Murió en combate ucraniano que vivía en Patagonia. Viajó a su país para sumarse a la guerra

 

Se llamaba Taras Kuzmin y tenía 30 años. En marzo se fue a combatir junto a su hermano. “La patria es única”, dijo cuando partió.

“La patria es única”, había dicho Taras Kuzmin (40), el ucraniano que residía en El Calafate, Santa Cruz, y que decidió volver a su patria para luchar junto a su hermano ante la invasión rusa. Taras murió peleando. La noticia se conoció a última hora de este viernes en esa ciudad santacruceña y causó gran conmoción.

Taras había llegado a la Argentina hace 21 años, proveniente de Odesa. “Tengo más de argentino que de ucraniano”, solía decir. Amable, entrador, no tardó en ganarse la confianza y simpatía de sus vecinos. Pero cuando se desató la guerra por la invasión rusa, junto a su hermano no dudaron. Y viajaron a defender a su patria. Lo hicieron en marzo. Y de acuerdo a las informaciones, en abril ya estaba combatiendo.

Kuzmin había contado en varias entrevistas su decisión de arriesgar la vida por su patria. “Con lo que está pasando en mi país no puedo quedarme en mi casa”, había manifestado. También dijo: “La patria es única, Viví 21 años en Argentina y la quiero un montón. Gente tan amable y buena. Viví un año más aquí que en mi país”. Igual pensamiento tenía su hermano Nazar, que también se alistó como voluntario en el ejército ucraniano.

Tras meses de combate, este viernes se conoció la triste noticia de su muerte, peleando por su país.

“El cielo tiene reservado un lugar especial para aquellos que caen en la lucha por la libertad. Elevo una sentida oración en su memoria”, escribió un vecino de El Calafate en su red social. Enseguida, hubo centenares de mensajes recordando a Taras.

En El Calafate, Taras también supo formar su familia y hacer amigos. Su padre fue el primero de su familia en llegar a la localidad, donde participó de la ampliación de un reconocido hotel y cuatro años después migró él, su madre y su hermano menor, Nazar.

Finalmente, la familia se radicó en esa localidad santacruceña. Hace unos años, el padre de Taras volvió a la ciudad de Odesa, Ucrania y hoy, en medio de la crisis que atraviesa la región, el hombre padece las secuelas de un ACV. Aunque aseguran, se estaba recuperando.

En cuanto a su pareja, antes de su partida le había dejado un conmovedor mensaje en su cuenta de Facebook: “Amor, Dios te proteja y te cuide. Sabés que estoy acá esperándote para cumplir nuestro proyectos juntos, sé que vas a volver porque tengo fe y me lo prometiste. Me duele todo esto pero te entiendo que tenés que ir, sos muy valiente y eso hace que te ame más”.

En El Calafate, Nazar y Taras trabajaban de remiseros pero cuando se anoticiaron de lo que sucedía en su tierra, tomaron la dura decisión de volver: “Yo no duermo tranquilo”, había asegurado Taras a antes de viajar. Y Nazar fue más allá: “Vamos a ir a pelear. La venganza será terrible”. Una vez en el frente de combate, tuvo varias comunicaciones con su familia. Y hasta llegó a enviar fotografías. Ahora, todo Calafate se ve conmocionado por esta triste noticia.

​Chubut. Corresponsal del diario Clarín

GL 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

¿Es la serpiente el símbolo de la desobediencia y la muerte o quien trae salvación y bienestar?

  Para las religiones monoteístas como el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam, la serpiente …