Animales suicidas, dos. ¿Son capaces de decidir o solo son coincidencias o imaginaciones?

 

En nuestro comentario anterior planteamos este tema y dejamos bien en claro que existen estudios e investigaciones, realizados por expertos, científicos y estudiosos que interpretan de acuerdo a sus conclusiones, que ambas posibilidades pueden ser válidas y exponen en cada caso sus teorías.

Al considerar que el tema puede resultar interesante o importante, desde el punto de vista que expertos afirman que el suicidio de animales fue utilizado para estudiar el hecho en los humanos, ya que era visto como un acto de abuso, locura, amor o lealtad, como en los humanos, consideramos interesante buscar más material al respecto y ofrecérselos.

Entre el material consultado nos encontramos con un comentario en el que se asegura que los científicos no han sido capaces de constatar si los animales son capaces de decidir acabar con sus propias vidas, aunque reconocen la existencia de afirmaciones y denuncias respecto a perros, caballos y delfines suicidas, pero también sostienen que las evidencias al respeto no son concluyentes.

Los mismos estudios sostienen que es imposible determinar lo que impulsa a los animales a su autodestrucción, pero no obstante se han encontrado y observado en estos, rasgos específicos vinculados al suicidio humano.

Afirma además que muchos animales que parecen sufrir depresión o un duelo, muestran actitudes autodestructivas que a veces termina en la muerte y hace referencia a publicaciones como la del “Illustred London News” que en 1845 informo que un perro de la raza “Terranova”, tras un período de depresión se lanzo al agua y trataba de hundirse y lo más extraño es que tras ser rescatado se arrojaba nuevamente al agua hasta que logro su propósito.

Historias parecidas se repiten con otros perros, como uno que tras la muerte de su amo se negó a comer hasta morir y el caso de un “Pato”, que de acuerdo a reportes, en el puente Overtoun en Escocia, luego de la muerte de su pareja se arrojo también al agua y a pesar de su aptitud para desenvolverse en el agua, se dejo ahogar.

Otros artículos y publicaciones, hablan asimismo de numerosos casos de animales vacunos y ovinos que se arrojaron al vacío en un acantilado, sin motivo alguno.

Entre quienes sostienen la posibilidad cierta que los animales son capaces de decidir terminar con sus vidas, mencionan también el varamiento de ballenas, en tanto los que se oponen a la posibilidad que los animales decidan su propia muerte, sostienen que pueden ser varias las causas de varamiento de ballenas pero niegan que sea por una decisión de quitarse la vida.

Consultando más material relacionado con el comportamiento de distintas especies a los que se les adjudican acciones de autodestrucción,  nos encontramos que las hormigas carpinteras y también algunas  termitas, se rompen unas glándulas, en un proceso que se denomina “autotisis” cuyo propósito es defender la colonia. Se explica que esas glándulas provocan una secreción pegajosa con la que previenen el ataque  del predador natural, un pulgón conocido como “mariquita”.

En otro orden, se ha comprobado que ciertos gusanos parásitos se alojan en saltamontes y grillos hasta que se cultivan y cuando ello ocurre, provocan que su huésped se arroje al agua donde morirá y el gusano se desarrollara.  Algunos estudiosos han confirmado asimismo que existen especies que mueren tras el apareamiento, e incluye en este núcleo a Salmones, ciertos insectos, un tipo de ranas y lagartos.

Afirman que algunos de estos animales mueren al volcar toda su energía en el apareamiento, ya que ayuda a su esperma y a sus genes para reproducirse y se reconoce a esto como reproducción suicida.  Afirma asimismo el estudio que esta situación es muy poco frecuente en los mamíferos y únicamente se conoce que se da en algunas especies de marsupiales.

En Escocia y Escandinavia, tras observar el comportamiento, actitudes y movimientos de los Lemmings, una especie de roedor con cierto parecido a las vizcachas de nuestra región, se les adjudica una extraña conducta que algunos investigadores la asocian con suicidios en grupo.

De acuerdo a lo explicado, estos animalitos  en determinada época del año migran hacia otros espacios más propicios para su desarrollo y si bien no dan certezas absolutas, se estima que por superpoblación u otras razones desconocidas se suicidan.

Esto ocurre, como dijimos, durante la migración y cuando deben atravesar ríos o lagos, aunque también mencionan que en costas escandinavas se los ha visto arrojarse al mar desde los acantilados.

Como se podrá apreciar, existe mucha información relacionada con este tema y múltiples posiciones respecto a la posibilidad que los animales sean capaces de asumir la responsabilidad de optar, ante complejas circunstancias, quitarse la vida o no. Como contrapartida abundan también aquellos que aseguran que ello puede responder a numerosas causas, muchas no confirmadas todavìa y descartan la propia determinación de los animales de tomar tan extrema decisión.

Texto: Eduardo Reyes, periodista y escritor de Viedma

26 – 05 – 2022

Las Grutas –  Rio Negro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Gasoducto de Vaca Muerta: Aseguran que darán trabajo a 3.000 personas en forma directa

Periodistas del diario Ámbito recorrieron el campamento ubicado en el kilómetro 60 de la ruta …