Weretilneck, la planta nuclear, los jubilados de privilegios y sospechas sobre la iniciativa

 

La semana pasada, Weretilneck señaló que los manifestantes contra la instalación de la planta nuclear en Río Negro “son los mismos de siempre, jubilados de privilegio que deben cobrar $120.000  de sueldo” y mencionó a dos dirigentes del gremio judicial de SITRAJUR “que tienen un sueldo de $90.000 cada uno por mes”.

Poco después, uno de los dirigentes mencionados –Pablo Barreno- acreditó que gana poco más de $26.000 por mes y hoy María Zambruno, ex empleada judicial y abogada, reconoció que es una jubilada de privilegio y dio a conocer los motivos. También se refirió a “un sospechoso silencio” por parte del gobernador.

Carta abierta al Sr. Gobernador de la Pcia. de Río Negro

Viedma,   de agosto de 2017

 

Sr. Gobernador de la Pcia. de Río Negro

Alberto Weretilneck

Su Despacho

De mi mayor consideración:

 

La que suscribe, María Ester Zambruno, DNI n° 5267828, con domicilio real y legal en la calle El Colono 349 de esta ciudad capital, me siento motivada a expresarle algunas consideraciones respecto a las expresiones vertidas por Ud. a los medios periodísticos, con motivo de las protestas del pueblo, contra la instalación de una planta nuclear en la costa rionegrina:

Principio por concederle una media verdad, en lo que respecta a su calificación como participante de los encuentros y marchas en la ciudad pues, efectivamente “SOY UNA JUBILADA DE PRIVILEGIO”. No obstante cabe aclararle que por motivos diferentes a los suyos, a saber:

1°) Soy una “privilegiada” pues, a mis casi 72 años, no tengo miedo de manifestarme públicamente en defensa de la vida, tal como lo hiciera en las oscuras etapas de la dictadura y lo seguiré haciendo en cuanta lucha que por la promoción de derechos me convoquen o bien por los que fueren conculcados, por persona particular o institución alguna  (municipal, provincial, nacional o internacional).

2°) Soy una “privilegiada” pues trabajé como docente desde los 18 hasta los 24 años y luego como abogada, culminando mi actividad laboral, en forma ininterrumpida, a los 67 años, en el Poder Judicial de la provincia de Río Negro. Vale decir superé, holgadamente, el mínimo de años de aportes requeridos para jubilarme.

3°) Soy una “privilegiada” pues he sido distinguida con designaciones, como profesional, en todos los poderes del Estado rionegrino.

4°) Soy una “privilegiada” pues no he “vivido” del Estado, sino que he sido una “Servidora” del mismo, aportando mis conocimientos con absoluta libertad intelectual y de conciencia, arriesgando, y sufriendo algunas veces, por ende, la permanencia o estabilidad en el cargo, consecuencias de las que no me arrepiento.

5°) Soy una “privilegiada” pues puedo caminar por las calles de mi ciudad y visitar a mis antiguos compañeros de trabajo y ser siempre bien recibida. Guardo maravillosos recuerdos de mi paso por cada institución.

6°) Soy una “privilegiada” pues no mido a las personas por cuánto ganan, sino por cuánto piensan, cuánto analizan, cuánto se juegan por sus ideas, cuánto arriesgan de su propia tranquilidad personal por los demás que sufren, sean o no conocidos.

7°) Soy una “privilegiada” pues tengo una familia trabajadora, estudiosa, y luchadora que enseña con el ejemplo sumando a mis nietos de 4 y 6 años a participar en cuanta movilización que, por ejemplo, tenga que ver con: la LIBERTAD DE EXPRESIÓN, el TRABAJO, la IGUALDAD DE GENERO, la NO VIOLENCIA, los DESAPARECIDOS y en estos tiempos, por LA PROTECCIÓN A LA VIDA EN TODAS SUS FORMAS.

Las marchas nuestras actuales exteriorizan el descontento de los habitantes por el “sospechoso silencio” en que se está llevando a cabo la tramitación, no sólo por parte suya, sino también por el gobierno nacional a los que sumo, obviamente, a cada diputado o senador, que “defienden” la instalación de la central nuclear, sin haberse tomado nunca, salvo honrosas excepciones, la virtuosa y democrática costumbre de escuchar las ponencias de los técnicos y/o ciudadanos autoconvocados en las asambleas. Sólo se animan, como Ud., a “descalificarnos” por los medios.  

                                                          Resulta muy sospechoso que  tan tamaño proyecto sea sólo dimensionado en millones de dólares y no en millones de muertes, como lo muestra una mínima investigación sobre el tema.

En sus declaraciones recurre a denostar, con nombre y apellido a dos concurrentes, demostrando con ello no sólo su falta de conocimiento real sobre los salarios respecto a los mencionados, sino que en lo que respecta a mi persona como “jubilada de privilegio” tampoco logra ser veraz.  Por otra parte si a los aventurados importes de supuestos sueldos le agregamos su señalamiento de que los que marchamos pertenecemos a un rango social determinado, ello nos está mostrando que su sentido de la libertad de expresión está cuasi emparentado con quienes promueven el voto calificado, pero, en este caso a la inversa, Suena como una advertencia fascista. Resulta impropio que un gobernador, que debe gobernar para todos, fomente la discriminación y ponga en riesgo la seguridad de los ciudadanos, atribuyéndose una falsa defensa de quienes no pertenecen a determinado y supuesto status social.

Tampoco resulta creíble la promesa que dicha construcción redundará en un aumento de la capacidad laboral de 5000 puestos de trabajo por 50 años. Revisando los antecedentes de similares emprendimientos mundiales justamente es lo contrario: más tecnificación y automatización, todo lo cual implica un número mínimo de trabajadores y profesionalmente calificados en materia nuclear.

