Inicio Destacados Reducción del consumo de sal: “No se percibe en el sabor y el beneficio es muy grande”

Reducción del consumo de sal: “No se percibe en el sabor y el beneficio es muy grande”

 

 

 

El jueves se realizó la capacitación para panaderos de Bariloche y Dina Huapi, como parte del programa “Menos sal más vida”. El municipio barilochense se sumó a la iniciativa para promover la alimentación saludable y la prevención de enfermedades crónicas en la comunidad local. El médico Carlos Tassara explicó el impacto de este tipo de cambios en los hábitos alimenticios

 

 

La Municipalidad de Bariloche se sumó a una iniciativa nacional y provincial que busca reducir el consumo excesivo de sodio en la población, como estrategia para prevenir enfermedades crónicas muy extendidas, como la hipertensión, los problemas cardiovasculares y los ACV.

 

A través de la Subsecretaría de Coordinación General, la comuna trabajó en coordinación con Salud Ambiental del Ministerio de Salud de la provincia, para implementar en Bariloche una capacitación específica para elaboradores de pan, con el objetivo de lograr una reducción gradual del 25% en la concentración de sodio en sus productos, a lo largo de los próximos cuatro años.

 

En la capacitación participaron seis panaderías, integrantes de la Escuela de Gastronomía y referentes municipales de las áreas de Bromatología e Inspección General.

 

Carlos Tassara, titular del Departamento de Enfermedades Crónicas del Ministerio de Salud de la provincia de Río Negro, estuvo a cargo de la instancia de formación y explicó: “Elegimos a los panaderos porque el pan está en la mesa de todos y como es un producto que llega masivamente, con un actor social como es el panadero nosotros estamos involucrando a un integrante de la comunidad como un referente en la lucha contra este tipo de patologías”.

 

El médico consideró que este tipo de capacitaciones constituyen “una estrategia poblacional, que tiene llegada a toda la comunidad y por eso tiene alto impacto”. Y definió: “Es un trabajo multisectorial, porque la salud la construimos entre todos. La comunidad también puede colaborar en la salud de su barrio, en la salud de la población que consume sus productos”.

 

Tassara detalló que el objetivo del programa “Menos sal más vida” es reducir gradualmente la concentración de sodio en los panificados, para disminuirla en un 25%. Contó que se trata de un cambio prácticamente imperceptible para el consumidor: “Nuestras papilas gustativas no perciben ese cambio mínimo, un 25% es un cambio que no se percibe en el sabor del producto pero el beneficio es muy grande.

 

“De eso se trata: no es que el pan no tiene sal, está reducido el sodio, que es muy diferente al pan sin sal. Y como las personas nos vamos acostumbrando a ciertas cosas, esto genera un hábito y entonces se puede seguir disminuyendo”.

 

En la Argentina se consume por persona un promedio de alrededor de 11 gramos diarios, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un consumo de no más de 5 gramos de sodio por día.

 

”Estamos muy alto y el daño que genera es muy grande: predispone a problemas cardiovasculares, renales, ACV, hipertensión, evaluó el profesional. Y resumió: “El consumo excesivo de sal aquí es cultural, y esperamos revertirlo. En este tipo de enfermedades, como se trata de costumbres, nos va a llevar tiempo. Pero hay que ir horadando la piedra”.

 

El médico señaló que “las enfermedades crónicas empiezan a aparecer después de los 40. Si uno tiene factores de riesgo, como sedentarismo, obesidad, mala alimentación, este tipo de enfermedades aparecen antes. La idea es mejorar un poco los hábitos y que aparezcan lo más tarde posible. Una de las medidas es disminuir el consumo de sodio. No es el único factor, pero ya es uno. Si no como tanta sal, hago actividad física, no fumo y me alimento bien, tengo pocas chances de que me aparezca una enfermedad de tipo crónica. No podemos saber lo que nos va a pasar, pero sí tratemos de no buscarlo. Y si nos aparece, que nos aparezca en vez de a los 40, a los 70”.

 

Tassara valoró además especialmente la notable asistencia a la capacitación por parte de los alumnos de panadería: “Eso es importante, porque de acá a futuro tendrán internalizado este concepto y habrá nuevas generaciones de panaderos que ya piensen en esta cuestión”.

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

En 90 días terminarían obra de puesta en valor de “plaza seca” en la Manzana Histórica

    Un plazo de ejecución de 90 días tiene la obra de refacción y …