Inodoro Pereyra, el renegau, en tiempos de Covid “visitó” Valcheta. ¿Usaría barbijo?

 

Hay personajes geniales que nos han acompañado a los argentinos por generaciones. Crecimos con ellos y nos identificamos con sus pesares, sufrimos juntos ante las injusticias de este mundo cruel, reímos por las cosas que nos pasan y hasta los sentimos tan reales como el sol que nos alumbra.

Están para siempre con nosotros: Clemente con los papelitos, el topo Gigio y sus grandes orejas, Petete y su libro gordo, don Fulgencio con toda la infancia que no tuvo, Mafalda, Patoruzú con el inefable Isidoro Cañones y tantos otros, porque son nuestros y bien argentinos. ¡Huija!!!

Pero si debo mencionar a uno de los más entrañables, porque es de tierra adentro como muchos de nosotros, no me puedo olvidar de una de las más grandes creaciones del genial Roberto Fontanarrosa: “Inodoro Pereyra, el Renegau”. Ya desde el mismo apodo me pegó fuerte porque casi todos nosotros somos así: algo renegaus.

Como su creador Inodoro podría decir que “estoy comprometido con mi tierra, casado con sus problemas y divorciado de sus riquezas”.

Yo, siempre caviloso (lo soy por naturaleza), me puse a pensar en estos tiempos de pandemia si al Inodoro lo afectaría el Covid. Y me surgieron muchas preguntas más seguidas que escupida de músico.

¿El Inodoro, la Eulogia y el Mendieta tendrían la obligación de usar tapabocas o los mal llamados barbijos? Yo personalmente creo que no, porque viven en el campo en su propia globa y están apartados de los grandes centros de contagio. Aparte que el Inodoro el único barbijo que conoce es el que dibuja los caprichos del facón en la cara de los impertinentes.

¿Se tendría que cuidar la Eulogia? Tal vez –digo yo- por su sobrepeso. ¿Haría falta recomendarles que no se besen y abracen? No, porque ellos no conocen esas linduras de los puebleros y  no son muy afectos a esas ternezas.

De sus amigas las loradas no tendrán nada que temer con respecto al Covid, pero si mucho cuidado con la psitacosis, (grap, que palabreja).

La pregunta del millón ¿se vacunaría Inodoro? Yo creo que por su carácter rebelde e indomable no permitiría que lo vengan a inocular, y sacaría lo más rápido posible si enorme facón, que lleva al cinto como un asador.

¿Se quedaría en casa el Renegau? La respuesta es terminante: Jamás. Es amigo del aire libre, del campo abierto, de los bichitos de la tierra, de la intemperie; y aparte ¿cómo aguantaría a la Eulogia durante todo el día?

¿Tomaría Ivermectina? A lo mejor, digo yo, por serle más conocida.

Recientemente vino a Valcheta el amigo Ricardo Peinado, actor entre otras muchas cosas, y representó una obra interpretando magistralmente al Inodoro Pereyra. Nos divertimos mucho. Y yo me comencé a hacer estas preguntas.

Pero pensándolo bien son solamente personajes de historitas que están más allá de las contingencias que a diario nos afectan a los seres humanos, que sí somos frágiles y vulnerables, aunque a veces hallamos creído todo lo contrario. Los que debemos cuidarnos somos nosotros y creo por largo tiempo.

Le pregunté a Mendieta que pensaba de esta pandemia y casi como un ladrido me dio la respuesta: “Qué lo parió”.

 

Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

 

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

”Río Rosa remando por cáncer de mama”, plan ejecutado por clubes de canotaje de Río Negro

  La legisladora rionegrina Norma Torres propuso declarar de interés social, sanitario, educativo y comunitario …