Inicio Destacados Casona en Cubanea de la Policía de Río Negro: ¿Embrujada, maléfica? ¿Ficción o realidad?

Casona en Cubanea de la Policía de Río Negro: ¿Embrujada, maléfica? ¿Ficción o realidad?

A 50 kilómetros al Oeste de Viedma se encuentra el paraje Cubanea y en ese lugar, solitario en el paisaje, el Destacamento de Prevención de Tránsito de la Policía de Río Negro, a pocos metros de la ruta nacional 250. El organismo depende de la Comisaría de San Javier, con jurisdicción sobre un amplio territorio: Desde Guardia Mitre (balsa) al Oeste hasta Pozo Salado, en el mar al Este rionegrino, con varios parajes intermedios.

La casona donde funciona el Destacamento fue construida entre los años 1937 y 1938 y hace poco más de tres años fue conocida por mucha gente porque en un lugar del antiguo edificio estuvo preso el ex juez de Cámara Juan Bernardi, condenado a cinco años por corrupción de menores.

Mucho antes trascendió que en el primer piso, que consta de cuatro amplias habitaciones, cocina y baño, se escuchaban pasos, voces y ruidos de muebles, pero eso fue desmentido o soslayado por quienes trabajaban en el edificio, incluso esta semana cuando un periodista de masrionegro estuvo brevemente en el lugar.

Se hablaba de una “maléfica” o “embrujada” casona, pero aún hoy es desestimado, una y otra vez.

El 29 de diciembre de 2017 masrionegro publicó:

Un ex juez condenado por abusador de menores y una casona embrujada

El 27 de marzo de 2017, el ex juez viedmense Juan Bernardi (por entonces 58 años) fue condenado a cinco años de prisión por el delito de promoción de corrupción de menores. Poco después, fue trasladado a la casona donde funciona una dependencia policial en el paraje Cubanea, a aproximadamente 50 kilómetros de Viedma, a metros de la ruta nacional 250, en dirección a General Conesa.

Se habla de “una casona embrujada”, donde habrían “apariciones fantasmales”. Se trata de un edificio construido entre los años 1937 y 1938 y es similar al de la localidad de San Javier, a 25 kilómetros al Oeste de Viedma. Actualmente, en el lugar funciona la Comisaría del lugar.

En los alrededores de la casona “fantasmal” de Cubanea no vive nadie y solo a poca distancia se encuentra otra vieja construcción (estancia La Matilde) que es habitada por una familia de apellidos Peña Perón.

Varios lugareños aseguran que la casona de Cubanea está embrujada y que incluso se perciben “cosas raras”.

Dicen se han notificado casos de miembros de la fuerza de seguridad que se negaron a pasar la noche en la propiedad porque se escuchan ruidos extraños que aterrorizan a cualquiera”.

Los ruidos provendrían del segundo piso, dicen algunos.

Bernardi estuvo unos días detenido en la Comisaría Primera de Viedma y después en el destacamento de los Bomberos, ubicado en un sector del barrio Lavalle.

En un momento se pensó en trasladar al ex juez de Cámara (fue también magistrado en lo correccional y penal) a la ciudad de General Conesa, pero la entonces intendenta Alejandra Mas y concejales se negaron a recibirlo debido al grave delito por el que se lo condenó.

Bernardi no pudo permanecer alojado en la cárcel de Viedma porque, en su rol como magistrado ordenó la detención de varios condenados, con lo cual se temió que podría ser agredido por alguno de ellos.

La parte superior de la propiedad “fantasmal” está compuesta de cuatro dormitorios. En el pasado sirvió como la casa personal del comisario a cargo de la dependencia policial rural.

El 22 de junio de 2018, masrionegro publicó:

De película: Periodista desaparecido, la maléfica casona de Cubanea y paisajes rionegrinos

El film Cubanea “Tierra sin tiempo” narra la historia de un periodista venezolano que llega a Viedma con la intención de iniciar sus trabajos de investigación respecto de las riquezas del agua del río Negro, enmarcado en una visión ecológica y ambientalista. Al llegar al puesto policial de Cubanea es detenido ilegalmente e inicia de esa forma una serie de peripecias sujetas a “las maléficas acciones del edificio, el cual sufre por inquietantes trastornos de personalidad”.

