El huillín, otro simpático y poco conocido habitante de la Patagonia

 

En realidad, se trata de una nutria de río, a la que se conoce también como gato o lobito de río patagónico, tigre del agua o auilaf. Actualmente se considera que esta especie está en peligro y, según los entendidos en estos temas, probablemente sea la especie de nutria con menor área de distribución en el planeta.

El huillín tiene cuerpo alargado y llega a medir entre un metro diez a un metro treinta, incluyendo la cola y su peso alcanza hasta 15 kilogramos, su hábitat se concentra en los lugares de agua dulce, localizándolo principalmente desde la provincia de Neuquén hasta el lago Buenos Aires en cursos fluviales andinos, en la cuenca del río Limay y en gran medida en el parque Nacional Nahuel Huapí.

Distintos estudios lo ubican también en ambientes marinos de Tierra del Fuego, la Isla de los Estados y el Canal Beagle donde desarrollan sus actividades en el crepúsculo o durante la noche, en razón que uno de sus alimentos predilectos, también tienen hábitos nocturnos.

Los crustáceos satisfacen alrededor del 70% de su alimentación, un 15% de su dieta se compone de peces y el resto lo obtienen de pequeños mamíferos, insectos, aves y algunas semillas.

Al igual que otras especies, el huillín no tiene demasiados depredadores pero sufre la destrucción de su hábitat por parte de los humanos ya sea por obras destinadas al aprovechamiento de los ríos, lagos o lagunas, que modifican sus cauces por dragados o embalses, obras destinadas a la utilización del agua en producciones agrícolas.

Los organismos destinados a la conservación de la fauna tanto de Argentina como Chile, consideran al huillín como especie en graves problemas de conservación y en peligro.

En Chile consideran que la proliferación de criaderos de salmónidos en aguas ribereñas ha impactado muy negativamente en su población debido a que compiten con especies nativas que componen su dieta. Sus hábitos son considerados semiacuáticos y se lo distingue como un buen nadador con facilidades para sumergirse, capturar sus presas y retornar a la superficie en muy escaso tiempo.

En nuestro país donde se produjo el mayor porcentaje de caza fue en Tierra del Fuego, donde primero los habitantes originales, los Yamanas, que utilizaba su piel y su carne y luego el hombre blanco que sobreexplotó la especie por la piel, les provoco una situación crítica, al punto que en algunas zonas prácticamente ha desaparecido y por ello se ha prohibido su caza.

Es necesario en este punto distinguir y separar en primer término las épocas, motivos y necesidades de cada uno. Los Yámanas cazaban por la necesidad de destinar las pieles a su uso, ya sea para confeccionar con ellas vestimentas o artículos diversos como bolsos, y recubrir e impermeabilizar  otros elementos utilizados en sus actividades acuáticas, como también consumir su carne.

El hombre blanco por su parte, entre otras actividades, se dispuso a cazar a estos como otras especies que habitaban en gran medida las Isla Grande de Tierra del Fuego a efectos de explotarlos comercialmente.

Dicha actividad, obviamente, la realizaron sin ningún tipo de medida y control, llegando a producir una sobre explotación que diezmo la población del huillín como de otras especies, también muy requerida por su piel o cueros.

De acuerdo a los informes de estudiosos y expertos el huillín, cuyo nombre científico es “Lontra Provocak”, es algo más grande que la nutria marina, conocida también como “Chungungo”.  Donde encuentra uno de los mejores sitios para desarrollarse es en la cuenca del Lago Nahuel huapi y otros sectores donde abundan aguas y riberas de lagos, y arroyos, como abundante vegetación y restos leñosos.

En esos terrenos construye sus madrigueras, donde pasa buena parte del día descansando, se reproduce y cuida sus crías hasta que estas pueden valerse por sus propios medios, aproximadamente al año de su nacimiento.

Una de las particularidades que lo destacan, algo que ya mencionamos, es la habilidad y capacidad natatoria, especialmente cuando captura moluscos, pequeños batracios, otros mamíferos o aves acuáticas especies con las que se alimenta, lo que hace en el agua.

Para ello adopta una posición como si estuviera haciendo, lo que para cualquier nadador sería “hacer la plancha”, inclusive en esa postura en la que puede pasar un tiempo considerable, rompe la cascara de los crustáceos golpeándolos entre si y poder de tal manera gustar de su carne, por lo que alterna la búsqueda del alimento en la zambullida y la posterior degustación en la posición descripta.

El huillín entonces es otra de las especies no muy conocidas que habita la Patagonia y en vastos sectores de Rio Negro, pero lamentablemente, como ya lo hemos señalado también, está en peligro de desaparecer y no porque haya muchos depredadores naturales como tambien ya lo hemos señalado, sino porque las actividades del hombre que avanza en la utilización de espacios y en el aprovechamiento de accidentes naturales le va quitando.

Lamentablemente, además, el huillin ha sido incluido por La Convención de Comercio Internacional de Especies en Peligro de Flora y Fauna Silvestre en el listado de especies en peligro  o en peligro de extinción.

Texto: Eduardo Reyes, escritor y periodista de Viedma

Las Grutas  –  Río Negro

 

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Viedma: Egresaron enfermeras y técnicos en sistemas, software libre y desarrollo web

Estudiantes de la carrera Licenciatura en Enfermería del CURZA rindieron final y se recibieron de …