Inicio Destacados Roberto Arlt de nuevo en la plaza Villarino. Hace 86 años visitó Carmen de Patagones

Roberto Arlt de nuevo en la plaza Villarino. Hace 86 años visitó Carmen de Patagones

Arlt estuvo en Carmen de Patagones hace más de 86 años, en enero de 1934, en el arranque de un viaje hacia la cordillera, para escribir la serie de Aguafuertes Patagónicas que publicó el diario El Mundo de Buenos Aires. Mis amigos saben que soy un profundo admirador de Arlt; de toda su obra y especialmente de aquellas páginas dedicadas a nuestra Comarca. Por eso publiqué, hace ya varios años, un libro titulado “Roberto Arlt en la Patagonia” con la reproducción de algunas de aquellas crónicas y relatos de mi autoría, que se ha conocido y leído en distintos puntos de la región.

Estoy convencido de que las dos ciudades ribereñas del Negro, pero Carmen de Patagones sobre todo, tienen que apropiarse con beneficio del paso de Arlt por estos lares. Si yo fuese intendente (uff!! ni pienso!!) haría poner cartelería para un circuito histórico cultural por los sitios en donde caminó Arlt; y quiero recordar que hace un buen tiempo, con el auspicio del Museo Emma Nozzi y Turismo de la municipalidad, hice un par de experiencias, recorriendo la zona portuaria y comentando los dichos del genial escritor acerca de “los contemplativos de la calle Roca”.

También quiero contarles que ya está preparada una placa que más adelante, cuando la pandemia lo permita, colocaremos en el frente del hotel (antes Percaz) donde durmió y comió Arlt en 1934. Se trata de un hermoso y atractivo trabajo del maestro fileteador Víctor Hugo Davis, que es un gran amigo. El actual concesionario de ese tradicional hotel, Ariel Reggiani, está contento con la idea.

¿Y a dónde quiero llegar? Pues que Arlt está, desde hoy, nuevamente en la plaza Villarino de Carmen de Patagones. ¿Por qué digo nuevamente? Porque en 1934 la recorrió y escribió sobre ese territorio algunos párrafos, con ese personal estilo irónico que lo caracterizaba.

Dijo el cronista porteño que “Subiendo el declive hacia la estación del Ferrocarril del Sur, se tropieza con una plaza mocha, una especie de campos atléticos…”, haciendo referencia a dos cuestiones hoy totalmente olvidadas: la falta de arboleda, dado que por entonces aún no se habrían implantado los majestuosos eucaliptos que hoy brindan generosa sombra, y la existencia, en una de las cuatro manzanas, de pasamanos, paralelas y un trapecio que los muchachos patagonenses usaban para ejercitar sus físicos.

Pues hoy, más de 86 años después, Arlt está nuevamente en la plaza Villarino porque mi libro “Roberto Arlt en la Patagonia” se puede adquirir en el puesto de Mundo Libro, que el amigo Pato Edmundo Libro acaba de instalar y abre los días miércoles, viernes y domingos de 11 a 15.

En definitiva: Roberto Arlt sigue fiel a Carmen de Patagones, porque “es bonito como beso de novia en un día de lluvia”. Ahh!!! Si yo fuera intendente (Qué delirio senil!) colocaría esa frase en un cartel de buen diseño y tamaño, de esos que los turistas usan para sacarse fotos de recuerdo, sobre un lugar de la costanera con el fondo del casco histórico. Citando al autor, por supuesto, no vaya a ser que se quiera apropiar de la ocurrencia arltiana el jefe comunal.

 

Texto: Carlos Espinosa, periodista de Carmen de Patagones y Viedma

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Para ver el eclipse nada mejor que Valcheta. Será uno de los cuatro lugares privilegiados

  Según Luis Melnik, la palabra eclipse deriva del griego ekleipsis, significando “que no aparece”; …