Entre refranes, el dólar se ríe a carcajadas, pero en su propio país se agarra la cabeza

En los turbulentos días que vivimos los argentinos el dólar aquí se ríe a carcajadas y en su propio país se agarra la cabeza.

A pesar que el general Perón supo decir que “los argentinos no comemos dólares”, el contexto mundial y la dinámica de la economía han cambiado porque el mundo está globalizado, y ahora es distinto, porque todos los insumos se debe adquirir en dólares y eso encarece la vida y provoca la estampida de los precios.

DÓLAR:

No te rías tanto de nosotros, porque llegará el momento en que tendrás que llorar. A cada chancho le llega su San Martín.

No te alegres mucho por nuestras viscisitudes porque los argentinos “tenemos más carreras que Leguisamo”.

No te confíes que te dejaremos hacer de las tuyas porque somos más desconfiados “como sapos a la guadaña”.

Terminá de subir porque “estamos más rajados que balde de plástico”.

Tené cuidado, porque “carne el calceta que la coma quién la meta”.

Por tu culpa “vamos de trancos a Barrancas”, pero “vamos a vadear este río despacito y por las piedras”.

Sos “más peligroso que puchero e cabeza”.

Entre vos y los pesos vamos “más entreveraos que trote e perro”.

No nos lamentaremos mucho “porque después del conejo ido, palos a la madriguera”.

Te ensañas con nosotros porque “cuando andamos de culo todos los nabos están de punta”.

Te crees que” sos un piola y sos un piolín”.

“Qué higo de fruta” que sos.

Te conocemos desde siempre: “quién de gallina nace, escarba”.

“No sos ten peludo que no se te vea la frente ni tan calvo que no se te vean los sesos”.

No te creas inocente: “Le robaste la horquilla al diablo”.

Por tu santísima culpa “andamos a los tirones como perros en vaca muerta”.

Tenés “más humos que telegrama de indio” pero cuando caigas dirán: “Listo el pollo y cerrado el gallinero”.

“Sos más pesado que mudanza de herrero”. Y nosotros “a los saltos como rengo en tiroteo”.

Te atrevés con nosotros porque “siempre hay un roto para un descosido” y porque sabés que “estamos de culo como botellas de jardín”.

Dólar, mequetrefe de todos los países, ratón de sentinas, termita voraz, musaraña de papel, escorpión furioso, sapo de otro charco, temible lampalaguas, hiena salvaje, planta nauseabunda, el óbolo de la viuda vale más que todas tus trapisondas.

Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

 

 

 

 

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

¿Es la serpiente el símbolo de la desobediencia y la muerte o quien trae salvación y bienestar?

  Para las religiones monoteístas como el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam, la serpiente …