La piedra movediza de Tandil también tiene su propia leyenda. Otro misterio

Durante varios años se habló de aquella misteriosa gran piedra de granito que se bamboleaba casi imperceptible al borde de un cerro en Tandil, para permanecer en equilibrio, hasta que sin una certera explicación, cayó dando oportunidad que nacieran  las muchas  versiones respecto a su caída.

La piedra que se había convertido en un atractivo turístico y era muy visitada cayó al vacío el 29 de febrero de 1912 y si bien no se estableció el porqué tampoco cómo llegó a ubicarse sobre el cerro, aunque esta historia- leyenda trata de dar una explicación al respecto.

Al parecer, allá lejos y hace tiempo quienes habitaban el sistema conocido como “Tandilia” creían que el sol y la luna eran los creadores de la tierra y posteriormente crearon al hombre, desde entonces la luna y el sol eran adorados porque los consideraban dioses.

De acuerdo a la narración, posteriormente quienes poblaban la región comenzaron a notar que el sol iba perdiendo su luminosidad hasta casi apagarse, por lo que comenzaron a preocuparse y hasta que advirtieron que en el firmamento apareció un puma, que celosos porque los hombres adoraban a su dios trataba de apresar al sol.

Los habitantes que advirtieron la situación comenzaron a estudiar y analizar esa realidad y entre las soluciones encontradas figuraba atacar al puma, lo que finalmente hicieron.

Para ello, la opción que encontraron fue preparar flechas y lanzarlas a la vez y sin cesar hacia el cielo, con el propósito de acertarle al puma, lo que finalmente ocurrió.

El animal cayó entonces al suelo acusando el dolor y ya agonizando, lo que provocó que la luna quisiera salvar al puma, lo que intentó hacer lanzando piedras para proteger al animal que seguía en el suelo doblegado por el flechazo que cada vez lo debilitaba mas.

Siempre a estar por la leyenda sobre el tema, la cantidad de piedras que la luna arrojó para proteger al puma herido se formó el cordón de Tandilia o comúnmente conocido como “Las Sierras del Tandil”.  Pero no solo eso, el sol volvió además a recuperar su brillo.

Obviamente, esta circunstancia alegró a los habitantes de la región, que observaron que el sol retornaba a ofrecer o brindar su luminosidad.

No obstante, advirtieron también que la caída de las piedras que había arrojado la luna provocó singulares modificaciones en el terreno que habitaban, a raíz del surgimiento del cordón montañoso, pero principalmente la mayor preocupación se centraba en un punto que les llamaba la atención.

De acuerdo también a la leyenda, de la punta de flecha que atravesó el cuerpo del puma cayó una enorme piedra de granito que quedó posada en la cima del cerro moviéndose muy lentamente como haciendo equilibrio.

Afirma que cada vez que asomaba el sol el puma se enojaba sobremanera, al punto que la piedra adquiría un movimiento mayor.

Como ya lo anticipamos, la piedra que fue durante varios años un convocante atractivo turístico, cayó al vacío el 29 de febrero de 1912 y el acontecimiento trajo consigo otro misterio que aún hoy no se ha podido develar totalmente.

Por lo tanto, mientras no aparezca una razón valedera o una certeza respecto a las causas que provocaron la caída de la famosa piedra, surgen los trascendidos, las opiniones, las posibles motivaciones, muchas de las cuales claro, aparecen mayormente del imaginario popular. Entre ellas, se escuchan algunas que acercan posibles y creíbles causas, como otras que son difíciles de considerar como probables y hasta rozan evaluaciones insólitas.

Texto: Eduardo Reyes, escritor y periodista de Viedma

Las Grutas  —  Rio Negro

 

       

 

About Raúl Díaz

Check Also

Le robaron la camioneta a punta de pistola: un seguro no quiso cubrir el hecho

  Una mujer oriunda de Viedma sufrió el robo de su camioneta Amarok en el …