Inicio Destacados Hospital de Viedma, la desolada guardia y el paciente de las 6.30

Hospital de Viedma, la desolada guardia y el paciente de las 6.30

Viernes 8 de noviembre, 6.30 de la mañana, al sector de guardia del hospital Artémides Zatti, de Viedma, ingresó un paciente. Sorpresa: no había ningún otro. Pensó: ¿Qué pasó? “¿Acá están atendiendo rápido?

Bien pronto, un ayudante abrió la puerta de acceso a consultorios. Preguntó el motivo de la consulta, le respondieron y agregó: “Ya lo atienden”. “Ah, buenooo”, dijo entusiasmado para sí el paciente de las 6.30.

Un rato después, seguía permaneciendo solo en el área, por lo general muy concurrido a cualquier hora.

Pasaron varios minutos hasta que llegó una paciente, muy dolorida en el abdomen, junto a su pareja. Pasaron eternos 20 minutos y recién la llamaron para su atención.

El primer –y tempranero paciente de las 6.30 – seguía solo en la guardia hospitalaria. Hasta que llegó un grupo familiar que acompañó a una joven embarazada, aparentemente en término. Minutos después, la atendieron.

Y el paciente de las 6.30 continuó solo en el lugar, pensando que hay personas que concurren al lugar con patologías más urgentes e importantes que la suya y que justificaría que no lo atiendan rápido, aún cuando era el único que estaba en turno en la guardia, desde hacía rato.

Fue a las 7 cuando de recepción le informaron –con mucho desgano-  que “empezaron a atender los médicos de la nueva guardia”.

“Somos pacientes y tenemos que esperar”, pensó cabizbajo el paciente de las 6.30. Y fue a las 8 que le llamó la atención la urgente salida de una ambulancia con personal médico y enfermeros para una atención de emergencia externa.

Entonces,  el paciente de las 6.30, que perdió 1.30 hora de su tiempo para nada, optó con volver a su casa y reprogramar la consulta en el sector privado, por la posibilidad que le brinda la obra social provincial.

Volviendo atrás unos minutos, a las 7.30, más o menos, ingresó el director del hospital público viedmense, con parsimonia, desconociendo que a pocos metros –en la guardia- estaba solo en su soledad el paciente de las 6.30, quien comentó para sí mismo: “No hay problema, los sigo queriendo y reconociendo por la tarea que realizan cada día”, aludiendo a médico/as y enfermeras/os del querido hospital público local.

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Presunto caso de maltrato laboral en Municipalidad de Viedma. “Aplicaremos máximo rigor”

El intendente de Viedma, Pedro Pesatti, afirmó que “no voy a tolerar maltratos laborales en …