Miguel San Martín, ingeniero rionegrino de la NASA, llevará en 2037 un ser humano a Marte

 

El ingeniero de la NASA ya hizo aterrizar el robot Curiosity en Marte. Dentro de 15 años, por el 2037, el ingeniero Miguel San Martín (63), espera formar parte de algún modo de la mayor proeza tecnológica de la NASA: llevar a un ser humano a Marte.

San Martín es un hombre singular. Nació en Buenos Aires, pero pasó sus veranos en la Patagonia: Villa Regina. Se trata del Alto Valle de Río Negro, donde el clima cálido es una constante y los cielos inmensos y despejados.

San Martín soñó con las estrellas aunque no se convirtió en astronauta sino en pieza clave del prestigioso Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA, donde ayudó a que los primeros rover aterrizaran seguros en la superficie del Planeta Rojo en los últimos 20 años. En breves palabras, San Martín es una indiscutida estrella de la industria aeroespacial.

Hace pocos días, visitó Bariloche para participar del evento “Migración de ideas”, organizado por la Fundación Balseiro, que este año está dedicado al presente y futuro de la industria aeroespacial argentina.

Resumen del texto publicado por el periodista Claudio Andrade en el diario porteño Clarín

Entrevista con Miguel San Martín, ingeniero de la NASA

“Hoy puedes ser parte de la carrera espacial desde Bariloche”

Profesional argentino del Jet Propulsion Laboratory (JPL), jefe de Ingeniería de Guiado, Navegación y Control de Sistemas de la misión Curiosity y consultor en la misión Perseverance.

 En la próxima década el ser humano con casi toda seguridad depositará sus pies sobre Marte. Será la proeza más impactante que haya protagonizado la historia de la ciencia.

Miguel San Martín, argentino de raíces patagónicas, es uno de los profesionales clave de la NASA sobre el que recae una significativa parte de este desafío.

San Martín partió muy joven a Estados Unidos, donde se formó académica y profesionalmente, pero sus ojos nunca han perdido de vista a su país y a su querido sur.

“La última ocasión que estuve en la chacra de Villa Regina fue en 2013, fue una sensación dulce y agria como dicen en Estados Unidos, pero lo bueno es que me reencontré con muchos amigos”, relata a El Cordillerano.

Por estos días regresó la provincia donde pasó numerosos veranos e inviernos de su infancia. El científico de la NASA, integrante del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA, se encuentra en Bariloche para participar del evento “Migración de ideas”, organizado por la Fundación Balseiro, que este año está dedicado al tema: “El presente y futuro de la industria aeroespacial argentina”.

La actividad se realizó el sábado 29 de octubre en Bariloche y fye transmitido por internet en https://migraciondeideas.org/.

En su visión, el estallido de internet ha significado un poderoso avance para la ciencia aeronáutica en lo que a difusión se refiere. Con todo lo que esto implica a la hora de captar el interés de las nuevas generaciones.

“El interés por el sector viene muy bien, es más que nunca, diría, con las redes su actividad llega aun más a los chicos y hay un impulso muy grande en la NASA y en la Unión Europea para que los jóvenes sean participes de la aventura. Ahora pueden ver en vivo, o por Twitter, cómo aterriza una nave”, subraya.

“El campo aeronáutico ha aumentado de tamaño, ya no tienes que irte a Estados Unidos, como hice yo mismo, para ser parte de la industria aeronáutica, puedes hacerla acá trabajando en el INVAP, en Bariloche. Ya no es el dominio de unos pocos países o agencias o compañías. Hoy los smallsat (satélites pequeños) son otro avance y los construyen en la universidad y en escuelas secundarias”, explica.

“Las universidades argentinas siempre se han caracterizado por formar excelente profesionales. No tengo tantos datos ahora, pero estoy seguro de que eso sigue ocurriendo”, agrega reflexionando acerca de su país donde observa un buen panorama de mentes jóvenes dedicado a la ciencia.

Mientras tanto, el experto, que ha obrado como jefe de Ingeniería de Guiado, Navegación y Control de Sistemas de la misión Curiosity y Consultor en la misión Perseverance sigue enfocado en llegar a Marte desde el destacado papel que le toca en la NASA.

“Todavía falta un tiempo para recolectar las muestras obtenidas en Marte. Primero habrá que ponerlas en órbita, luego otra nave la toma y luego otra las deposita”, recuerda como un preámbulo explicativo de lo que es, en verdad, la carrera a Marte.

“Probablemente ocurra en la próxima década, aunque hay gente como Elon Musk que asegura llegará en esta. Ellos tienen la energía y los recursos para lograr en menor tiempo. Si Starship le funciona a Musk, lo cambia todo. Se aceleraría todo. Para fin de esta década lo habría logrado, mucho antes que la NASA. La NASA es más lento pero más seguro, donde pone el ojo pone la bala, somos muy conservadores, pisamos en firme, no haremos algo que no sabemos que no va a funcionar, no tomamos riesgos”, detalla.

“Depende de varios factores, pero se podría llegar a Marte para el fin de la próxima década. Entre fines del 30 y principios del 40”, apunta.

En esta parte de su vida a San Martín integra la vieja guardia de la NASA. “El diálogo con los jóvenes siempre es con mucho respeto, aunque nos gusta que nos desafíen. Yo soy de los viejos y muchos de mis colegas se han retirado”, reflexiona.

“Me jubilaré el día que no me divierta más, el día que no me den ganas de ir trabajar, entonces colgaré los botines”, dice el científico.

Junto a San Martín, entre los participantes al encuentro estuvieron: Emiliano Kargieman, fundador de Satellogic; Gabriel Absi, gerente del área espacial de INVAP; Josefina Peres, gerenta de Proyectos Satelitales de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), y el panel estará moderado por la periodista científica Nora Bär.

Texto publicado por el periodista Claudio Andrade en diario Noticias Net

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Hallaron los cuerpos de los jóvenes que se ahogaron en el Dique Ballester, Alto Valle

Estaban desaparecidos desde el domingo pasado. Tenían 19 y 23 años. El hallazgo se produjo …