Empresa de Río Negro compró a dos compañías el plan para construir reactor nuclear en Holanda

La empresa estatal rionegrina INVAP les compró a dos compañías holandesas su participación en el emprendimiento que construye y monta un reactor nuclear de producción de radioisótopos en Holanda.  Aunque la operación fue informada a la Bolsa, no se pudo obtener el monto de la operación ni la razón de la venta.

“INVAP ha adquirido el 50% del paquete accionario que pertenecía a Croonwolter&dros (25%) y Mobilis (25%); pasando así a tener el 100% del paquete accionario de Ichos”, señala el comunicado de la empresa rionegrina.

“Dicha adquisición -finaliza el comunicado- refiere a la restructuración de Ichos, a fin de optimizar la siguiente fase del proyecto Pallas, para la provisión de un reactor de producción de isótopos en Petten, Países Bajos”.

Dos veces ganó INVAP la licitación para este proyecto. En 2009 el proceso quedó trunco por la crisis financiera internacional, pero en 2017 se impuso asociada con TBI Holdings, un aglomerado con sede en Rotterdam al que pertenecen Croonwolter&dros y Mobilis, los dos socios que acaban de venderle su parte a la empresa rionegrina.

Las compañías que salen del proyecto tenían a su cargo la obra civil. INVAP se encarga del diseño del reactor, de la integración de la ingeniería de toda la planta, de la seguridad nuclear y de las gestiones para asistir a Pallas en la obtención de las licencias que autorizan la construcción y operación del reactor, basándose en las regulaciones locales y las del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de las Naciones Unidas”, según el acuerdo suscripto hace cinco años.

En 2016, INVAP se asoció con Los Grobo, del zar de la soja Gustavo Grobocopatel, en una empresa de servicios satelitales al agro. El entonces presidente Mauricio Macri viajó a Bariloche para bendecir el acuerdo, pero un par de años después la empresa rionegrina se quedó con el 100% de la sociedad, que se llama Frontec, como ocurre ahora con Ichos.

El contrato con la fundación holandesa Pallas es clave por varios motivos para INVAP: es una puerta al mercado europeo y es un ingreso en euros para una economía a la que no le sobran dólares. Gran parte de los costos del proyecta también está en dólares, pero en el balance la percepción de divisas extranjeras mejora la performance de la compañía.

La ingeniería de diseño, por caso, que es esencialmente horas-hombre, se realiza en Bariloche.

INVAP ya se hizo de un prestigio en materia nuclear con contratos en Asia, África y Oceanía, además de América latina.

Nunca se informó oficialmente, pero trascendió en su momento que el proyecto Pallas tiene un presupuesto de 400 millones de euros.

 

Texto: Martin Belvis, diario Río Negro

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Joven nadadora cubrió 114 km por el río Negro, entre Guardia Mitre y Viedma

La nadadora viedmense Ailén Lascano Micaz nadó este domingo desde Guardia Mitre hasta Viedma, cubriendo …