Cuando “La Veloce” de Esteban Bellini andaba por el Gualicho. Historias cotidianas

Supo decir don Elías Chucair que “a la historia no la constituyen únicamente las acciones de combate ni la sangre que se derrama, sino también la conforman la suma de hechos que se suceden en la vida cotidiana de los pueblos y que tienen en el hombre el principal protagonista”.

“Traer hasta nuestros días distintos matices de un historial ocurrido ayer, significa un modesto aporte para el conocimiento y valoración de nuestro patrimonio y a la vez, rendir homenaje a quienes fueron pioneros en circunstancias que la última alternativa que existía era el sacrificio y la lucha”.

Y tiene mucha razón don Elías: hay que rescatar las pequeñas pero a su vez grandes historias de nuestros pueblos, inspirándonos, por ejemplo en Roberto J. Payró y sus “Historias de Pago Chico”.

Cada pueblo las tiene y los de la región sur han encontrado en sus escritores regionales relatos y anécdotas que de no haber sido recopilados se hubiesen irremediablemente perdido para siempre.

Tengo ante la vista una antigua propaganda probablemente publicada a principios de la década del 20 del siglo pasado que promociona los servicios de la “Empresa de autos “La Veloce”, de don Esteban Bellini.

Don Esteban fue un pionero de Valcheta muy emprendedor y que dejó una frondosa familia. No hubo oficio ni trabajo que le fuera ajeno, en un tiempo que exigía grandes dosis de sacrificio, pero donde estaba por hacerse.

Según reza la propaganda las salidas eran “los viernes para Choele Choel en combinación con el Ferrocarril Sud y los regresos los días lunes”. Se puede apreciar que también poseía un depósito permanente de fiambres, verduras y frutas, atendiendo asimismo comisiones y consignaciones.

Entre otros servicios ofrecía “casa de pensión con piezas amuebladas y comidas a todas las horas”. Como se puede apreciar era un verdadero “emprendedor” como ahora se los llama.

Doña Alcira Igarzábal de Berbel solía contar que “Por el año 1916, llegó aquí, don Esteban Bellini. En el año 1919, instaló una línea de comunicación con automotores que se llamó “La Veloce”, con dos Ford T realizaba transporte semanal de pasajeros y medicamentos, pasando por Lomas Partidas, Nahuel Niyeu, Bajo Palomo, Paso Peñalba (hoy Pomona) hasta Choele Choel, donde llegaban los pasajeros de la Línea Sur. Él hacía el transporte en tren y de regreso bajaban en Valcheta. Como Villa Regina había comenzado a colonizar en el año 1922,grupos de obreros que trabajaban en las vías del ferrocarril en Ingeniero Jacobacci, la “Veloce” los transportaba a Choele, y de ahí, a labrar la tierra, de la actual Perla del Valle. Este servicio –dice doña Alcira- duró hasta el año 1923”.

El historiador José María Rosa escribió que “Comprender el pasado es entrever el futuro, iluminar el camino a recorrer. Pueblo que sabe su historia sabe dónde va, porque no ignora de dónde viene”.

Fueron varios los pioneros de Valcheta como don Esteban Bellini que dejaron su impronta de trabajo y de visión, que amaron esta tierra que se ofrecía generosamente, por eso es importante recordarlos porque según Héctor Izco “Las comunidades que ignoran su pasado y los integrantes que no valoran lo que otros hicieron antes, están trabajando para su propio olvido.

 

Texto: Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

¿Es la serpiente el símbolo de la desobediencia y la muerte o quien trae salvación y bienestar?

  Para las religiones monoteístas como el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam, la serpiente …