Casona de Estancia San Adolfo, en Villarino. “Una joya arquitectónica en la zona rural”

Perteneció a Don Carlos Guillermo Luro Pradere, décimo cuarto hijo de Pedro Luro y Juana Pradere.

Carlos Luro nació en Buenos Aires en 1869 y se casó con Estela Levingston Gómez en 1893 con quién tuvo cuatro hijos.

Don Carlos también era propietario del Aras Los Cardos y fue nombrado en una publicación de la famosa revista Caras y Caretas a principios de 1900.

La Casona San Adolfo no fue su residencia permanente ya que vivía casi todo el tiempo entre Buenos Aires y Dolores, pero en esta mansión se planearon los primeros canales de riego de la zona cuando contrató al ingeniero Urgoiti.

La casona fue construida en 1924 y posee un refinado estilo neocolonial francés. Una arquitectura muy típica de la época.

En total, posee 26 habitaciones, sótano, dos terrazas bordeadas de balaustres, molduras horizontales y en los remates laterales dos ramos de cardos en relieve.

Toda una joya arquitectónica enmarcada en nuestra zona rural que no solo relata la belleza y la grandeza que traían los terratenientes de la época, sino que describe el paso del tiempo a través de muchas familias que llegaron aquí y aún permanecen, gracias al trabajo que brindaba la Estancia.

Texto difundido por Villarino Turístico

Villarino es un municipio al Sur de la Provincia de Buenos Aires. Se destaca por sus campos y playas agrestes y sus cuatro aguas turísticas, mar, termas naturales, ríos y lagunas.

Sudoeste bonaerense.

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Luis Beltrán (Valle Medio): el huevo frito del Beco, el piche de Pelufo y el vino del Gaucho Pobre

  Tuve suerte, en otro tiempo, de conocer y disfrutar del día a día en …