Cuando Patagones disputó en el año 1900, con Viedma, la capitalidad de Río Negro

La condición capitalina de Viedma sufrió distintas circunstancias históricas desde 1879 en adelante. En 1900, cuando resultó casi totalmente destruida por las aguas y se impuso el traslado provisorio de su jerarquía a Choele Choel, y después en la constitución de 1957 donde la tarea de definir el asiento de la capital –con las opciones de Viedma y General Roca- generó un muy serio enfrentamiento entre las distintas regiones de la provincia.

En ambas circunstancias Viedma, su dirigencia y sus vecinos tuvieron que luchar para defender los intereses de la ciudad contra las aspiraciones de otros centros geográficos, tanto pertenecientes a la jurisdicción rionegrina como de otras y aún arteras traiciones que nadie pudo imaginar.

En realidad, está todo dicho y ha sido objeto de distintos análisis y comentarios lo que sucedió en la convención de 1957 donde se encuentran los diarios de sesiones y explicitadas las posiciones de cada bloque parlamentario y de sus integrantes. Sobre todo la visión geopolítica de aquellos convencionales en los umbrales de la provincia naciente.

La perspectiva del tiempo transcurrido permite hoy apreciar el acierto de haber desestimado la ubicación de la ciudad capital en la región de mayor desarrollo económico y de concentración de capitales.

De todas maneras, aquel proceso con una capital condicionada por una fórmula transaccional, culminó recién el 20 de octubre de 1974 cuando una ley sancionada en forma unánime por los sectores legislativos declaró a Viedma capital definitiva de la provincia.

El TRASLADO DE LA CAPITAL A CHOELE CHOEL

Producida la gran inundación de 1899, el fenómeno determinó que el poder ejecutivo nacional -siendo presidente el general Julio Argentino Roca- dispusiera el traslado de la capital del territorio a Choele Choel, teniendo en cuenta que la vecina Patagones pertenecía a la provincia de Buenos Aires. En el transcurso de los meses el gobernador Eugenio Tello, de gran ascendencia en la población, junto a una representativa comisión de vecinos apuntaron al cumplimiento de varios objetivos: lograr la restitución de la condición de capital del territorio para Viedma e iniciar las tareas de reconstrucción del poblado y las defensas para evitar nuevos desbordes del río.

La comprometida situación de Viedma dio lugar a que dirigentes de otras localidades como General Roca y la propia Choele Choel empezaran a promocionar estos lugares para oficializar el traslado en perjuicio de Viedma; si bien en un principio se consideraba provisorio, los intereses creados, fundamentalmente económicos, pujaban para que fuera definitivo.

El clima político reinante y la impaciencia de la gente lugareña hicieron que el gobernador Tello tomara licencia, dejando en su cargo a Rómulo Sarmiento -entonces secretario General de la Gobernación-,  con quien tuvo comunicación directa durante todo el proceso, y se instaló en Buenos Aires exclusivamente dedicado a encontrar una solución constitucional en beneficio de Viedma.

Y así el 10 de mayo de 1900 el presidente Roca firmó el decreto que restituye la capitalidad territorial a Viedma.

La noticia fue jubilosamente recibida y el gobierno organizó un gran asado popular de carne con cuero para celebrar el acontecimiento.

Pero casi simultáneamente noticias alarmantes llegadas de Buenos Aires dieron cuenta de una complicación inesperada que podrían haber coronado el fracaso de las exitosas gestiones del gobernador Tello y la recién reconquistada capitalidad de Viedma.

Aunque parezca insólito y hasta incomprensible, sectores políticos de Patagones realizaron gestiones subrepticias y en el mayor secreto en el Senado de la Nación, lograron incidir en algunas de las comisiones y modificaron el texto de un proyecto de ley donde, en uno de sus artículos, declaraba a Patagones como capital del territorio de Río Negro.

Todo comenzó el 19 de mayo, cuando Carlos Pellegrini presentó en el senado nacional el proyecto de creación de “una nueva provincia”, sumando los territorios de Bahía Blanca, el Partido de Patagones y otras áreas geográficas.

LA FRUSTRADA CAPITALIDAD DE PATAGONES

El profesor Carlos Gorla en su obra “La capitalización de Viedma” sostiene que a los federalistas de Patagones -que aspiraban liberarse de la tutela de Bahía Blanca- no los complació el proyecto Pellegrini y de inmediato comenzaron a trabajar para modificar y obtener la incorporación del partido al Territorio Nacional de Río Negro en la nueva jurisdicción a crearse.

Ese resultado se logró en menos tiempo de la previsto y el profesor Jorge Dem, en su trabajo “La Federalización de Patagones” sostiene que la reforma del proyecto Pellegrini disponía en el artículo 2° que el Partido de Patagones en vez de formar parte de la “nueva provincia”, pasaba a formar parte del territorio de RÍo Negro, “estableciendo su capital en la ciudad de Patagones”.

El operador en las sombras de estas cuestiones fue José Juan Biedma, amigo del ex presidente Mitre, también senador, quien contó con la solidaridad de Isaías Crespo, Celedonio Miguel, Santiago Albarracín y Carmelo Botazzi.

El 12 de junio el Senado Nacional otorgó media sanción al proyecto de Pellegrini, declarando a Patagones capital del Territorio Nacional de Río Negro, pero la cámara de diputados nunca trató la iniciativa, gracias a las discretas instancias del presidente Julio Roca y el ministro del Interior, Felipe Jofré, ambos amigos del gobernador Eugenio Tello, y todo quedó definitivamente en el olvido.

Es útil para la memoria histórica dejar al descubierto la conducta dual de un sector de la dirigencia de Patagones, que demostraba apoyar la capitalidad de Viedma y su incorporación a Rio Negro, pero ocultando premeditadamente y en forma desleal su intención de llevarse la capital. Hay vecinos que, por las tradiciones recogidas de sus abuelos y padres, estiman que aquellos sucesos fueron los más graves de los ocurridos en el seno de estas comunidades que superan 200 años de historia.

En esos días hubo una comunicación de los vecinos de Viedma al tomar conocimiento de la “jugada” de Patagones: “La decisión de reemplazar a Viedma por Patagones como capital del Territorio nos llena de consternación y de justiciera indignación. El paliativo de declarar a Patagones un solo pueblo con Viedma nunca la aceptaremos y nunca consentiremos ser un arrabal de Patagones”.

Mientras tanto, superada la alteración que significó el proyecto Pellegrini y la fracasada capitalidad de Patagones, Viedma recuperó su tranquilidad y jerarquía constitucional gracias a la defensa en todos los frentes del gobernador Eugenio Tello. Sin duda uno de los mandatarios más meritorios y recordados de Río Negro.

 

Texto: Omar Nelson Livigni, periodista de Viedma, director de APP Noticias

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Difunden listado provisorio de inscriptos admitidos para concurso en la Justicia de Río Negro

  La Coordinación de Recursos Humanos del Ministerio Público de Río Negro informó el listado …