Desplazarse en zancos: habilidad temeraria y peligrosa para arriesgados y entendidos

 

Años atrás, quienes disfrutábamos la etapa de la niñez sin computadoras, televisión, teléfonos móviles y otros adelantos que nos fue imponiendo el avance de la tecnología, igual encontrábamos motivos suficientes para ser felices, aunque en nuestros hogares de padres trabajadores, también sabíamos de carencias.

Y así como el avance de la tecnología nos fue dotando de tantos elementos, también nos fue quitando la creatividad, la inventiva, el ingenio y todas aquellas cosas que eran tan necesarias para desarrollar nuestra capacidad para crear nuestros juegos y los juguetes o elementos necesarios para disfrutar nuestra felicidad de niños.

Si bien cada una de las acciones que se sucedían en las actividades recreativas respondía  a un correlato de tiempos correspondiente a nuestro propio calendario previsto para los juegos, cada uno nos planteaba un atractivo especial y despertaba algo distinto. Uno de los que más nos atraía, era el tiempo de los zancos.

Esto como consecuencia que la construcción de los juegos y juguetes que estábamos obligados a construir respondía a varias premisas, entre ellas el diseño que debía representar  una elegante figura, pero que a la vez cumpla las necesarias facilidades para el mejor desplazamiento y seguridad. Este era el tema que nos complicaba con los zancos, ya que era necesario lograr un elemento para montarnos que nos separaban por lo menos un metro del suelo.

Si bien en nuestro caso, el uso era casi exclusivamente para juegos y competencias, en la antigüedad el o los zancos tuvieron usos rituales, educativos y como transporte en sectores complicados, como pantanos, terrenos inundados o poblados de insectos y alimañas, entre otros con  diversas dificultades.

El tema ritual surgió en una región de África donde estaba prohibido andar en zancos, ya que ello era solo una prerrogativa de los sacerdotes.

Esto como consecuencia que los religiosos ejecutaban algunos rituales mágicos, entre ellos danzas y representaciones en las que aparecían divinidades ejecutadas desde la cima de los zancos. Asimismo, en las Fiestas patronales de Anguiano en La Rioja (España) donde se realizaba la danza de los zancos.

Si bien no se conoce bien el origen de los zancos, son un símbolo en Francia y Holanda, donde los pastores cuidaban y cruzaban con sus rebaños terrenos fangosos, en sus zancos de madera de un metro envueltos en piel de cordero para protegerse de la humedad.

Los historiadores estiman que los zancos fueron utilizados por primera vez en Poitou (Francia) en  tanto otros indican que el origen podría ser Holanda, y hay quien también sostiene que en Japón se usaban para realizar travesías entre poblaciones incomunicadas por la nieve, en Camerún en cambio se usaban para caminar en terrenos donde abundaban insectos y  alimañas, en tanto en otros lugares los festejos de muchas poblaciones contemplaban en sus celebraciones las danzas en zancos

También, según escritos de antaño, aparecen en distintas  zonas de Europa los zancos, que según se mencionan se utilizaban en diversas tareas de campo como poda de árboles, recolección de frutos o para extraer resina.

Donde también aparecen los zancos cobrando notoriedad y popularidad, es en distintas competencias deportivas en las que los participantes lo hacían sobre  zancos, y entre ellos se mencionan carreras, partidos de baloncesto, el ascenso a cumbres de montañas, como otro tipo de pruebas.

Entre ellas se mencionan distintos raid y entre ellos uno, efectuado por un panadero francés quien en 1891 unió Paris con Moscú en  58 días y por otra parte se destaca que figuras de personas y conjuntos de ellas bailando en zancos aparecen en obras pictóricas de la época desplazándose en estos artefactos, entre ellas importantes trabajos de Goya, Dalí y Brueghel.

Las informaciones al respecto agregan que muchos trabajadores que desarrollaban actividades a cierta altura en edificios, utilizaban también esos elementos para poder limpiar ventanas, pintar, reparar o colocar techos como asimismo yesos en las paredes. Otros testimonios escritos sostienen asimismo que  también los zanqueros actuaban para divertir a la concurrencia de los circos, especialmente a los niños claro.

En Bélgica se considera que era una actividad folklórica y deportiva de competencias que se programaban para distintas celebraciones en forma recreativa, aunque también existen informaciones sobre tipos de combates  similares o con las características del  boxeo, pero  sobre zancos.

En algunos lugares de Europa se ensayó con escuelas para el manejo de zancos para que los niños se puedan desenvolver con soltura, equilibrio y capaz de realizar acciones con destreza para luego encarar juegos individuales o grupales e incluso teatralizar escenas con los zancos puestos, con la idea además de facilitar movimientos a niños con pequeños problemas motrices.

Se sabe además que en muchos países los zancos están disponibles como juguetes de habilidad para niños y el uso se enseña en talleres de habilidades de circos, escuelas y ferias de habilidades y otros eventos.

Texto: Eduardo Reyes, escritor y periodista de Viedma

Las Grutas  –  Río Negro

 

 

 

About Raúl Díaz

Check Also

Misterioso cráter gigantesco en la Meseta de Somuncurá, Río Negro y Chubut

La gran Meseta de Somuncurá (como alguien dijera: un secreto de remotas edades en acecho) …