En Las Grutas se aparece un caballero templario. “Búsqueda de una misteriosa puerta de piedra”

Si el turista visita las playas cálidas  de Las Grutas y se dirige en una excursión al Fuerte Argentino, no se asuste si en ese lugar se encuentra con un caballero templario.

Viajará en el tiempo hasta la época de los cruzados cuando estos se asentaron arriba de las caballerizas del Templo de Salomón y comenzaron a custodiar los tesoros del Temple, entre el ellos el más mítico y emblemático: el Santo Grial o sea la copa o cáliz donde el señor Jesús bebió el vino en la Última Cena y que luego fuera conservada por José de Arimatea.

Cuentan los osados que en el viaje oceánico del caballero Parsifal esos tesoros recalaron en el Fuerte para ser luego preservados en un lugar secreto de la Meseta de Somuncurá, detrás de una misteriosa puerta de piedra.

Lo cierto es que este moderno caballero templario recrea toda esta gesta a los turistas que quieran escucharlo.

Cuentan en las viejas sagas artúricas que donde se asentaba el Grial había hontanares de agua dulce o pozos artesianos.

Justamente donde se aparece este caballero templario cuando baja la marea se puede apreciar entre la restinga un pozo perfectamente redondo. ¿Será de agua dulce?

Hasta los Grutynos se consideran los guardianes del lugar. Teorías, suposiciones ¿cuentos chinos?

Todos misterios que sirven como atracción turística y que incorporan al imaginario de los que visitan el balneario una nueva fantasía que invita soñar.

Texto: Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Luis Beltrán (Valle Medio): el huevo frito del Beco, el piche de Pelufo y el vino del Gaucho Pobre

  Tuve suerte, en otro tiempo, de conocer y disfrutar del día a día en …