Piden juicio contra el padrastro y la madre de la nena de tres años agredida en Roca

 

La fiscal Teresa Giuffrida consideró cumplida la instrucción del caso de la niña de tres años que fue asistida en el hospital de General Roca el 11 de marzo, luego que su padrastro la dejara herida en la guardia.

El violento sujeto se encuentra actualmente con prisión preventiva y pesan sobre la madre medidas de prohibición de acercamiento hacia la nena.

Respecto de la calificación legal, la Fiscalía endilga al padrastro el delito de “haber ocasionado, con conocimiento y voluntad, lesiones de carácter grave a la niña. Esa conducta que se encuentra agravada por ensañamiento, por cuanto en la producción de las lesiones hubo una intención deliberada de aumentar el dolor, de hacerla sufrir” y citó las constancias de la historia clínica que ratifican este aspecto.

Mientras que a la mamá, la representante del Ministerio Público le atribuyó que “conociendo la situación de maltratos y golpes a los que era sometida su hija, la dejó en situación de desamparo, permitiendo con su omisión que su pareja consumara las lesiones”.

“De haber cumplido con su rol de protección que como garante de la integridad física de su hija tenía, los hechos no habrían ocurrido. No sólo que no sacó a la pequeña del lugar donde era maltratada sino que tampoco la llevó al médico para que la asistiera. Además no podemos desconocer que la niña no tenía controles médicos y que estaba ‘crónicamente adelgazada’”, argumentó la fiscal.

La calificación legal que le cabe al padrastro es ser autor de “lesiones graves agravadas por ensañamiento”, y a la madre se la acusa de “ser partícipe necesaria de lesiones agravadas por ensañamiento y por el vínculo”.

Respecto de la valoración de la prueba, se señaló que se encuentran acreditados en el expediente los hechos, a través de varias testimoniales, entre las cuales están las del personal policial que se encontraba en el nosocomio como también de quienes llevaron adelante las primeras diligencias para ubicar a la madre y a su pareja.

Se incluye el acta de procedimiento policial, donde se describe la llegada del hombre con la niña desvanecida al hospital, que en ese acto brindó datos falsos.

La Fiscalía tuvo presente que uno de los testigos declaró tener temor de la conducta del padrastro y dijo que éste lo habría amenazado en varias oportunidades.

Completan las pruebas un allanamiento realizado en el domicilio donde vivía la pareja junto a la nena y sus hermanitos.

Se agregan las declaraciones de las operadoras del hospital y de Promoción Familiar que atendieron a la niña en el nosocomio, de las integrantes de la Oficina de Atención a la Víctima que actuaron en el caso desde el primer momento, el informe médico policial como también el del médico forense, la historia clínica del hospital local y Sanatorio Juan XXIII, donde la nena fue operada tras presentar un nuevo cuadro luego de haber sido dada de alta. Todo ello avala lo que el Cuerpo Médico Forense calificó como lesiones graves y que le permitió señalar la existencia de maltrato infantil.

La Fiscalía tuvo en cuenta la pericia social forense y el informe del Gabinete de Criminalística, que da cuenta de que las lesiones de la víctima se corresponderían con los elementos secuestrados en la casa.

Oportunamente, la fiscal de Cámara, Graciela Echegaray, siguiendo los lineamientos planteados por la Fiscalía de Grado y la Defensora de Menores, Estela Aroca, solicitó la prisión preventiva del padrastro, y la Cámara Primera en lo Criminal lo confirmó. Mientras que en oposición se pronunció el defensor oficial, Gustavo Viecens, que solicitó el levantamiento de la medida cautelar.

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

PAMI: ATE denunció nombramientos de militantes en Bariloche con sueldos de $258.000

  La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) denunció el desplazamiento del personal de carrera de …