En Bariloche analizaron posibles consecuencias de estelas que dejan aviones en el cielo

El sábado 22 de abril, en el marco del Día Mundial de la Tierra, se realizó en Bariloche una jornada de visibilización sobre la Geoingeniería climática con participación de vecinos de esa ciudad, Dina Huapi y Trevelin (Chubut). Analizaron posibles consecuencias de las estelas que dejan los aviones a su paso, que duran varias horas, se ensanchan y forman nubes que bloquean el sol

La reunión fue convocada y organizada por un grupo de  vecinos autoconvocados  de la Norpatagonia, con el acompañamiento de la Defensoría del Pueblo barilochense.

Entre las 14 y las 21, más de 200 personas analizaron e intercambiaron de lo que está ocurriendo en Bariloche, el proceso de investigación llevado adelante por el grupo, una muestra  fotográfica, una mesa informativa y la proyección de videos con imágenes documentadas en la región.

También participaron concejales de Dina Huapi y Trevelin,  legisladores de la provincia de Río Negro, físicos, biólogos, trabajadores del Centro Atómico, vecinos y vecinas,  preocupados por el avistamiento de las estelas que dejan los aviones a su paso, que duran varias horas, se ensanchan y forman nubes que bloquean el sol.

El fenómeno ha sido documentado a lo largo de los últimos dos años con fotos, videos, días, horarios, números de vuelos, por vecinos de toda la región.

La preocupación radica en los componentes contaminantes y riesgosos para la salud que podrían contener esas estelas y que podrían ser aplicaciones de la llamada “geoingeniería climática” que se ha documentado visualmente y con muestras de aire, suelo y agua en otras partes del mundo.

Si bien diferentes posturas manifiestan que se trata de vapor de agua condensada, lo cierto es que no se sabe a nivel local qué componentes pueden tener estas estelas, que crean cielos con figuras y formas nunca antes vistas, sumado a la incertidumbre de un clima cambiante y desconcertante.

Durante el encuentro, la defensora del Pueblo, Andrea Galaverna brindó una charla sobre “El rol de las Defensorías del Pueblo en las cuestiones ambientales y herramientas de participación ciudadana”.

“La defensora dejó claro la importancia del acceso público a la información veraz y afirmó que “la resolución de conflictos ambientales que afectan a esta ciudad requieren de una activa participación ciudadana y de un compromiso férreo de parte de los organismos de control del estado que deben atender la demanda a cada ciudadana y ciudadano afectados, y exigir el debido cuidado y/o la reparación eficaz y efectiva del daño producido, con costas a quienes lo provocan.”

Otra de las disertaciones estuvo a cargo de Alejandro Beletzky quien habló sobre “La arrogancia del poder global: ¿Por qué niegan lo evidente?” en donde hizo alusión al desarrollo global de la geoingeniería en curso, a pesar de que la ONU resolvió suspender todo tipo de avances sobre esta materia, por la inexistencia de estudios que determinen los riesgos y las consecuencia en la salud de la población y de la tierra.

Para finalizar, se proyectó el documental “¿Por qué diablos nos fumigan?” donde meteorólogos, biólogos, ambientalistas, y productores agrícolas afectados cuentan los desastres que está generando la aplicación de la gestión de la radiación solar con dispersión de aerosoles estratigráficos generando cambios bruscos en el clima, desastres naturales como sequias e inundaciones, alteraciones en la vegetación general, muerte de especies, etc.

“Tras esta primera jornada se plantea la necesidad de ser escuchados por los organismos estatales y las instituciones públicos privadas que están en condiciones de llevar adelante análisis ambientales, siendo este el principal objetivo del grupo convocante”.

“Todos queremos estar equivocados y que las estelas no contengan metales como aluminio, bario y estroncio”, datos que se desprenden de las definiciones de la Nasa y de los estudios de los expertos de la ONU. Pero para estar seguros y arribar a la verdad “es necesario hacer los estudios ambientales, y no sólo quedarnos con las teorías científicas cuyas explicaciones pueden ser pertinentes, pero no se basan en muestras y análisis locales, reales y concretas.”

“Por ello entendemos como vecinos que es fundamental impulsar los monitoreos de aire, suelo y agua correspondientes, y obtener los resultados esperados que llevarían calma a la población”.

Se adjuntaron fotos del encuentro y fotos ilustrativas tomadas el miércoles 26 de abril de 2017 en el Cerro Tronador entre las 14:30 y 15:00, sacadas  por un vecino de Bariloche.

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Con un plan oficial, más de 800 vehículos fueron compactados en Río Negro

  Más de 800 vehículos fueron compactados, hasta el momento, en la provincia de Río …