En Neuquén, detuvieron al aviador de Viedma Federico Machado, misterioso empresario

Lo detuvieron en la capital neuquina a partir de un alerta roja de Interpol. También lo investigan por manejar minas clandestinas de oro. Sus múltiples contactos con políticos de la Argentina. Así publicó el diario porteño Clarín y también detallaron medios periodísticos regionales.

A continuación la nota difundida esta noche por Clarín

El misterioso empresario argentino Federico Andrés Machado (53), conocido popularmente como “Fred”, quedó detenido este jueves en el aeropuerto de Neuquén, a partir de una alerta roja que emitió Interpol por pedido de los Estados Unidos.

Su nombre no sólo figura en una colosal causa de la Justicia norteamericana por narcotráfico y lavado de dinero, sino que además figuró en varios episodios de alto impacto en la Argentina: se lo vinculó con el “narcoavión” de los hermanos Juliá y con los vuelos que realizó el detenido empresario kirchnerista Lázaro Báez para lavar dinero proveniente de la corrupción.

Machado nació en Viedma el 2 de enero de 1968 y se radicó en Miami, donde posee al menos dos empresas dedicadas a la aviación en el estado de Florida, denominadas South Aviation Inc. y Pampa Aircraft Financing.

Aunque sus movimientos siempre estuvieron bajo sospecha, su suerte se complicó el pasado 24 de febrero, cuando la Justicia estadounidense lo acusó de integrar una organización criminal dedicada al tráfico de cocaína mediante el uso de la flota de aviones de su propiedad.

El 1° de abril, según informaron a Clarín fuentes del caso,  el Distrito Este del Estado de Texas libró una orden de detención por los delitos de “asociación ilícita para la fabricación y distribución de cocaína, lavado de dinero y fraude virtual”.

A partir de allí, la Interpol ordenó su captura internacional y finalmente la Policía de Seguridad Aeroportuaria argentina lo atrapó el jueves a la noche, cuando llegó al aeropuerto de Neuquén para tomarse un vuelo con destino a Buenos Aires.

Su detención se concretó por orden del Juzgado Federal Nº 2 de Neuquén, a cargo Gustavo Villanueva. Fuentes de la investigación consultadas por Clarín agregaron que a Machado se lo acusa además “por realizar estafas que le habrían permitido el lavado de 550 millones de dólares originados en el tráfico de cocaína“.

Incluso, se cree que intentó realizar un nuevo lavado “por 34 millones de dólares en Argentina”.

En la megacausa se trata de determinar si “Fred” puso a disposición sus aviones ​para movilizar cargamentos de cocaína por varios países de la región, entre los que figuran Colombia, Venezuela, Guatemala y México.

Tras ser arrestado en el aeropuerto de Neuquén, Machado quedó detenido de forma preventiva, a la espera de que la Justicia resuelva si es extraditado a Estados Unidos.

Los Juliá, Báez y el oro ilegal de Guatemala

​El 2 de enero de 2011 los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá aterrizaron en el aeropuerto de El Prat, Barcelona. Llegaron a bordo de un jet Bombardier Challenger 604 cargado con 944,5 kilos de cocaína.

Los Juliá se convirtieron así en los protagonistas de una de las historias más escandalosas sobre el tráfico de drogas entre Argentina y España. Ambos fueron condenados a cumplir 13 años de prisión.​

El nombre de Machado figuró en aquella historia. El ahora detenido empresario fue quien le consiguió a Gustavo Juliá el primer avión (un Howker) con el que comenzaron los vuelos a Europa, entre 2009 y 2010.

Juliá también recurrió a Machado cuando buscó una aeronave que le permitiera volar a Europa sin tener que hacer escalas, pero el misterioso empresario decidió no sumarse a esa operación.

Es como que te compren un Citroen hoy y vengas mañana y te pidan un Mercedes“, le explicó Machado luego a la revista NOTICIAS.

Finalmente, los Juliá consiguieron la aeronave a través de un contrato con la compañía Jet Lease, que tal como reveló Clarín, incluía el depósito de un seguro por 400.000 dólares y un pago mensual de 75.000 dólares.

Algunos años después, el nombre de “Fred” volvió a figurar en otra megacausa. En este caso, la denominada “Ruta del dinero K”  que expuso las maniobras que se realizaron durante el kirchnerismo, y por las que se encuentra detenido el empresario Báez, para lavar dinero proveniente de maniobras de corrupción vinculados con retornos de la obra pública.

En 2013 se conoció que el escándalo de Lázaro Báez tenía como protagonistas a dos aviones: un Learjet 35A LV-ZSZ de la empresa Marla Jet S.A, vinculada con los hermanos Juliá, y un Cessna Citation III, matrícula N955 HG.

se Cessna era de la empresa South Aviation, de Machado. En aquel entonces, la compañía con sede en Fort Lauderdale le indicó a Clarín que la aeronave había sido alquilada por el financista Federico Elaskar, quien le vendió la compañía CJI, conocida como “La Rosadita”, a Báez.

En febrero pasado, a Báez condenaron a 12 años de prisión por lavado de 55 millones de dólares entre 2010 y 2013.

La Justicia determinó que ese dinero origen ilícito fue trasladado a cuentas en paraísos fiscales, luego utilizado para la compra de bonos del Tesoro argentino y después depositado en las cuentas en Argentina de la empresa Austral Construcciones, propiedad de Báez.

