez por día, y ahora va 4, un día no, un día 3 y otro 10, es incómodo, pero bueno, es lo que hay. Estamos vivos”, pondera.

Ahora bien, no siempre conviene y, como afirma, hay que saber hasta dónde. “Yo sabía que mis chances de curación eran del 65 %, había un 45% de que no me curara y tuviera una recaída de la enfermedad, y tengo pacientes que se curaron, pero también otros que recayeron, ambos en una situación parecida a la mía; entonces uno tiene que cuidar muy bien lo que dice: no porque yo me haya curado él se va a curar, ni vamos a tener las mismas alteraciones funcionales”.

Dr. Kowalyszyn Rubén D.
Especialista en Oncologia Clínica y Medicina Interna.
Magister en Oncología Molecular.
Director médico de Clínica Viedma S.A.
Director Médico del Instituto Multidisciplinario de Oncología.
Jefe de Unidad de Oncología Clínica del hospital Regional de Viedma.

Texto: Ludmila Moscato, diario CLARÍN

Periodista egresada de TEA y licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA). Desde hace casi 20 años se desempeña en medios de circulación nacional. Trabajó en Radio Continental, escribió muchos años en el diario La Nación y fue editora en Revista OHLALÁ! Además, editó la revista Alta y Alta Plus (Aerolíneas Argentinas). Escribe en Clarín hace años. Se incorporó a la sección Buena Vida en 2020.

 

About Raúl Díaz

Check Also

Pesar por los fallecimientos de dos servidores públicos de la provincia de Río Negro

Autoridades del Ministerio de Salud de Río Negro y del Hospital de Cervantes (Alto Valle) …