El carnaval en Venecia se celebra desde la Edad Media. Tenía connotaciones desconocidas

 

A propósito de la celebración de los “carnavales”, es interesante recordar que en Venecia se festeja desde el siglo XI y la palabra “carnaval” tiene un origen sorprendente porque anunciaba la Cuaresma de Invierno que se iniciaba el día después del carnaval cuando estaba prohibida la carne y la palabra entonces viene de “Carnelevare”, cuya significación era “quitar la carne”.

Antiguamente todo estaba permitido en Venecia, donde se vivía un período desenfrenado, por lo que se la conoció como la ciudad de la fiesta y los placeres, con coloridos desfiles y otros eventos.

Se dice también que el poder veneciano se imponía en el Mediterráneo y se celebraba con una procesión encabezada por un buey y doce cerdos que caminaban hasta la Plaza de San Marcos, acontecimiento con el que se festejaba la victoria sobre el Patriarca de Aquileja. Concretamente, en Italia se insiste en que el carnaval se inicio con la Victoria de la República de Venecia contra el Patriarca de Aquileja en 1162. Por la alegría de la victoria la gente se reunió en la Piaza de San Marcos.

En la misma plaza los animales fueron sacrificados y la carne repartida entre la gente, declarando que el carnaval estaba abierto públicamente. Desde entonces el festival ha acompañado la vida de la ciudad, reflejando por lo general contingencias históricas, en especial  victorias, como por ejemplo la de Lepanto obtenida en 1571 por la Serenísima República contra los turcos.

La leyenda sostiene por otra parte que en esa ocasión surgieron las máscaras y buen pretexto para las festividades como procesiones de estas, llamadas mascaradas.

En el siglo XV se suprimió el sacrificio de animales y fue suplantado por el vuelo del turco que consistía en que un equilibrista cruzara la plaza caminando sobre una cuerda.

Siempre a estar por la leyenda, los siglos XVII y XVIII fueron reconocidos como la edad de oro de los carnavales de Venecia, pero coincidentemente el poder de la ciudad estaba declinando tanto política como económicamente, y algunos lo comparaban con el cisne, que según dicen canta antes de su muerte.

Fue entonces que por decreto del Senado de la República se quitaron las barreras de palacios, casinos y tabernas entre otros lugares, instalándose los espacios reservados al placer y la recreación, todos ambientes para la diversión  permitiendo además la aparición de disfraces y mascaras, hasta entonces bastante sobrios, dejando entonces todas aquellas que el pueblo elija, como las procesiones de polichinelas, titiriteros y charlatanes recorriendo la ciudad.

Ya en el siglo XX y hasta la década de 1980 el carnaval de Venecia fue reconocido, como uno de los festejos más famosos del mundo.

De acuerdo a registros históricos, cuando el auge del festejo alcanzaba el máximo esplendor llegó a tener una duración de cuatro meses y actualmente la celebración alcanza los 15 días.

Un protagonismo sobresaliente adquirió la máscara en el carnaval, al punto tal que se sostiene que el festejo no tendría sentido sin ellas, al igual que el disfraz, que se transformó en parte integral de la vida cotidiana. Cabe agregar que originalmente, solo se permitía usar la máscara durante el período comprendido entre Santo Stefano, el día después de Navidad, cuando se iniciaba el carnaval y cuando la festividad llegaba a su fin.

No obstante, posteriormente el uso se tornó más frecuente y se tomaba como un símbolo de diversión y la vida social de la ciudad, entonces la gente usaba mascaras para salir de noche, hasta aquellos que usaban armas, y para practicar juegos de azar, que estaban prohibidos, como ingresar con disfraz a los conventos.

De acuerdo a las informaciones, el Carnaval de Venecia es muy distinto a iguales celebraciones en el resto del mundo, destacándose los disfraces, las máscaras y el espectacular desfile de las góndolas en el canal principal, con personas luciendo trajes del siglo XVII veneciano, tal como si recién hayan salido de un cuadro.

Obviamente, estos atractivos convocan a turistas y visitantes de todo el mundo, los que adhieren y participan de los festejos y los desfiles tanto los organizados como improvisados.

La fiesta incluye diversas delicias gastronómicas típicas, especialmente ricos dulces, entre los que se destacan los conocidos “fritolle”, una especie de buñuelos fritos con piñones y pasas, acompañados de otras delicias propias del lugar.

Para los italianos, “El Carnevale di Venecia” se celebra anualmente y termina con la fiesta cristiana de la Cuaresma, o sea 40 días antes de Pascua, un día antes del miércoles de Ceniza y es conocido en el mundo por las típicas máscaras venecianas.

Eduardo Reyes, escritor de Viedma

Las Grutas  —  Río Negro

 

 

 

About Raúl Díaz

Check Also

La acusaron de provocar un incidente vial, pero en realidad salvó a víctima del hecho

  Una enfermera profesional de Cipolletti presenció un incidente vial en la calle San Martín …