En la ciudad de Bs As hay 65.000 casas desocupadas. ¿En muchas hay fantasmas?

 

Hay mansiones, castillos y modestas viviendas, de las que se ignora cuál será su destino, ya que de un buen número no se conoce a sus dueños o herederos y se encuentran envueltas en un halo misterioso.

Precisamente, esas son las que exhiben mayores dificultades, debido a que en algunos casos se encuentran a la venta, pero no hay interesados que se arriesguen a convivir con posibles fantasmas o con comentarios sobre embrujos.

De acuerdo a especialistas, muchas de estas viviendas  dependen de circunstancias legales, bajo el Régimen de las Herencias Vacantes que se implementa a partir que se pueda certificar que las viviendas no tienen dueño.

Algunas o muchas de esas viviendas abandonadas pueden encontrarse en situación de “herencia vacante”, porque el dueño fallecido no dejó herederos testamentarios, ni tiene herederos forzosos y pasa entonces a ser parte legitima en el juicio sucesorio la Procuración General de la Ciudad, que tendrá que sacar la propiedad a remate.

Más allá de las cuestiones legales que obviamente suelen ser engorrosas y que los trámites necesarios demoran más de la cuenta las operaciones, algunas de estas viviendas son a veces blanco del delito o usurpaciones, como también campo fértil para plagas  de ratas, mosquitos y cuanta alimaña anda por allí.

A propósito de las casas abandonadas, que pueden ser presa fácil para el delito, podemos recordar lo que recientemente ocurrió en Brasil y publicó en un medio periodístico Sebastián Prats, donde se descubrió que Margarita Bonetti prófuga de la Justicia estadounidense vivía hacía veinte años en una vieja mansión abandonada en Sao Pablo que de tanto en tanto se dejaba ver en una ventana con una máscara de crema en su rostro.

El mismo informante sostiene en su crónica que tanto en la ciudad de Buenos Aires como en la Provincia se ubican como ya lo puntualizamos mansiones, casas y palacios o castillos abandonados, que algunos se encuentran tomados o deshabitados, y en la mayoría envueltos en historias de fantasmas  y brujerías.

Entre ellos se menciona a un castillo muy próximo a nuestra región, ya que está ubicado en Villa Arias, partido de Coronel Rosales, en cercanías de la ciudad de Punta Alta y la Base Naval de Puerto Belgrano, construido  en 1912 como el chalet del Doctor Ramón Ayala Torales, que según se dice se utilizaba para distintos eventos y celebraciones. En 1976 tuvo una sucesión de ventas para emprendimientos que  fracasaron, entre ellos una casa de té, boliche bailable y hasta un asilo de ancianos.

En la localidad de Egaña, partido de Rauch se encuentra el Castillo San Francisco, con sus 77 habitaciones, 14 baños y entre otras dependencias dos cocinas, abandonado hace años y envuelto en historias trágicas. El Castillo fue construido en 1918 por el arquitecto Eugenio Díaz Vélez, descendiente de Eustaquio Díaz Vélez familia propietaria de las tierras donde se levanto la construcción desde 1825.

La tragedia marco el lugar desde su inauguración, ya que ese mismo dìa, el 20 de mayo de 1930 falleció su dueño en momentos que los numerosos invitados visitaban el lugar.  La hija del dueño quedó tan impactada que nuncamas volvió al lugar que a los pocos años quedo abandonado.

Durante la gestión del Dr. Oscar Alende como gobernador bonaerense, el edificio paso al Ministerio de Asuntos Agrarios, para posteriormente durante la gobernación de Anselmo Marini fue cedido al Consejo General de Minoridad para instalar una granja Hogar y finalizó siendo un reformatorio para jóvenes con problemas de conducta.  Se supo que posteriormente hubo un asesinato entre los internos, motivo por el cual los allí alojados fueron reubicados y el castillo quedó abandonado.

Otra historia envuelve a la mansión Nazar Anchorena levantada en 1914 en José C. Paz, que muchos le adjudican similitud o parecido con la vivienda embrujada de la película “Psicosis”, al punto que vecinos y lugareños aseguran que se escuchan ruidos y voces extrañas, donde  han aparecido además velas encendidas que, algunos aseguran que las dejan habitantes de las cercanías para protección.

La historia dice que su dueño fue Benjamín Nazar Anchorena, fundador del Club Náutico de San Isidro y funcionario del Ministerio del Interior y que la propiedad se utilizaba los fines de semana, en época de vacaciones y otras celebraciones.  Cuenta también la historia que la vivienda  contaba con un amplio parque arbolado, muchas dependencias adicionales y hasta una Iglesia.

Y a partir de ello surge la historia trágica, ya que se menciona que allí se produjo el suicidio de un sacerdote y el asesinato de más de una monja. Vecinos aseguran que por las madrugadas se asomaban fantasmas por las ventanas, aunque una mujer que vivió en una pequeña casa en las cercanías lo niega.

Otra historia terrorífica se cuenta sobre “La Torre del Fantasma” del barrio de la Boca donde se habla de presencias extrañas y sobrenaturales, y obviamente fantasmas. El edificio se conoce también como “Torre de la Boca” construida en 1908 por orden de su dueña, María Luis Auvert Arnaud, una mujer venida de Catalunya, considerada entre las más ricas de la ciudad en esa época.

La impresionante construcción guarda también historias de fantasmas, ya que su dueña llevó al lugar algunas especies alucinógenas y esto motivó que el vecindario comenzó a hablar de extrañas presencias y ruidos, como también que por las mismas causas la mujer huyo y nunca más se supo de ella.

Luego al convertirse el castillo en un lugar de alquiler, quien primero se instalo fue una joven artista plástica, la que habría asegurado que el lugar era habitado por seres extraños que no la dejaban dormir, al punto que se suicido arrojándose al vacío desde la Torre.  Desde entonces el lugar se convirtió en más tenebroso aun y se asegura que de noche se escuchan ruidos y gritos,  al punto tal que quienes transitan por el lugar lo hacen tomando precauciones, no exentas de sensaciones o temores indescriptibles.

La lista de viviendas, mansiones, castillos y edificios en esta situación es muy abundante y se extiende por distintos puntos del país, pero para no agobiarlos con estos temas, haremos un paréntesis hasta que insista con historias de este tipo que estamos seguro no son pocas.

 

Texto: Eduardo Reyes, periodista y escritor de Viedma

Las Grutas  — Río Negro

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

¿Es la serpiente el símbolo de la desobediencia y la muerte o quien trae salvación y bienestar?

  Para las religiones monoteístas como el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam, la serpiente …