En esa casona, edificada entre los 1937 y 1938 en el paraje Cubanea, entre Viedma y General Conesa, estuvo alojado el ex juez Juan Bernardi, condenado a cinco años por corrupción de menores.

Por otra parte, pero en la ficción, la situación del periodista venezolano genera la desesperación de la esposa que ante la incomunicación de su esposo la lleva a contratar a un investigador en la Capital Federal argentina. “El investigador inicia la búsqueda del periodista desaparecido y descubre la importancia y trasfondo del trabajo periodístico, atravesando una serie de peligrosos acontecimientos que finalizan con el descubrimiento del periodista en manos de la Comisaria”.

Además, la película refleja personajes en Guardia Mitre, IDEVI, El Cóndor, el Faro y el camino de la costa en La Ensenada y Bahía Creek y tiene como objetivo principal “fomentar las potencialidades artísticas de la zona y exhibir el desarrollo de lugares históricos y turísticos de la zona”.

El equipo de trabajo que llevó adelante la realización de la película Cubanea está conformado por profesionales del área de arte audiovisual, actores locales y de otros lugares.

Se destacó que la realización del proyecto “es en forma completamente independiente y no se persiguen intereses personales o partidarios. Sencillamente es un emprendimiento que busca fomentar y fortalecer nuestro cine y arte autóctono, defendiendo una Patagonia limpia, creando conciencia del cuidado de la misma”.

“El film tiene una mirada de compromiso social y ambiental, con la expectativa de crear en el espectador mayor conciencia del cuidado hacia su entorno y una actitud de protagonismo activo en la sociedad”.

En la dinámica de escenas, los personajes interactúan con sectores emblemáticas la región: el IDEVI, Cubanea y sus alrededores, Guardia Mitre, el río en sus diferentes sectores (tanto agreste como sector urbano) el pescadero, balneario El Cóndor, el faro y el camino de la costa en La Ensenada y Bahía Creek, además de las ciudades de Viedma y Carmen de Patagones.

“Este film tiene como principal protagonista al río Negro y su caudal histórico. Se filma en la zona de Cubanea, lugar del primer asentamiento de inmigrantes en la Patagonia. Inmigrantes que juntos a sus familias -de nacionalidad italiana- aún viven en la Comarca como, por ejemplo Malaspina, Esteban, Razzari, Ferrino, Ferrín, Sacco, Serra, Bianchi, Quini, Gattoni, Barbieri, Deli Antonio (que después se convirtió en Degliantoni) el Lígure de apellido Sacco que oficiaba de traductor entre los pueblos originarios de la época y los pobladores de Viedma”.

“En su desarrollo intervienen profesionales del teatro y del cine, mezclando la juventud con la experiencia, transformando esta propuesta en una fuente de riqueza artística exclusiva de nuestra zona”.

Este film tiene como protagonistas a Miguelina Lariguet y Carlos Marsero, Yesica Wilgeenhoff y Víctor Zacarías y un equipo técnico que está formado, entre otros, por Sebastián Labaronne, Ramiro Del Mármol, Tatiana Ruli y Fernando Scarfó.

La música de la película es realización de músicos locales y cuenta con la presencia del tema “El amarillo de los Álamos”, de autoría de Pascual Lupia editado en el disco que hizo junto a María Cristina Casadei y que contara con arreglo de voces del Coro del Centro Municipal de Cultura.

Por su parte, los legisladores viedmenses Rodolfo Cufré, mandato cumplido, y Facundo López propusieron declarar interés educativo, cultural y turístico el proyecto Cubanea Film, película que “tiene como objetivo principal fomentar las potencialidades artísticas de la zona del Valle Inferior del Río Negro, como así también, poder exhibir el desarrollo de nuestros lugares históricos y turísticos, con guión de Daniel Arias e ideas de Jorgelina Razzari y Daniel Arias”.

Los fundamentos de esta nota estában contenidos en el proyecto que presentaron Cufré y López

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Este mes, Playas Doradas, Bahía Creek y El Cóndor lugares elegidos por mucha gente

Bahía Creek, Playas Doradas (Sierra Grande) y El Cóndor (Viedma) registraron durante la primera quincena …