Llamativas descripciones: “Un teatro sin fantasma es un teatro sin historia”

 

La cita que encabeza esta nota nos invita a introducirnos en los distintos teatros de nuestro país para saber algo más de sus existencias y porque no  aportar elementos destinados a ratificar o descartar la contundente afirmación que sostienen muchos de quienes tienen vinculación permanente con la actividad teatral.

Para ello hemos recurrido a distintas notas publicadas por colegas que se ocupan de los trabajadores del espectáculo, como también de los centros donde se realizan los mismos, para lo cual han recopilado información  y anécdotas de los espacios más importantes o conocidos.

Lo primero que surge de las publicaciones relacionadas con las investigaciones sobre el tema, es que son numerosas las personas que han experimentado vivir situaciones o sucesos inexplicables y la mayoría coincide en opinar que los espectros no pretenden llevar adelante malas acciones, ni tienen el propósito de asustar o provocar miedo y solo se trata de quienes permanecen en el lugar por ser un ámbito con el que están familiarizados o el lugar que aman.

Las publicaciones sobre el tema aseguran que varios trabajadores de teatros de la ciudad de Buenos Aires, coinciden en historia que permanecen vigentes y que se relacionan con la presencia de fantasmas en las salas donde cumplen sus tareas desde hace ya un tiempo prudencial.

Empleados del Teatro Payrò, cuentan que allÍ permanecía desde mucho tiempo atrás el Fantasma de Purita, una empleada de ese lugar que murió allí y que con frecuencia se la ha visto pasar fugazmente por alguna de las dependencias de la sala, incluso hacen referencia o cuentan anécdotas en las que afirman haber escuchado su voz.  Quien recibió esa información de parte de gente del Teatro, tanto del personal como directivos, se refirió al hecho con total normalidad, casi con la misma que le fue transmitida.

Personal que cumple funciones en el conocido Teatro Cervantes, se refirió asimismo a la presencia de espectros en ese centro y contaron que a poco de haberse inaugurado la sala, uno de los técnicos frecuentaba una pequeña salita en la que había un piano en el que solía sentarse a interpretar distintas composiciones.

El protagonista de este suceso conto hace poco mas de una década atrás, que en una ocasión que estaba haciendo uso del teclado, alguien se asomó y en español antiguo le preguntó  “ Y tu quien eres ¿” .

El testigo del hecho agregó que levantó la vista y solo pudo observar el contorno de una mujer y sin dejar de tocar expresó que era técnico del teatro y la mujer desapareció.  Agregó el hombre que la aparición no debe haber durado más de un minuto.

Y también al respecto el “técnico y pianista”, que siempre se habló en el teatro del “Fantasma de María Guerrero, la española que fundoó esa sala”, para agregar que durante días estuvo pensando en el momento que le toco vivir, y que además pensando en esa experiencia también paso varias noches sin poder dormir.

Expresó además que aquí no termina la cosa, ya que cuando volvió a su trabajo se enteró que había un elenco internacional ensayando en la Sala Caviglia del complejo y entonces le conto la experiencia a una de sus jefas, quien relato que había hecho lo propio con la primera actriz, la que por su parte se presento ante èl para explicarle que ella se asomo y creyó entonces que quien estaba tocando el piano, era el fantasma, para añadir que se sintió decepcionado, pero asumió que era esa también la forma de alimentar los mitos.

Y como no podía ser de otra manera, nuestro principal teatro, el “Colón”,  tampoco se prohibió de tener su inquilino y de acuerdo a lo que afirman  los empleados, allí habita Sofìa, una bailarina que se suicido al ver frustrada su carrera por sufrir la fractura en un tobillo.

En este caso, muchas bailarinas dicen estar familiarizadas con su presencia debido a que la han visto – si bien muy fugazmente –  en el espejo delante del cual ensayan a diario.   Afirman asimismo que su figura aparece danzando,  detrás del grupo que  en ese mismo momento se encuentran entregadas también a esa misma tarea.

Considero que sería ocioso  reiterar situaciones como las descriptas, con historias que se conocen, parecidas o similares  a lo largo y ancho del país, y quizás en el mundo entero, ya que son los teatros uno de los lugares en los que con mayor frecuencia aparecen estos espectros y los estudiosos de estas cuestiones lo atribuyen a diferentes razones, aunque coinciden que el  ámbito es muy propicio para que ello ocurra.

Texto Eduardo Reyes: escritor y periodista de Viedma

22 – 04  –  2022

Las Grutas  –  Rio Negro

 

 

 

 

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

La Trochita volvió a unir  Río Negro y Chubut

Se trata de una salida promocional que realizó la legendaria formación chubutense, partiendo desde la …