La rayuela tiene origen religioso y la relacionan con la salvación del alma

 

Según investigaciones sobre este juego, podemos afirmar que se jugaba en Grecia bajo el nombre de “escolias” y también en la Roma Imperial, en tanto en nuestro país hay archivos que afirman que ya se jugaba en el 1900.

Por otra parte, estudios realizadas por la investigadora María Hurtado García afirman que el origen del juego se relaciona con la representación de la salvación del alma, versión conocida en la Europa del Renacimiento y la temática basada en la Divina Comedia de Dante Alighieri, en la que el personaje central sale del Purgatorio y trata de alcanzar el Paraíso, para lo que debe atravesar nueve mundos

La explicación en ese sentido afirma que el jugador representa una ficha que salta de casillero en casillero con una sola pierna en alguno de los estamentos, al tiempo que debe empujar una piedra que representa su alma, que tras partir busca llegar al cielo.

De acuerdo a las investigaciones, el juego se practica en distintos lugares del mundo, donde además se lo conoce con otros nombres como “avioncito”, “sambori”, o “golosa”, por caso Asturias España, México y Colombia, aunque también aparece en otras culturas, como África, Asia y la India.

Se asegura que el juego permite a los niños desarrollar y coordinar vista, movilidad, agilidad, movimientos y equilibrio.

Algo curioso ocurre con el juego en Chile, donde desde 1948 ha sido declarado deporte nacional, claro que el desarrollo del mismo fue modificado y adaptado con el propósito de adecuarlo a necesidades deportivas.

Otra curiosidad es la gran difusión del juego en el mundo y la numerosa cantidad de denominaciones o nombres con los que se lo identifica. Además, como sucede con la mayoría de los juegos y tantas otras cosas, las versiones sobre la práctica, nombres y origen de la “rayuela” son más que abundantes y una de ellas afirma que fue inventado por un monje español, cuya idea era simbolizar con el mismo, el inicio de la vida y plantear sus dificultades, alternativas y obviamente la muerte.

En la antesala de la misma aparece entonces el infierno y el purgatorio, que serían etapas previas del cielo, para su creador la meta final.

Otros estudiosos, investigadores, historiadores y analistas de juegos lúdicos sostienen que la “rayuela” es uno de los más conocidos en todo el mundo y constituye un enigma etnológico, ya que aún dudan de sus verdaderos orígenes y le atribuyen como al juego de naipes significados míticos, mágicos, religiosos y cabalísticos.

La popularidad de este juego motivo que el celebrado escritor Julio Cortázar le dedicara una novela que fue publicada en 1963 y que tuvo gran trascendencia en el mundo literario.

Cortázar describe como se juega a la “rayuela” y destaca que “con una piedrita que hay que empujar con el zapato hay que llegar a cielo, lo que es muy difícil ya que casi siempre se calcula mal y la piedra sale del dibujo. Sin embargo, se va adquiriendo la habilidad necesaria para salvar las diferentes casillas y un día se aprende a salir de la tierra y remontar la piedrita hasta el cielo.”

Menciona también Cortázar en su novela “el bello dibujo con tiza y colores en las veredas en sus diferentes formas, tanto la rectangular, la de fantasía (que no es muy usada) o caracol”.

Por otra parte, quienes han seguido el crecimiento y evolución del juego en distintas partes del planeta, mencionan como curiosidad la numerosa variedad de nombres con los que se ha denominado o identificado este entretenimiento, que no obstante las modificaciones que el paso del tiempo propone, aún siguen vigente

Texto: Eduardo Reyes, escritor y periodista de Viedma

en Las Grutas, Río Negro

About Raúl Díaz

Check Also

Pesar por los fallecimientos de dos servidores públicos de la provincia de Río Negro

Autoridades del Ministerio de Salud de Río Negro y del Hospital de Cervantes (Alto Valle) …