Homenaje a empleada estatal rionegrina. Una oficina de Viedma lleva su nombre

 

Una merecida evocación, que se transformó en un homenaje formal y oficial, sirvió para dejar plasmado el recuerdo de Alicia Guenumil, quien se transformó en un emblema de la Delegación Viedma de la Secretaría de Estado de Trabajo.

Con gran emoción y dolor por su partida, compañeros y compañeras, familiares, amigos, referentes gremiales y funcionarios se congregaron el lunes en un acto que fue encabezado por el secretario de Trabajo, Jorge Stopiello, y en el que se impuso mediante resolución el nombre de “Espacio Lic. Alicia Guenumil” a una oficina de la Delegación Viedma.

“La imposición trasciende el mero hecho del reconocimiento y se convierte en una evocación diaria de alguien que dejó ejemplos de rectitud, compañerismo, valores, esfuerzo, trabajo y superación”.

Stopiello mencionó durante el acto: “Este reconocimiento sirve para que quienes no la conocieron o la conocieron poco a Alicia y se encuentren con su alusión en la oficina pregunten quién fue y cada compañero y compañera sabrá describir mejor que nadie sobre ella”.

La ceremonia se realizó en el patio de la Delegación, con todos los recaudos y protocolos por el covid-19. Estuvieron además de los tres hijos y la nieta de Alicia, las subsecretarias de Fiscalización, Sumarios y Multas, María Martha Aviléz; de Capacitación y Empleo, Rina Spina, y de Administración, Romina Reali y el delegado local, Roberto Zubiri.

Tras las palabras de Stopiello, la hija mayor de Alicia Guenumil agradeció el gesto del reconocimiento y recordó también que “en muchas oportunidades mi mamá nos trajo con ella porque éramos chicos; nos compraba un sándwich y veníamos con ella. Eso habla de su gran responsabilidad para con su trabajo y también hacia nosotros”.

Posteriormente se pasó a la sala donde se descubrió la placa que lleva el nombre de Alicia Guenomil.

“Alicia era una verdadero ejemplo, nunca la ibas a escuchar levantar la voz ni decir una mala palabra; mucho menos hablarle mal a alguien”, así recordó a Alicia una de sus compañeras de trabajo.

“Trabajadora de la Delegación por espacio de 38 años y a punto de jubilarse, Alicia fue una de las víctimas del covid-19. Había empezado a trabajar como personal de servicio de apoyo; nunca se quedó quieta y siempre siguió para adelante”, agregaron sus compañeros.

Es por eso que con el tiempo pasó a ser administrativa hasta llegar a la esencia misma de la Secretaría de Trabajo: la oficina de Reclamos, donde diariamente atendía a mucha gente con su calidad humana.

En sus últimos años había estudiado en la Universidad y se había recibido de licenciada en Psicopedagogía. Esperaba su jubilación para dedicarse de lleno a su nueva carrera y también a su familia.

“Su partida deja un espacio vacío inmenso, pero queda el enorme cariño de los suyos y un inspirador ejemplo de vida”.

Texto y foto: Prensa Casa de Gobierno de Río Negro

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Asaltaron a un juez y familia en su casa en Viedma. Sufrió otro hecho delictivo en 2013

  El juez viedmense Carlos Reussi fue asaltado hoy en su domicilio y habría sido …