Un reactor nuclear que construyen en el país podría abastecer a ciudad como Bariloche

El Carem es un tipo de reactor Small Modular Reactor (SMR) – pequeño y modular- que tendrá una capacidad de generación de 32 MW eléctricos, lo que equivale a alimentar a una ciudad como Bariloche”, destacó en diálogo con Télam-Confiar Sol Pedré, gerenta del proyecto Carem.

Su nombre es Carem 25 y se trata de un prototipo que se desarrolla en un predio de la ciudad de Lima, provincia de Buenos Aires. Es un tipo de reactor Small Modular Reactor (SMR) – pequeño y modular- que tendrá una capacidad de generación de 32 MW eléctricos. Más de 1.000 empresas argentinas participan de este megaproyecto liderado por la Comisión Nacional de Energía Atómica.

Con el objetivo de abastecer de energía eléctrica a zonas alejadas de los centros urbanos o de polos fabriles y cumplir un rol clave en la transición hacia una matriz energética “limpia y sustentable”, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y más de mil empresas argentinas trabajan en la puesta en funcionamiento del primer reactor nuclear diseñado y construido en el país.

Su nombre es Carem 25 y se trata de un prototipo que se desarrolla en un predio de la ciudad de Lima, provincia de Buenos Aires, lindero a las centrales nucleares Atucha I y Atucha II, que fue acondicionado no solo para convertirse en el sitio de emplazamiento del reactor, sino también en un polo tecnológico nuclear.

El Carem es un tipo de reactor Small Modular Reactor (SMR) – pequeño y modular- que tendrá una capacidad de generación de 32 MW eléctricos, lo que equivale a alimentar a una ciudad como Bariloche”, destacó en diálogo con Télam-Confiar Sol Pedré, gerenta del proyecto Carem.

La especialista es doctora en Ciencias de la Computación (UBA) y vive en Bariloche desde 2013, donde está buena parte de la ingeniería del reactor. Si bien ya venía trabajando en el proyecto, desde hace poco más de un año se desempeña como gerenta a cargo.

Este tipo de reactores SMR “están despertando mucha atención en el mundo”, destacó Pedré, porque se pasa a una “fabricación modular que permite hacer más repetitivos los procesos de fabricación y así bajar los costos de instalación”.

Además, recalcó, son de “una generación superior en cuanto a su seguridad a través de sistemas pasivos”, lo que implica que están pensados para “actuar sin intervención de un humano”.

Pero estos reactores también despiertan la atención en el mundo porque “además de producir energía eléctrica tienen la potencialidad de insertarse en otros campos necesarios para la descarbonización (proceso de reducción de emisiones de carbono a la atmósfera)”, añadió la especialista.

En este sentido, enfatizó que “hay que combinar los objetivos de descarbonización con el desarrollo local de capacidades tecnológicas y de capacidades industriales, lo que la energía nuclear hizo muy bien y nos permite hoy estar hoy en este punto”.

“El Carem es un proyecto estratégico que cumplirá un rol fundamental en la transición hacia una matriz energética limpia y sustentable”, remarcó Adriana Serquis, presidenta de la CNEA.

La proyección del Carem

Además de ser el primer reactor nuclear de potencia íntegramente diseñado y construido en la Argentina, tiene una gran proyección para el abastecimiento eléctrico de zonas alejadas de los grandes centros urbanos o de polos fabriles e industriales con alto consumo de energía (incluyendo la capacidad de alimentar plantas de desalinización de agua de mar).

“La industria nuclear es una industria extremadamente regulada con una clara línea de seguridad nuclear y en la Argentina tenemos mucha experiencia: Atucha 1 está operando desde hace 48 años, el primer reactor nuclear de investigación se puso en línea en 1958”, destacó Pedré.

La especialista remarcó que la Argentina tiene un desarrollo nuclear “muy fuerte con 72 años de historia”, a lo largo de los cuales se han “logrado varios hitos”.

En esta línea mencionó no solo las centrales nucleares de potencia con mayor integración nacional de componentes, sino también “los reactores multipropósitos para producir radioisótopos”, pieza clave para la medicina, “instalados tanto dentro del país como exportados a diferentes países: Perú, Argelia, Egipto, Australia y -ahora- Holanda”.

“Entonces todo eso nos da un respaldo para dar ahora un salto cualitativo para el sector nuclear que es tener nuestro propio reactor de producción de energía eléctrica”, enfatizó.

En el marco de mostrar la soberanía energética y tecnológica del país, la idea también es vender el Carem a otros lugares del mundo.

El edificio que contendrá al Carem comprende una superficie de 18.500 m2, de los cuales alrededor de 14.000 m2 corresponden al llamado ‘módulo nuclear’, el sector que incluye la contención del reactor, la sala de control y todos los sistemas de seguridad y de operación de la central.

Pedré sostuvo que “el objetivo del proyecto es tener un 70% de integración nacional” y que ya se ha trabajado con “mil empresas argentinas que han provisto servicios o componentes”, sumado a que tienen más de 130 contratos vigentes.

TEXTO: MELISA AVOLIO, AGENCIA DE NOTICIAS TELAM

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Río Negro: Un comercio fue clausurado, abrió igual de madrugada y una niña se lesionó

Una niña de El Bolsón sufrió lesiones en su rostro al caer sobre unas vitrinas …