Junto con el empresario también fueron condenados sus hijos Martín Báez, a una pena de 9 años de cárcel, Leandro Báez, a 5, y Luciana y Melina Báez, a 3 en suspenso.

Y como si fuera poco, a “Fred” también lo investigan en Guatemala por conducir un sistema para estafar a inversionistas. Según publicó la prensa de ese país, la Fiscalía Federal constató que “se enviaron millones de dólares a Machado, quien estaba canalizando parte del dinero hacia una mina de minerales en Guatemala”.

“El nombre de Federico Andrés Machado salió a relucir el 27 de enero pasado durante una citación en el Congreso de la República como presunto responsable de la explotación de una mina ilegal en Camotán, Chiquimula, donde estarían extrayendo oro y plata”, precisó El Periódico

Foto: El Periódico

Esto publicó el diario río negro

Empresario de Viedma acusado de narco por Estados Unidos cayó en Neuquén

Lo detuvieron en el aeropuerto por una alerta roja de Interpol. El juez federal analiza su situación. Los antecedentes.

Un ciudadano de Viedma, radicado desde hace años en Estados Unidos, fue detenido el viernes en el aeropuerto de Neuquén porque está vigente una alerta roja de Interpol que pide su captura.

Las acusaciones del gobierno de Estados Unidos son por narcotráfico en gran escala, lavado de dinero y fraude electrónico. El sospechoso es dueño de una empresa de aviones y lo acusan de financiar campañas políticas de en algunos países, entre ellos Argentina.

Su aparición en el aeropuerto de Neuquén causó conmoción entre las fuerzas de seguridad. La Policía de Seguridad Aeroportuaria, que había recibido el alerta roja de Interpol, procedió a la inmediata detención del hombre y lo puso a disposición del juez federal Gustavo Villanueva.

Se desconocen las razones por las cuales el individuo llegó a Neuquén, aunque trascendió que hace menos de un mes alquiló un departamento en la ciudad.

También tendría domicilio en Viedma, y en 2019 la revista Noticias lo vinculó con el financiamiento de la campaña presidencial de José Luis Espert.

Diversas fuentes consultadas por Río Negro identificaron al detenido como Federico Machado. Ayer a la tarde estaba cumpliendo trámites en la sede neuquina de la Policía Federal, a la espera de que se defina su situación.

Los vínculos con la región

Más cerca en el tiempo, en marzo de este año, los concejales del Frente de Todos de San Antonio Oeste rechazaron la firma de un convenio entre la Municipalidad y la empresa Max Technology SRL que “habilita la instalación de un taller para reparaciones navales en un inmueble municipal ubicado en un sector de la Bahía de San Antonio, de máxima vulnerabilidad por su valor histórico y ambiental”.

Los concejales dijeron que el representante de la empresa ante el Municipio es Diego Goñi, un piloto militar retirado, e infieren que llegó a San Antonio Oeste “a través del dueño de aviones viedmense, radicado hace años en Miami, Federico “Fred” Machado, célebre entre otras cosas por ser quien colaboró con dinero y logística para la campaña de José Luis Espert y, no tan gratamente, por ser el dueño del avión en el que se secuestró en España casi una tonelada de cocaína, por lo que fueron presos los hermanos Juliá”.

gregan los concejales Guillermo Masch, Marcela Dodero y Vanesa Carmona en su denuncia que “el dinero de Machado, proveniente de Estados Unidos, de actividades vinculadas a los aviones, según se sabe en la capital provincial, fue a parar a campos, mineras e inversiones diversas, gerenciadas por su primo, el ex basquetbolista Claudio Cicarelli, con fuertes vínculos empresariales con el sanantoniense Claudio Urcera y el referente de Cementos de Sur, el también aviador de Baires Fly, Luis Longo”.

La acusación de EE.UU.

En tanto una investigación publicada en marzo por El Periódico de Guatemala señala que “el nombre de Federico Andrés Machado salió a relucir el 27 de enero pasado durante una citación en el Congreso de la República como presunto responsable de la explotación de una mina ilegal en Camotán, Chiquimula, donde estarían extrayendo oro y plata”.

“Pero este ciudadano argentino con inversiones en minería, construcción y desarrollo de proyectos turísticos en Guatemala, tiene problemas más graves y urgentes que atender: el 24 de febrero pasado fue acusado por el Gobierno de Estados Unidos junto con otras siete personas de integrar una organización que entre 2012 y el 18 de diciembre de 2020 conspiró con narcotraficantes en Colombia, Venezuela, Ecuador, Belice, Honduras, Guatemala y México para enviar miles de kilos de cocaína a Estados Unidos”.

Añade la investigación periodística que “Machado, Debbie Mercer-Ewin y su hija Kayleigh Moffett, habrían lavado al menos US$350 millones de 2016 a diciembre de 2020, según las investigaciones de la fiscalía estadounidense. Por esto son acusados de cinco delitos: conspiración para manufacturar y distribuir cocaína, conspiración para fabricar y distribuir cocaína sabiendo que esta iba a ser llevada de manera ilegal a Estados Unidos, manufactura y distribución de cocaína con el conocimiento de que esta sería ingresada de manera ilegal a Estados Unidos, conspiración para cometer lavado de dinero y conspiración para cometer fraude electrónico”.

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Río Negro: Millonarias licitaciones para caminos, locomotoras y equipos informáticos

  Están en proceso de avance tres licitaciones, difundidas en forma oficial recientemente, referidas a …