Mucha mugre a pocos metros de la casa del gobernador Weretilneck, en Viedma

 

Hace varios años, un predio de poco más de una manzana ubicado en un sector del barrio Don Bosco fue vendido en remate y recibió por entonces una ávida respuesta por parte de la demanda y necesidad de privados, pero también de algunos especuladores inmobiliarios.

En parte del inmenso inmueble, que delimitan las calles Patriarca, Contín, Mazzarello y Domingo Savio, fueron construidas varias viviendas, pero quedan amplios terrenos que exhiben malezas y son depósitos de basura de todo tipo.

Por Mazzarello y Savio es notoria la suciedad, aún cuando un terreno está frente al CEM 4 y otro sobre Mazzarello, de intensa  circulación vehicular.

En la esquina de Savio y Patriarca está ubicada una “garita” para policías de la guardia de seguridad de la casa del gobernador Weretilneck y de propietarios de otras casas del coqueto barrio viedmense.

Pero, esa definición de cuidado, limpio y agradable no es válida para esos terrenos baldíos que especuladores inmobiliarios dejan pasar el tiempo para futura inversión, al igual que otros numerosos predios del barrio Don Bosco, donde son propietarios algunos comerciantes, empresarios y profesionales, pero también funcionarios de distintos ámbitos municipales y provinciales.

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Con un plan oficial, más de 800 vehículos fueron compactados en Río Negro

  Más de 800 vehículos fueron compactados, hasta el momento, en la provincia de Río …