Me permito asegurarle que su gestión, está contraviniendo leyes específicas en materia de defensa de los recursos naturales. Hay previstas y protegidas numerosas áreas de nuestras costas rionegrinas, que son orgullo de quienes las disfrutamos y envidia de los visitantes.

El decir NO a la Planta Nuclear implica, por su evidentemente peligrosidad, obviamente y por contraposición, el propiciar la búsqueda y por ende optar por la aplicación de los avances en materia energética. Por ello quienes marchamos pedimos que se utilice, en la medida que se pueda, mano de obra e industria nacional, emplear a nuestros calificados técnicos y científicos y por supuesto ENERGIAS RENOVABLES Y SUSTENTABLES PARA EL ECOSISTEMA: Eólica, Hídrica, Solar etc. Le sugiero como ciudadana, en estas épocas preelectorales, aunque más no sea como inteligente política comunicacional para los eventuales votantes se permita detener DEFINITIVAMENTE su gestión respecto a la instalación de la Planta Nuclear, pues los habitantes de la Patagonia rionegrina, como lo hicieran en el pasado los que vivían en nuestra hermana provincia de Chubut, en las localidades de Gastre y Esquel, defenderemos el derecho a seguir viviendo con Paz, Alegría y gozando de la naturaleza.

Le recuerdo que, hasta tanto no se convenza que nuestro derecho está por encima de los intereses evidentemente espúreos que motivaron su decisión y la del gobierno nacional, seguiremos movilizados en las calles y en cuantos foros y lugares sean necesarios, haciendo realidad esa famosa frase: “La Voz del Pueblo es la Voz de Dios”.

A punto de culminar esta carta me llegan las declaraciones radiales suyas a la Emisora FM La Comarca con relación al tema, afirmando que: “Si el proyecto de la Planta Nuclear, no tiene licencia social es muy probable que se abandone” a lo cual agregó: “Vamos a ir viendo, según el acompañamiento de la comunidad”.

                                                     Por experiencia en los manejos de la comunicación política, los cuales se ven exacerbados o minimizados, según convengan, conforme encuestas o tiempos de elecciones, me permito dudar de su sinceridad o, mejor dicho de que dichas expresiones sean una promesa nacida de su fuero interno, pues si su deseo siempre fue RESPETAR los DESEOS DE LA COMUNIDAD en materia ENERGETICA tendría que habernosla  comunicado PREVIAMENTE y no ser “descubierta” a posteriori y tomados por sorpresa a los habitantes.

Escuchando detenidamente el audio de la radio mencionada me asombra el grado de DESCONOCIMIENTO que impera en su mensaje cuando afirma que una planta nuclear “No afecta el medio ambiente”. La falaz mención utilizando, comparativamente, el ejemplo que los desarrollos médicos que emplean radioactividad en materia de salud, son maravillosos, es lamentable, por no decir temerarios de su parte, pues justamente es todo lo contrario: la radioactividad MATA, es silenciosa, y en los enfermos no efectúa distinción alguna entre la destrucción de las células cancerosas de las sanas. Le pido, por favor, que no realice un uso abusivo en temas sensibles como el presente en sitios web como Wikipedia, y en cambio tenga más respeto por la inteligencia de sus gobernados.

En la citada entrevista se permitió inferir que sólo los viedmenses estaríamos supuestamente “habilitados” por Ud. para opinar sobre el tema, sumando, justamente, otro ejemplo de la ignorancia que subyace en el tratamiento de tan particular e importante problemática. Las radiaciones son INVISIBLES, SILENCIOSAS, ALTAMENTE NOCIVAS Y LOS RESIDUOS VIVEN MILLONES DE AÑOS, atravesando la materia en todas sus formas (sólida, líquida etc). Los que ahora nos llama despectivamente “militantes” en la causa nuclear, no estamos solamente luchando por la ciudad de Viedma, pues los efectos mortíferos no requieren visa para trasladarse de una localidad a la otra, ni piden mayoría de edad para ser afectados, como tampoco liberan a los turistas, ni a la fauna, o la flora de su toxicidad. Si esto fuera así no estaría el Gobernador de Chubut, Das Neves oponiéndose también. Como fácilmente se advierte esta no es una cuestión partidaria ni de localidades, es una cuestión a FAVOR DE LA VIDA, LA PROPIA Y LA DE NUESTROS SEMEJANTES EN TODAS SUS FORMAS, más allá del tiempo que tengamos de existencia actual o en el futuro.

El desarrollo de la provincia no depende solamente de “inversiones” Chinas, sino de políticos que aplicando sensibilidad social y conocimientos superadores a las propuestas marketineras de ocasión, se sientan involucrados junto a los ciudadanos, en el destino final de sus proyectos, no desoyendo nunca los reclamos de quienes eventualmente los sufrirán. Las decisiones se pueden tomar en minutos, pero las consecuencias pueden ser eternas. No lo olvide, pues los rionegrinos no lo haremos.

Por todo lo expuesto, por favor Sr. Gobernador no se convierta en un futuro cercano, en ser calificado, por propios y extraños como el “Sepulturero de la Patagonia”.

Sin otro particular me despido de Ud. muy atentamente

 

 

 

MARIA ESTER ZAMBRUNO

 

About Raúl Díaz

Check Also

Río Negro: Un joven individuo pasará 16 años en cárcel por homicidio y otros hechos

  Matías Matamala Escobar, de Choele Choel, fue condenado a 16 años de prisión por …